martes, 5 de mayo de 2015

5 de mayo de 1862 – el general mexicano Ignacio Zaragoza vence a los franceses en la Batalla de Puebla.

Después de los excesos de la dictadura santannista y las batallas de la guerra de Reforma, México se encontraba en bancarrota sin poder saldar sus deudas con los países acreedores y declaró una moratoria temporal en el pago de las deudas extranjeras

En 1862 las armadas de España, Inglaterra y Francia desembarcaron en Veracruz dispuestas a cobrar sus préstamos. Después de negociar con el representante de México España e Inglaterra se retiraron, pero los franceses, con el apoyo de los terratenientes ricos, se mantuvieron en un intento de establecer una monarquía bajo Maximiliano de Austria y para frenar el poder estadounidense en América del Norte. Napoleón III, Emperador del Segundo Imperio Francés quería establecer una monarquía favorable para Francia, y asimismo, quería disolver el Gobierno Constitucional Mexicano.

Las fuerzas francesas al mando del general Lorencez se componían de (7.000) siete mil soldados que salieron hacia la ciudad de México.

El Presidente Juárez le dio la orden al General Ignacio Zaragoza de detener el avance de las fuerzas armadas francesas en los fuertes de Loreto y Guadalupe cerca de la ciudad de Puebla. Zaragoza contaba con sólo (2,000) dos mil hombres.

El 5 de mayo de 1862, un mal equipada fuerza mestiza y zapoteca bajo el mando del general Ignacio Zaragoza derrotó a las tropas francesas en la batalla de Puebla, al sureste de la Ciudad de México; allí murieron cerca de mil soldados franceses. A pesar de la victoria mexicana,  los franceses no fueron expulsados por otros cinco años. De todas formas, la victoria en Puebla se convirtió en un símbolo de la resistencia mexicana a la dominación extranjera. La ciudad, que más tarde pasó a llamarse Puebla de Zaragoza, es el sitio de un museo dedicado a la batalla, y el propio campo de batalla se mantiene como un parque. El Cinco de Mayo es un día de fiesta en México en honor de la victoria militar de 1862 sobre las fuerzas francesas de Napoleón III.


Derrotados en la batalla de Puebla, los franceses se refugiaron en Orizaba mientras esperaban refuerzos para proseguir la ofensiva. Mientras tanto, Luis Bonaparte, el ambicioso sobrino de Napoleón I, se alió con grupos de conservadores mexicanos para imponer un rey europeo en el país.

Para junio de 1864, Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota (austriacos) llegaron a la ciudad de México para tomar posesión del recién formado Imperio Mexicano y fueron coronados como el Emperador y la Emperatriz de México.

Los republicanos, al mando de Benito Juárez, no aceptaron la intervención extranjera. Se refugiaron en el norte del país y les pidieron ayuda a los californianos y a otras sociedades mexicano-norteamericanas con financiamiento y voluntarios para la lucha.

Estados Unidos al término de su guerra civil, presionó a Francia para que se retiraran. El retiro de las fuerzas francesas en 1867 fue obligado. Maximiliano, indefenso, tuvo que recurrir a sus antiguos aliados conservadores, los generales Miramón y Mejía, pero ya era demasiado tarde.

Derrotados en Querétaro, fueron fusilados en el cerro de las Campanas.

Este día se celebra en México, especialmente en Puebla, con desfiles y discursos. En algunas ciudades hay recreaciones de la Batalla de Puebla. El Cinco de Mayo se ha convertido en un día de fiesta festivo en algunas partes de los Estados Unidos con una gran población mexicano-estadounidenses, incluyendo Los Angeles, Houston, Riverside, California, Chicago, Dallas, Phoenix, San Francisco y San Antonio. Las celebraciones en los Estados Unidos a menudo se extienden más allá del día real para abarcar toda una semana, con desfiles y festivales que incluyen música, baile y comida.