viernes, 22 de mayo de 2015

22 de mayo de 1455 - Con la primer batalla de St. Albans comienza la Guerra de las Dos Rosas

La Guerra de las Dos Rosas es el nombre bajo el que se engloban varias guerras civiles dinásticas que tuvieron lugar en Inglaterra entre 1455 y 1485. En ellas se enfrentaron las casas de Lancaster y York. Comenzó cuando el rey Enrique VI de Inglaterra, de los Lancaster, se enfrentó al tercer duque de York, Ricardo Plantagenet. Al parecer el rey no andaba del todo bien de la cabeza, o eso se decía, y aprovechando su debilidad militar provocada por la guerra de los Cien Años, el duque de York comenzó a reclamar el trono.

La primera batalla de St. Albans (22 de mayo 1455) fue la primera batalla de la Guerra de las Dos Rosas y fue una victoria Yorkista que vio a Richard, duque de York tomar temporalmente el control del gobierno de Enrique VI.

El reinado de Enrique VI había estado marcado por el tipo de inestabilidad política que fue normal durante los reinados de los reyes débiles, con los principales miembros de la nobleza luchando por el control del gobierno y sobre los principales puestos. Las principales figuras durante la década de 1450 fueron Richard, duque de York y John Edmund Beaufort, duque de Somerset. Richard era el miembro más antiguo de la aristocracia Inglesa y habría esperado a jugar un papel importante en la corte, y había servido como teniente de Francia en los años 1430 y 1440.

Este período terminó en controversia. En 1447 el cargo pasó a Edmund Beaufort.   En julio de 1447 Richard fue nombrado teniente de Irlanda, es casi seguro que en un intento de sacarlo del camino. Richard retrasó su salida para Irlanda hasta julio de 1449, pero cuando por fin llegó a su nuevo cargo parece haber tenido bastante éxito.

Richard sólo pasó un breve período en Irlanda. En septiembre de 1450, regresó a Inglaterra, sin pedir permiso a Enrique VI. 

Una vez que la condición del Rey se hiciera pública, Richard comenzó a exigir que se le hiciera Protector. Antes del nacimiento del Príncipe Eduardo el 13 de octubre 1453 que era el presunto heredero al trono. Esto se convirtió en un tema clave en el Parlamento que se inauguró en febrero de 1454. La reina Margarita de Anjou estaba decidida a tomar el poder ella misma. El 27 de marzo de 1454 Richard, duque de York, fue nombrado Protector del Reino durante la enfermedad de Enrique VI.

La actuación de Richard como Protector jugaría un papel importante en el estallido de la guerra. Su aliado el conde de Salisbury fue nombrado rápidamente como canciller. Somerset ya había sido confinado a la Torre de Londres, para enfrentar cargos relacionados con la pérdida de Francia. Richard se enfrentó a una breve rebelión encabezada por Egremont y Henry Holland, duque de Exeter, pero esto se desmoronó rápidamente. El duque de Exeter se unió a Somerset en la torre mientras Egremont fue capturado en la batalla de Stamford Bridge (31 de octubre o 1 de noviembre de 1454) y acabó en prisión. York había derrotado con éxito sus enemigos más importantes, pero su posición dependía enteramente del Rey quedando incapacitado.

El 25 de diciembre 1454 Enrique VI regresó a sus sentidos, y en ese momento la posición de Richard se derrumbó. En enero de 1455 se retiró como Protector. En el siguiente mes, Somerset fue puesto en libertad y regresó a la corte. Henry Holland también había ganado el apoyo de Henry Percy, conde de Northumberland, que ahora veía al duque de York como un enemigo. En marzo, Somerset y Northumberland fueron capaces de obligar a Salisbury a renunciar como canciller, dejando a Richard muy vulnerable.

