Translate

viernes, 1 de mayo de 2015

1º de Mayo de 1982 - Comienzan los combates en las Islas Malvinas

Los británicos habían concebido una operación estratégica conjunta. La Royal Air Force (RAF) con la operación Black Buck(Carnero Negro), por un lado, y, por el otro, el ataque masivo de la Fuerza de Tarea de la Royal Navy con los siguientes objetivos:
  • Destruir los aeródromos argentinos en las islas (Base Aérea Malvinas, en la península de Freycinet y Base Aérea Cóndor, en el istmo de Darwin).
  • Neutralizar los probables ataques de la aviación argentina y lograr la superioridad aérea local.
  • Consolidar una pequeña cabecera de playa, en las proximidades de Puerto Argentino, mediante desembarcos anfibios y/o helicópteros.
  • Infiltrar elementos de fuerzas especiales, en distintos puntos costeros o isleños, a efectos de obtener información táctica del despliegue argentino.

Contaban a su favor, la experiencia obtenida por algunas de sus unidades en Georgias, que habían recuperado la isla sin mayor resistencia y la ausencia de la flota de mar argentina.

Esos factores, sumados al pronóstico meteorológico sobre el continente, que preveía techos bajo mínimo en los aeródromos de despliegue de la Fuerza Aérea Argentina, les hizo pensar en la posibilidad de que, frente a una demostración de fuerza y contundencia de los ataques, el comandante de la guarnición argentina en las islas aceptara la rendición inmediata.

Se emitieron las siguientes órdenes:
  • Grupo 1: Posicionado a cien millas al N/NE de Puerto Argentino, compuesto por el portaaviones HMS Invincible, ocho Sea Harrier del Escuadrón 801, con naves de escolta, para misiones de defensa aérea, Patrulla Aérea de Combate.
  • Grupo 2: A noventa y cinco millas al E/NE de Puerto Argentino, el portaaviones HMS Hermes, buque insignia y naves escolta, con doce aviones Sea Harrier del Escuadrón 800 para ataque aéreo a objetivos terrestres. De este Grupo debía desprenderse una flotilla de ataque, compuesta por un destructor Clase County y dos fragatas para bombardeo naval al aeródromo de Puerto Argentino y defensas costeras.
  • Grupo 3: En retaguardia (área de remolque y reparaciones situada a unos 400 Km al NE de Puerto Argentino), en espera, para helidesembarco y asalto anfibio.

 
Sea Harrier
Bombardero Vulcan

La Operación "Black Buck"

  • Grupo 1: Desde las 06:00 el HMS Invincible ordenó despegar a la patrulla aérea de combate, con la intención de interceptar a los cazas argentinos que arribaran. A partir de las 13:00 hs. destacó una flotilla, compuesta por 2 fragatas F 21, la HMS Arrow y otra no identificada como escolta del destructor clase County HMS Glamorgan. La flotilla se ubicó a 10/20 MN al SE de Puerto Argentino y bombardeó el aeródromo.
  • Grupo 2: (HMS Hermes): desde un área centrada a 95 MN al NE de Puerto Argentino, lanzó a las 07:50, tres escuadrillas de Sea Harrier, doce aviones del Escuadrón Naval 800, que atacaron de la siguiente manera:

08:30 hs a Base Aérea  Militar Malvinas (Puerto Argentino)
  •  Una escuadrilla de cuatro aviones, a posiciones de artillería antiaérea con tres bombas de 1.000 lbs cada una.
  • Una escuadrilla de cuatro aviones, dividida en secciones atacó rasante desde el N y NO las instalaciones del aeródromo y la pista, con bombas “Beluga” (bomba racimo) y de 1.000 lb (retardadas con paracaídas). La artillería antiaérea derribó un Sea Harrier y averió a otro, el cual, aparentemente, no alcanzó a llegar a su buque.

08:31 hs a Base Aérea Militar Cóndor (Goose Green)
  • Una escuadrilla de tres aviones, atacó en rasante con bombas de 1.000 lbs y “Beluga“, la pista y aviones en tierra. Como consecuencia del ataque, un IA-58 Pucará fue destruido. Su piloto, teniente Daniel Jukic falleció junto a los cabos principales Juan Rodríguez y Mario Duarte y los cabos primeros José Maldonado, Agustín Montaño, Andrés Brashich, Miguel Carrizo y José Luis Peralta.

