viernes, 13 de marzo de 2015

13 de marzo de 1925 - El senado de Tennessee aprueba la "Ley Butler" que prohibe la enseñanza de la evolución del hombre y que originaría el famoso "Juicio del Mono"

John Washington Butler (1875-1952) fue un granjero estadounidense nacido en el Estado de Tennessee. Fue miembro de la Cámara de Representantes del estado.

John Washington Butler
Es recordado por haber presentado la Ley Butler (1925), que prohibía la enseñanza de la teoría de la evolución en las escuelas públicas de Tennessee, que se apoyan en su totalidad o en parte por los fondos de la escuela pública del Estado, y establecía sanciones penales para las violaciones de la ley.

Butler,  consideraba que se debía prohibir la enseñanza de la evolución. Según dijo más adelante:
"Yo no sabía nada acerca de la evolución cuando me presenté. Yo había leído en los periódicos que los niños y las niñas estaban volviendo a casa desde la escuela y les decían a sus padres y madres que la Biblia era una tontería”. 

Después de leer las copias de la conferencia de William Jennings Bryan "Es verdadera la Biblia?" y “El origen de las especies” y “El origen del hombre” de Charles Darwin, Butler decidió  que la enseñanza de la evolución era “peligrosa”.

La ley fue promulgada, después de haber sido aprobada por el senado por 24 votos afirmativos y 6 en contra, por el gobernador de Tennessee, Austin Peay el 21 de marzo. La ley impedía  la enseñanza de la evolución del hombre en lugar del relato bíblico.

Ese mismo año se llevó a cabo el Juicio Scopes, comenzando el 10 de julio. La ley fue cuestionada más tarde ese año en un famoso juicio en Dayton, Tennessee llamado el “Juicio del mono”, donde el maestro John Scopes (3 de agosto de 1900 – 21 de octubre de 1970) fue declarado culpable de enseñar la teoría de Darwin a sus alumnos. La ley Butler fue derogada recién en 1967.

William Jennings Bryan
La acusación estuvo a cargo de William Jennings Bryan (Salem, Illinois, 19 de marzo de 1860 – Dayton, Tennessee 26 de julio de 1925) quien fue un destacado político estadounidense y miembro del Partido Demócrata. Fue tres veces candidato a la Presidencia de Estados Unidos, y llegó a ser Secretario de Estado durante la presidencia de  Woodrow Wilson. Bryan fue un constante crítico y detractor público de la teoría de la evolución de Darwin, motivado por principios morales y religiosos. En una época en la que el darwinismo social estaba ganando muchos adeptos, Bryan rechazó la teoría por dos razones principales. En primer lugar consideraba que la teoría era materialista y contraria a la Biblia. En segundo lugar, expresó que la teoría de Darwin aplicada a la sociedad estaba causando grandes males como la eugenesia y promoviendo odio y conflictos raciales como la Guerra Mundial.9 En su famosa plática El Príncipe de La Paz (1909), Bryan insistió en que la teoría evolutiva podría socavar los principios morales del país. Evocando el argumento del diseño, expresó que prefería creer en Dios como el Creador

Clarence Seward Darrow
De la defensa se ocupó Clarence Seward Darrow (Kinsman, Ohio, 18 de abril de 1857 – Chicago, Illinois, 13 de marzo de 1938) Darrow fue un abogado estadounidense y directivo de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles. En 1894 comenzó Darrow su lucha contra la pena de muerte al defender a Patrick Eugene Prendergast, quien confesó haber asesinado al alcalde Carter Harrison. Aunque Prendergast fue ejecutado, nunca más permitió Darrow que uno de sus clientes sufriera ese destino. A partir de allí Darrow se dedicó al derecho penal y a combatir contra la pena de muerte que consideraba opuesta al humanismo y completamente inútil para combatir el crimen. El caso más importante que asumió fue el de Leopold-Loeb, autores en 1924 del secuestro y asesinanto de un adolescente. Darrow demostró las perturbaciones mentales de estos asesinos y especialmente dejó claro que ejecutarlos era practicar la misma violencia que ellos practicaban. Fueron condenados a cadena perpetua. Logró que no fueran condenados a muerte cerca de 100 acusados de asesinato que defendió y su carrera se convirtió en una condena de la pena capital.

John T. Scopes
John Scopes, un profesor de ciencias de la escuela secundaria fue arrestado bajo la acusación de haber enseñado la evolución  y finalmente condenado; A pesar de esta decisión, la Corte Suprema de Tennessee revocó la condena por razones técnicas (que el jurado debería haber fijado el importe de la multa). Durante el juicio, Butler dijo a los periodistas: "Nunca tuve la menor idea de mi proyecto de ley haría un escándalo Sólo pensé que se convertiría en una ley, y que todo el mundo la cumpliría  y que no se volvería a hablar de la evolución en Tennessee ".

Cuando le tocó el turno al fiscal, este empleó 79 minutos en explicar cómo, desde su punto de vista, el enseñarles a los niños sobre la evolución, era robarles su fe en Dios.

El diseño del defensor consistió en que la Biblia no era una obra única, sino que se nutría de 66 libros cuya autoría abarcaba miles de años; algunos escritos muy tempranamente y otros, mucho más tarde. Hizo énfasis en que constituía en sí mismo un tratado sobre religión y moral; que no era un libro de ciencia y que no instruía acerca de cómo construir una vía de tren o un barco de vapor ni cómo hacer avanzar a la civilización.

Concluyó exponiendo que las Sagradas Escrituras contenían muchas ideas que en el pasado se habían considerado teorías científicas universales y que luego fueron tenidas como incorrectas por la ciencia, aludiendo, por ejemplo, a la edad geológica de la tierra.