La preparación para la batalla

Poco después, parece que pronto Richard y Salisbury comenzaron a levantar un ejército, aunque este trabajo no puede haber comenzado hasta mediados de abril, cuando Richard, Salisbury y su hijo Richard Neville, conde de Warwick , fueron ordenados a asistir a un concilio en Leicester el 21 de mayo 1455. Este consejo era "velar por la seguridad del rey “.  Según parece, el duque de York y su aliado lo interpretaron como una amenaza a su propia seguridad. No parece que el duque de Somerset y sus aliados esperaran una batalla, y no comenzaron a reclutar tropas hasta después de Richard hubiera hecho su movimiento, por lo que el concilio en Leicester pudo haber tenido motivos menos siniestros.

Después de la convocatoria al consejo,  RIchard y sus aliados comenzaron a moverse hacia el sur. Esta noticia llegó a Westminster el 18 de mayo y sólo entonces  el duque de Somerset y el tribunal comenzó a preparar su propio ejército. El rey también envió una carta a Richard ordenándole que se desarmara o sería considerado un traidor. El 21 de mayo, el tribunal dejó  Westminster y se trasladó hacia St. Albans. Unas horas más tarde un mensaje de los yorkinos los alcanzó. Richard de York y sus aliados afirmaban ser leales a Enrique VI, y que su pelea fue sólo con el duque de Somerset. Pidieron que se les permita designar a los miembros del consejo, e inevitablemente exigieron la detención de Somerset.

El Rey pasó la noche del 21/22 de mayo en Watford. Las líneas de comunicación estaban todavía abiertas entre los dos ejércitos, y un mensaje llegó a la Corte a las dos de la mañana. Esta carta había sido enviada desde Ware, veintidós millas al norte, pero está claro que había sido enviado bastante temprano en el día anterior, por la mañana del 22 de mayo, el duque de York había llegado a St. Albans y su ejército estaba acampado  al sureste de la pequeña ciudad.

Los realistas levantaron su campamento temprano el 22 de mayo y se trasladaron hacia St. Albans, donde planeaban una parada para almorzar. Para su sorpresa se encontraron con los yorkinos fuera de la ciudad. Enrique VI recibió entonces diferentes consejos. Edmund Beaufort de Somerset quería ponerse de pie y luchar fuera de la ciudad. Buckingham, que estaba oficialmente al mando del ejército, quiso mudarse a St. Albans y comenzar las negociaciones con el duque de York, con la esperanza de que Richard se echaría atrás. El rey optó por seguir el consejo de Buckingham y el ejército real se trasladó a la plaza del mercado de St. Albans.

Enrique VI -sentado- mientras los diuques de York y Somerset argumentan - cuadro de 1864
Siguió una hora de negociaciones, pero estos esfuerzos estaban condenados al fracaso. El duque de York depondría su actitud únicamente si el rey accedía a detener al duque de Somerset, y Enrique VI se negó. Finalmente, a eso de las 10, los yorkinos decidieron atacar,

La Batalla

Enrique VI fue superado en número en St. Albans, pero tenía el apoyo de un número importante de compañeros. Beaufort estaba presente, al igual que Henry Percy, conde de Northumberland, James Butler, conde de Wiltshire, Humphrey Stafford, duque de Buckingham.  Y otros.  Sir Fauconberg y Thomas Courtney, conde de Devon, también estuvieron presentes en el tribunal, pero no parecen haber tomado parte en la batalla (ambos estaban más cerca de los yorkinos que al rey).

El duque de York tenía el ejército más grande, pero pocos partidarios nobles. Sus principales aliados eran los condes Neville de Salisbury y Warwick, quienes podrían proporcionar un número significativo de tropas. Un contingente venía de la frontera con Gales bajo el mando nominal del hijo de Richard, Edward,  (el futuro Eduardo IV ). Los Yorkistas probablemente tenían una ventaja de dos o tres mil hombre, y se habían estado preparando para la batalla, mientras que el ejército realista sólo se había reunido en los días previos a la batalla. Un número de nobles realistas llegó a St. Albans en el día después de la batalla, y para entonces ya era demasiado tarde.