El comando de la Fuerza Aérea, informado del ataque enemigo, apreció correctamente, que se producirían nuevas incursiones aéreas, sobre objetivos terrestres en Malvinas (radares y otras posiciones defensivas en Puerto Argentino), por parte de la aviación de la Task Force. Se asumió que los portaaviones se mantendrían lo suficientemente alejados al Este, fuera del radio de acción de los cazabombarderos. Por ello, se había concebido el empleo de interceptores Mirage III y M-5 Dagger en tareas de sombrilla aérea sobre los blanco propios.

Antes del amanecer se ordenó a las Bases de Río Gallegos, Río Grande y San Julián que, en distintos grados de apresto, se pusieran en alerta secciones armadas con misiles aire-aire Magic / Matra / Shaffrir y cañones, esperando órdenes para entrar en acción.

La primera Orden Fragmentaria impartida por la FAS fue la Nº 1090: dos Mirage III, misión: cobertura Puerto Argentino, armamento: dos misiles Magic. Esta escuadrilla despegó a las 06:40 hs. Tripulantes: Mayor José Sánchez, Capitán Marcos Czerwinski, Pasadas las 07:30, sobrevolaban Puerto Argentino, sin encontrar actividad aérea enemiga. En realidad, había dos aviones del portaaviones HMS "Invincible" en el aire, en patrulla aérea de combate (E y NE de Puerto Argentino), pero no se advirtieron mutuamente. Aterrizaron en Río Gallegos, a las 08:38 hs.

Las misiones interceptoras relatadas, y las que se describen a continuación, tenían por objeto atraer las aeronaves británicas, para poder infiltrar nuestras misiones de ataque a objetivos navales.

Tres Mirage V "Dagger", Misión: ataque a objetivo naval. Armamento: bombas retardas por paracaídas y cañones. Despegaron de San Julián a las 15:45 hs. Atacaron a un destructor clase y a dos fragatas. Esta salida fue la de mayor rédito de toda la batalla del 1 de Mayo ya que atacó y averió seriamente a un destructor de gran porte.

De acuerdo a fuentes inglesas, los buques eran el destructor HMS Glamorgan y las fragatas HMS Arrow y HMS Alacrity; reconociéndose los siguientes daños:
  • HMS Glamorgan (destructor clase County): daños menores.
  • HMS Alacrity (fragata tipo 21 clase Amazon): rumbo abierto por una bomba que estalló muy cerca, pudo ser reparado.
  • HMS Arrow (fragata tipo 21 clase Amazon): ocho impactos de cañón de 30 mm y un hombre herido.
Dos A-4C Skyhawk. Misión: reconocimiento ofensivo y sombrilla aérea. Despegó de San Julián a las 14:00 hs.
Dos A-4C Skyhawk. Misión: reconocimiento ofensivo y sombrilla aérea. Despegaron de San Julián a las 15:20 hs.
Dos Mirage V Dagger, Despegaron de San Julián a las 16:00 hs sin recibir tarea.
Dos Mirage III, Misión: cobertura aérea. Despegaron de Río Gallegos a las 15:50 hs.
Dos Mirage III , Misión: cobertura Despegaron de Río Gallegos a las 15:45 hs.
Un Mirage V Dagger, Misión: cobertura Despegó de Río Gallegos a las 15:54 hs.
Tres bombarderos Canberra MK 62. Misión: buques Bahía Anunciación. Despegaron de Trelew a las 16:05 hs. otro tres despegaron de Trelew a las 16:20 hs.
Cuatro A-4B Skyhawk. Misión: ataque a objetivo naval. Armamento: tres bombas retardadas por paracaídas. Despegaron de Río Gallegos a las 16:00 hs.
Dos A-4B Skyhawk. Misión: ataque a objetivo naval. Armamento: tres bombas retardadas por paracaídas. Despegaron de Río Gallegos, a las 16:29 hs; regresaron al ser interceptados por una patrulla británica porque no iban con el armamento apto para el combate aire/aire.
Tres A-4C Skyhawk. Misión: buques Bahía Anunciación. Armamento: dos bombas retardadas por paracaídas. Despegaron de San Julián a las 16:30 hs. Fue dificultoso el enlace con el radar Malvinas, por el intenso tráfico aéreo. Se les informó que tenían interceptores a la cola y se les  ordenó abortar la misión. Aterrizaron a las 18:30 hs. Esta tripulación realizaba la segunda salida del día y fue la primera que recibió fuego de una patrulla aérea de combate británica. Uno de los aviones fue derribado por un misil aunque su piloto pudo saltar y ser rescatado. Otro de los aviones intentó aterrizar en Malvinas pero, lamentablemente, los hombres a cargo de la defensa aérea de las tres Fuerzas Armadas argentinas, carentes de una doctrina conjunta de procedimiento y sin haber realizado jamás en su historia una ejercitación de esa naturaleza, pese a haber previsto la contingencia y adoptado una serie de medidas en los escasos 20 días de preparación disponibles, no lograron hacer acatar el alto el fuego, máxime cuando había buques bombardeando la pista y subsistía el grado de desorganización producido por los ataques aéreos previos. El avión fue abatido en la fase final por cañones antiaéreos argentinos controlados por radar. El piloto no logró eyectarse.