Lo interesante del caso es que a Darrow se le impidió comparecer como testigos a expertos en biología, geología, astronomía, etc. Por lo que optó –en una jugada magistral- citar como testigo nada menos que al propio fiscal William Bryan para interrogarlo sobre la biblia (Bryan se autodefinía como un experto en el tema) Este aceptó confiado, dispuesto a contrarrestar el ataque ateo. Admitió su creencia literal, palabra por palabra, en todo lo escrito en este libro; los siguientes 90 minutos estuvieron llenos de preguntas estudiadas, que resultaron muy embarazosas para el inusual testigo.

Considere la siguiente porción de conversación tomada de las notas del proceso de juicio al ser interrogado Bryan por Darrow:

Darrow: – ¿Pudo ud. descubrir de donde tomó Caín a su esposa?
Bryan: – No Señor; eso se lo dejo a los agnósticos.
D: – ¿Nunca lo ha descubierto?
B: – Nunca lo he averiguado.
D: – ¿Nunca lo ha analizado?
B:- No.
D: – ¿La Biblia dice que tomó una, verdad? ¿Había más gente en la Tierra en ese tiempo?
B: – No le puedo decir.
D: – No me puede decir… ¿Nunca entró eso en su consideración?
B: – Nunca me preocupó.
D: – No había notas de que existieran otras personas, mas Caín tomó una esposa.
B: – Eso es lo que dice la Biblia.
D: – De dónde vino ella no lo sabe

Con este movimiento sorpresivo, Darrow derrotó a su adversario. Luego de que Bryan confesara no poder responder esas preguntas, el defensor ahondó su estocada, llevándole a admitir que Dios pudo haber necesitado más de 24 hs. en hacer la Tierra. 

Minutos después, ante otro ataque, el fiscal-testigo, declaró no tener dudas en que “Dios castigó a la serpiente, condenando a las víboras a arrastrarse por siempre sobre sus estómagos”. Pero luego se quedó de nuevo sin respuestas cuando Darrow le preguntó,
¿Tiene alguna idea de cómo se movía la víbora antes de eso?
Según posteriores declaraciones de su bufete, esa fue la experiencia más denigrante que William Jennings Bryan sufrió en toda su carrera. Esto afectó a la Cristiandad hasta el día de hoy, pues periodistas de todo el mundo, presentes en la sala, escucharon y trasmitieron el diálogo al día siguiente en todos los periódicos, con un subtítulo similar al siguiente:

"¡Los Cristianos no logran defender las actas de la Biblia!"

A los ocho días, concluyó la vista: Scopes fue penado con la sanción mínima legal: 100 dólares y Darrow emergió como ganador ‘no oficial’. No satisfecho con salvar a Scopes de la cárcel, el fallo fue apelado. (la multa de U$S 100 fue rebajada a 1$ dos años después por el Tribunal Supremo)

La ley se mantuvo en los libros hasta 1967, cuando el maestro Gary L. Scott de Jacksboro, Tennessee, despedido por violación de la ley, demandó a la reincorporación, citando su derecho a la libertad de expresión . Aunque su despido fue anulado, Scott continuó su pelea con una demanda colectiva en el Tribunal Federal del Distrito de Nashville, en busca de una orden judicial permanente contra la aplicación de esa ley. Dentro de los tres días de su presentación, un proyecto de ley para la derogación de la Ley de Butler había pasado las dos cámaras de la legislatura de Tennessee y fue promulgada 18 de mayo por el gobernador Buford Ellington .

Han habido otros juicios como ese que no han tenido tanta repercusión en los medios, a pesar de ser tan importantes o más del que aconteció en Dayton. En el año 1968, en el estado de Arkansas, una profesora de biología, Susan Epperson, usó en una escuela de secundaría de la ciudad de Little Rock, un libro de texto que incluía la teoría de la evolución. Este texto era usado en muchos otros estados, sin embargo en Arkansas todavía se mantenía la prohibición de enseñar evolución. Las autoridades educativas decidieron despedirla, por lo que Epperson recurrió a la justicia. La Corte Suprema le dio la razón, declarando en ese momento:
La prohibición fue producto del fundamentalismo religioso de los años 20. Arkansas tiene derecho a determinar los contenidos de la enseñanza en las escuelas públicas, pero eso no le da derecho a prohibir una teoría científica. Hacerlo es violar la libertad de expresión, que está en la primera enmienda de la Constitución
A partir de ese momento se pudo enseñar evolución, pero el estado de Arkansas ha sido uno de los estados donde ha habido mayor confrontación en este punto: difícilmente se pudo enseñar la evolución humana, se intentó equiparar la evolución con movimientos religiosos, se potenció la idea de “enseñar la controversia”. Y eso fue copiado por otros estados del sur de Estados Unidos, que es en donde se congrega la mayor cantidad de adherentes al fundamentalismo religioso, gente temerosa de Dios, que lee la Biblia, prepara tortas de manzana y agita banderitas en los días patrios, tanto que se le ha asignado una nomenclatura geográfica sumamente simbólica: "Bible Belt" (el cinturón bíblico). Así en el año 1999 y por increíble que pueda parecer, el estado de Kansas decidió suprimir cualquier mención sobre la teoría del Big Bang, la edad de la Tierra y la evolución en los programas de las escuelas públicas. El National Center for Science Education ha tenido que pelear en los juzgados la defensa de la ciencia en las escuelas públicas.

Este juicio famoso alcanzó amplia difusión mediante la obra de teatro "Heredarás el Viento" de 1955 inspirada en el juicio, la película de 1960 y versiones de películas para la televisión de 1965, 1988 y 1999. (ver película)