lunes, 30 de marzo de 2015

Calentamiento global

El calentamiento que experimenta la Tierra se ha triplicado en los estratos medios de la atmósfera, según un estudio efectuado por científicos británicos publicado el 30 de marzo de 2006.

Según los investigadores del Instituto Antártico Británico, un nuevo análisis de observaciones realizadas mediante globos aeroestáticos durante los últimos treinta años confirma que la Antártida ha sufrido también los estragos del calentamiento global. 

Sin embargos, estos aumentos son tres veces mayores que los observados globalmente, señalaron. El estudio británico se suma a otros realizados con satélites de la NASA que han señalado que la plataforma del continente helado se ha reducido debido al incremento de la temperatura ambiental.

Esa reducción ha sido paralela a una aceleración del vertido de los glaciares de Groenlandia sobre el Atlántico norte también debido al aumento de las temperaturas. Las temperaturas del aire en la región de la Península Antártica han aumentado más de 2,5 grados centígrados en los últimos 50 años, cinco veces más rápidamente que la media mundial, indicó el Instituto.


Hay evidencia ahora que las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida están perdiendo masa, y contribuyen al aumento del nivel del mar. Según los expertos, el calentamiento en la Antártida está mucho más generalizado de lo que se pensaba antes del comienzo de las investigaciones, y Groenlandia tiene cada vez menos volumen de hielo.

En el Ártico, durante el  verano del Año Polar Internacional (API) 2007/2008, la extensión mínima del hielo marino durante todo el año disminuyó al nivel más bajo desde hace 30 años, cuando se empezaron a elaborar registros satelitales. En las expediciones realizadas durante el API se registró también un ritmo acelerado de la formación de témpanos en el Ártico. Además, el calentamiento global parece haber cambiado la vegetación en esta zona, lo que ha afectado a los animales de pastoreo y a la caza.


Los buques de investigación del API han confirmado que el nivel de calentamiento del océano Austral está por encima de lo normal. La circulación oceánica podría verse afectada al unirse el enfriamiento de las corrientes de los fondos oceánicos cerca de la Antártida y el aumento del deshielo de la Antártida. Los investigadores confirman que el calentamiento global afecta a la Antártida de una forma que antes no se conocía.

La investigación también ha identificado grandes reservas de carbono almacenado como el metano en el permafrost. El deshielo del permafrost amenaza con desestabilizar el metano (un gas de efecto invernadero) almacenado y enviarlo a la atmósfera. Los investigadores que estaban a lo largo de la costa de Siberia observaron emisiones sustanciales de metano procedentes de los sedimentos de los océanos.


El término Calentamiento Global se refiere al aumento gradual de las temperaturas de la atmósfera y océanos de la Tierra que se ha detectado en la actualidad, además de su continuo aumento que se proyecta a futuro.

Nadie pone en duda el aumento de la temperatura global, lo que todavía genera controversia es la fuente y razón de este aumento de la temperatura. Aun así, la mayor parte de la comunidad científica asegura que hay más que un 90% de certeza que el aumento se debe al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero por las actividades humanas que incluyen deforestación y la quema de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón. Estas conclusiones son avaladas por las academias de ciencia de la mayoría de los países industrializados.


A continuación se enumeran algunos de los impactos que se predicen del calentamiento global de dos a tres grados Celsius, esto sucederá si se logra controlar las emisiones pronto y los niveles de gases de efecto invernadero no suban a más del doble del nivel previo a la Revolución Industrial. 

  • Los lugares continuarán haciéndose más cálidos, en especial en la noche y los inviernos. En algunos lugares esto mejorará la salud y la agricultura, pero en general afectará de manera negativa la producción agrícola, con el consiguiente aumento de precios de los alimentos y la mortalidad aumentará por las olas extremas de calor, sequías y otros efectos secundarios.
  • El nivel del mar seguirá aumentando por muchos siglos. La última vez que la Tierra estuvo a 3ºC por encima del temperatura promedio del momento, el mar estaba por lo menos 6 metros más alto que el nivel actual. Si el aumento es lento y gradual los cambios no serán tan catastróficos como un aumento acelerado, no hay forma de saber cómo será la velocidad de cambio.
  • Los patrones del clima seguirán cambiando con un ciclo del agua más intenso con sequías e inundaciones más pronunciadas. Las zonas secas se harán más secas y las húmedas más húmedas. Los eventos extremos del clima serán más comunes y más intensos. Esto afectará la disponibilidad de agua potable en muchas zonas del mundo. Los efectos de este cambio ya se están viendo en la actualidad.
  • Los ecosistemas estarán bajo estrés, aunque la agricultura y manejo de bosques puedan beneficiarse inicialmente, incontables especies, especialmente en áreas polares, montañas y trópicos tendrán que cambiar sus rangos de distribución, los que no puedan hacerlo se extinguirán. Pestes y enfermedades de los trópicos avanzarán hacia el norte y sur y llegarán a las zonas que se han entibiado. Esto ya se está observando en la actualidad.
  • El aumento del nivel de CO2 afectará los sistemas biológicos de manera independiente al cambio climático. Algunos cultivos se verán beneficiados, tal cual lo serán ciertas malezas, si estos cambios en la ecuación final serán beneficiosos o no, no hay forma de saberlo de antemano. Los océanos se harán más ácidos lo que pondrá en riesgo la existencia de arrecifes de coral y seguramente dañará la industria pesquera y las otras especies marinas existentes.
Habrá efectos significativos y no previstos, en su mayoría serán negativos pues el sistema humano y natural está bien adaptado a las condiciones actuales del clima.

Un poco de consolación se puede buscar en el hecho que el clima y los ecosistemas son complejos y que en la actualidad sólo se conocen y entienden de manera parcial, hay, por lo tanto, posibilidades que el impacto no sea tan malo como se predice, aunque, por el otro lado, de la misma manera existe la posibilidad que los efectos que vivamos sean mucho peores de lo que se predice en este momento.

Si los niveles de CO2 aumentan a más del doble de los niveles pre-industriales, con el aumento de los otros gases de invernadero (algo que sucederá si no se toman pronto acciones fuertes en el tema), los resultados del cambio climático serán mucho peores.


Podremos llegar a una situación en la que aunque controlemos las emisiones, procesos de retroalimentación naturales puedan seguir aumentando los gases hasta niveles que la Tierra no ha experimentado en decenas de millones de años, con niveles del mar muchas decenas de metros por encima del actual y con condiciones planetarias grotescamente lejanas a las que la especie humana se ha adaptado. Esperemos no llegar a eso, porque las consecuencias para la humanidad podrían incluir la palabra “extinción”.

.