Camberra
Mirage V "Dagger"
Pucará
A4 "Skyhawk"

Alrededor de las 15:00 hs, la Fuerza Aérea había conseguido actualizar la ubicación del enemigo, localizar algunos blancos dentro de su radio de acción y tenía en claro las intenciones de desembarcar y ablandar con fuego naval las posiciones argentinas. Lanzó al ataque todos los aviones disponibles, incluyendo los bombarderos livianos Canberra MK 62 basados en Trelew.

Balance del día

Respecto al accionar enemigo

Si observamos los objetivos operacionales que se había fijado el mando británico para esta batalla y analizamos los que realmente se alcanzaron, podemos afirmar que:

El comando aéreo estratégico de la RAF no neutralizó el aeródromo Malvinas (ataque Vulcan), aunque sí dañó el edificio del aeropuerto y destruyó un galpón de la Aviación Naval, además de impactar la pista con una bomba de las 18 arrojadas que produjo un orificio de quince metros de diámetro en el borde sur.

La Task Force, a cargo del Almirante Woodward:
  • No neutralizó los aeródromos atacados, aunque sí destruyó en tierra un IA-58 Pucará, un Aermacchi MB-339 y un Skyvan 3M;
  • No pudo evitar los ataques de la aviación argentina que, en su gran mayoría, alcanzaron el objetivo, si bien logró derribar tres aviones.
  • Fue disuadido de intentar un desembarco anfibio o helitransportado. Sólo logró infiltrar elementos de comando en las islas; que le serían de utilidad para futuras operaciones.

Pérdidas británicas

En la batalla del 1º de mayo, la Task Force sufrió las siguientes pérdidas:
  • Un destructor seriamente dañado
  • Dos fragatas dañadas.
  • Un Sea Harrier derribado (probablemente Lt Cdr G. W. Batt) y otro averiado.

Influencia de los resultados en las operaciones posteriores

Las acciones británicas contra las posiciones en Malvinas, demostraron a su conducción:
  • Que las fuerzas argentinas en las islas y la FAS (desde el continente), estaban decididas a luchar enérgicamente para defender el objetivo;
  • Que las defensas argentinas (especialmente en Puerto Argentino), eran poderosas, sobre todo la artillería antiaérea y la aviación táctica (IA-58 Pucará y Aermacchi MB-339), con base en las islas;
  • Que las unidades aéreas, en un porcentaje muy alto, habían penetrado su sofisticado y confiable sistema antiaéreo defensivo.

Ante estos sucesos el mando británico resolvió:

  • Retirar su grupo de batalla y demás buques principales de la flota hacia el Este, a una distancia tal que le asegurara estar fuera del alcance diurno de los bombarderos;
  • Aproximar en horas de la noche, cuando la aviación no podía atacar objetivos navales, buques de ataque para hostigar las defensas argentinas con fuego naval;
  • Permitir a los elementos infiltrados reunir información del dispositivo argentino;
  • Requerir refuerzo navales y aeronavales (incluidas las unidades de la RAF) y terrestres a su comando superior en Northwood.

Respecto del accionar de la FAA
La aviación argentina concretó 58 salidas de combate:
  • 3 aviones derribados. 2 tripulantes fallecidos, 1 recuperado.
  • 1 avión, derribado por la artillería propia, piloto fallecido.
  • 2 aviones regresaron por inconvenientes técnicos.
  • 5 aviones regresaron por ser interceptados.
La FAA, pese a operar al límite de su radio de acción y con malas condiciones meteorológicas en sus bases continentales:
  • Había negado al enemigo su objetivo de lograr la superioridad aérea local;
  • Había efectuado interdicción táctica aeromarítima real en nuestras Malvinas sobre una poderosa flota naval, poseedora de la elevada tecnología militar de la OTAN;
  • Y había detectado, agudamente, las debilidades del enemigo, especialmente su deficiente alerta temprana, circunstancia que aprovecharía en futuras batallas.
Pero, al mismo tiempo, la FAA cobraba conciencia de sus deficiencias operativas y contabilizaba:
  • cuatro pilotos fallecidos (uno en tierra).
  • un navegador fallecido.
  • siete suboficiales fallecidos.
  • dos soldados fallecidos.
  • cuatro aviones derribados.
  • un avión de combate destruido en tierra en Darwin.
  • destrucción de un vehículo utilizado como equipo de control aéreo en Sapper Hill, por fuego británico.

