sábado, 21 de marzo de 2015

21 de marzo de 1960 - En Sudáfrica la policía mata 69 manifestantes en la "Masacre de Sharpeville"

La "ley de pases" era una de las medidas impuestas por el régimen racista blanco como parte de su política de apartheid (segregación racial). Según la misma todos los negros estaban obligados a llevar un documento que limitaba su acceso a las zonas reservadas a los blancos, anotándole si tenía o no permiso para movilizarse fuera de su lugar de residencia.

Así, por ejemplo, a veces las familias quedaban separadas a causa de este sistema de pases, como en el caso de un negro que no podía visitar a su esposa que trabajaba en una zona blanca (generalmente de criadas) porque los pases de visita solo se concedían a los trabajadores de esa zona.

La policía podía detenerles en cualquier sitio y exigirles "el pase". El no portarlo era un delito, por el cual se le arrestaba, juzgaba y condenaba a prisión.

El 21 de marzo de 1960, decenas de militantes del Congreso Panafricano (PAC) a los que se unen numerosos moradores, se presentan en la comisaría de policía en el suburbio negro de Sharpeville, cerca de Vereeniging, en el Transvaal sudafricano, sin el pase en protesta contra la llamada "ley de pases", ley que obliga a portar dicho documento a los negros. La manifestación de Sharpeville formaba parte de una campaña de desobediencia civil que pretendía obligar al gobierno a cambiar la ley.

Menos de 20 oficiales de policía estaban presentes en el centro al inicio de la protesta. Más tarde, la multitud creció a cerca de 20.000, y el estado de ánimo se puso feo. 

Sarraceno
Llegaron cerca de 130 refuerzos de la policía, apoyados por cuatro vehículos blindados sarraceno, pero la policía estaba armada con armas de fuego, incluyendo sub ametralladoras Sten. 

No hubo evidencia de que alguien del público estuviera armado con nada más que piedras.

Se utilizaron aviones Sabre a unos treinta metros del suelo, zumbando a la multitud en un intento de dispersión. 
Un Sabre de la Fuerza Aérea Sudafricana
La multitud respondió lanzando piedras, golpeando a tres policías, y alrededor de la 1:00 pm la policía intentó detener a un manifestante. Hubo un forcejeo, y la multitud avanzó hacia la valla. El tiroteo comenzó poco después.



La policía abrió fuego contra los manifestantes. El resultado fue una de las peores matanzas de civiles perpetradas en el país, con 69 personas muertas y más de 400 heridas y más de mil detenidos.

Tras la matanza el gobierno declaró el estado de emergencia en toda Sudáfrica y se ilegalizaron todas las organizaciones politicas negras, entre ellas el Congreso Nacional Africano (ANC), y el Congreso Pan Africano (PAC).

Se produjo en ese momento un punto de referencia internacional, conocido como la Masacre de Sharpeville y significado como uno de los primeros episodios de respuesta contra el sistema represivo del apartheid en Sudáfrica. En memoria de los que perdieron la vida y de los que lucharon contra el gobierno racista de Sudáfrica, Naciones Unidas proclamó ese día como invitación permanente al compromiso de lucha contra la intolerancia racista y la violencia, fecha para recordar cada año la necesidad de luchar contra el racismo, no importa dónde o cuándo aparezca. Desde 1966 cada 21 de marzo se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, o lo que es lo mismo el Día Internacional contra el Racismo.