 

Esta es la reproducción del texto de la carta del as de la segunda guerra mundial Pierre Clostermann, dirigida a los pilotos de combate argentinos que participaron del conflicto de 1982.

A vosotros, jóvenes argentinos compañeros pilotos de combate quisiera expresaros toda mi admiración. A la electrónica más perfeccionada, a los misiles antiaéreos, a los objetivos más peligrosos que existen, es decir los buques, hicistes frente con éxito. A pesar de las condiciones atmosféricas más terribles que puedan encontrarse en el planeta, con una reserva de apenas pocos minutos de combustible en los tanques de nafta, al límite extremo de vuestros aparatos, habéis partido en medio de la tempestad en vuestros “Mirage”, vuestros “Etendard”, vuestros “A-4″, vuestros “Pucará” con escarapelas azules y blancas. A pesar de los dispositivos de defensa antiaérea y del los SAM de buques de guerra poderosos, alertados con mucha anticipación por los “AWACS” y los satélites norteamericanos, habéis arremetido sin vacilar. 
Nunca en la historia de las guerras desde 1914, tuvieron aviadores que afrontar una conjunción tan terrorífica de obstáculos mortales, ni aun los de la RAF sobre Londres en 1940 o los de la Luftwaffe en 1945.
Vuestro valor ha deslumbrado no sólo al pueblo argentino sino que somos muchos los que en el mundo estamos orgullosos que seáis nuestros hermanos pilotos.
A los padres y a las madres, a los hermanos y a las hermanas, a las esposas y a los hijos de los pilotos argentinos que fueron a la muerte con el coraje más fantástico y más asombroso, les digo que ellos honran a la Argentina y al mundo latino.
Ay!: la verdad vale únicamente por la sangre derramada y el mundo cree solamente en las causas cuyos testigos se hacen matar por ella.


Quien se anotaría 33 derribos durante la segunda guerra mundial y pasaría a ser uno de los máximos ases de la aviación de caza del lado aliado, Pierre Clostermann, había nacido el 28 de febrero de 1921 en Curitiba (Brasil), por esas circunstancias que le suelen suceder a los hijos de funcionarios diplomáticos (su padre lo era al servicio de la República Francesa).

Ya con un título de Ingeniero Aeronáutico a cuestas y residiendo en los Estados Unidos, Pierre Clostermann escucha la llamada del general De Gaulle, desde el exilio en Inglaterra, a combatir, a resistír. Fue así que el 18 de marzo de 1942, con 21 años, se enroló en las fuerza aérea libre de francia en el escuadrón de cazas 341 Alsacia.

Sus primeras victorias las obtiene el 27 de julio de 1943 sobre Triqueville (en las proximidades del Havre, Francia) contra los FW-190 A-6 de la escuadrilla Richtofen que comanda el mayor Von Graff. El piloto francés, a los mandos de un aparato Spitfire (de origen ingles), consigue aquella jornada dos derribos.

Más tarde ingresará en otra unidad de élite de la RAF (Real Fuerza Aérea): el 602 escuadrón City of Glasgow, con aviadores de diferentes países aliados, y luego volará en los Tempest V (a su aparato, con el que conseguirá 14 de sus derribos, lo bautiza “Le Grand-Charles”). Posteriormente vendrían las operaciones para neutralizar las V-1 alemanas (sofisticados cohetes de la época que los teutones utilizaban para llegar a sus objetivos sobre Londres).

Ya casi sobre el final de la guerra, el 3 de mayo de 1945, sobre el estrecho de Fenhmarn, logrará diversas victorias. El 27 de abril le nombran comandante de  escuadrilla del ala 122 de cazas.

Cuando se recupera la paz, la foja de Pierre Clostermann indica 2.000 horas de vuelo, 600 en misiones de guerra y un total de 420 salidas operacionales.

Escribió un libro con sus memorias llamado “Le grand cirque” (El gran circo), que lleva muchísimas reediciones en varios idiomas.

Pierre Clostermann falleció el 22 de marzo de 2006, a los 85 años de edad.