Los realistas tuvieron una fuerte posición defensiva en St. Albans. La ciudad no estaba amurallada, pero las casas se construyeron muy juntas entre sí y eso formó una barrera defensiva. En las plazas y las calles de la ciudad se levantaron barricadas, por lo que toda la zona formó un baluarte defensivo. El rey se basó en la plaza del Mercado. Las barricadas fueron defendidas por la mayoría de las tropas realistas, comandadas por Lord Clifford y el conde de Northumberland.

La batalla comenzó a las 10 de la mañana con una serie de ataques Yorkisat entre las estrechas callejuelas. Estos fueron todos rechazados por los arqueros realistas. La lucha iba tan bien que Enrique VI y sus soportes inmediatos no parecen haber lucido sus armaduras.


El punto muerto se rompió por el conde de Warwick, que empezó a ganar su gran reputación en esta batalla. Decidió ignorar las estrechas callejuelas y condujo a sus hombres a través de los jardines de las casas. Ellos fueron capaces de abrir su camino por la parte trasera de las casas y luego salir a la calle, que emerge entre dos posadas. Northumberland y Clifford se vieron obligados a enviar a los hombres de las barricadas para hacer frente a la nueva amenaza, mientras que la familia real se encontraba en medio de una batalla de tiro con arco. El propio Enrique fue herido en esta etapa de la batalla.

Después de una corta batalla en las calles los realistas estaban vencidos. Northumberland y Clifford murieron combatiendo en las calles. El rey se refugió en la casa de un curtidor, Somerset en un hotel y Buckingham y Wiltshire, en la iglesia de la abadía. El Rey fue rápidamente capturado por el duque de York, quien ordenó que fuera bien tratado. Luego volvió su atención al duque de Somerset. Al darse cuenta de que su causa estaba perdida Edmund lanzó un ataque final y se dice que ha matado a cuatro hombres antes de morir él.

Secuelas

La muerte del duque de Somerset puso fin a la lucha. Wiltshire había logrado escapar de la abadía, posiblemente, disfrazado de monje. Buckingham se rindió y siguió siendo una influencia moderada en la corte.

Inmediatamente después de la batalla del duque de York disfrutó de su triunfo. Sus enemigos más importantes habían muerto y él tenía el control del rey. Se había convertido nuevamente en Protector, ya que la salud de Enrique emperó.

La posición de Richard declinó lentamente. El segundo protectorado terminó el 25 de febrero de 1456, pero se mantuvo como un importante miembro del Consejo Real a pesar de los esfuerzos de la reina Margarita y los herederos de Somerset, Northumberland y Clifford (aquí es donde las Guerras de las Rosas comienzan a ser bastante confusas, ya que todos los líderes de Lancaster muertos fueron reemplazados por los herederos con los mismos títulos, y en el caso de Somerset y Northumberland los mismos nombres. Thomas Clifford fue, al menos, sucedido por su hijo Juan).

Para 1459 el duque de York cayó una vez más en desgracia y fuera del poder, y una vez más trató de tomar el poder por la fuerza. Esta vez los realistas estaban mejor preparados, y a pesar de un éxito inicial en Blore Heath la causa Yorkista se derrumbó en Ludford Bridge. La Batalla del Puente de Ludford fue el mayor desastre de los partidarios de la casa de York durante las guerras de las Dos Rosas.

Después de la victoria en la batalla de Blore Heath, los yorkistas marcharon hacia Worcester. Rápidamente se concentraron y fortificaron en el lugar conocido como Ludford Bridge (Puente de Ludford) en Shropshire, después de encontrarse con una gran fuerza de la casa de Lancaster. El 12 de octubre de 1459, uno de los comandantes de la causa de York llamado Andrew Trollope, cambió de bando una vez que aceptara el perdón real ofrecido por Enrique VI. Trollope era el jefe del contingente de Calais, por lo que su defección puso en manos del rey un buen número de soldados, provisiones e invaluable información acerca del ejército y los planes de Ricardo de York.
Ante la dramática situación (sobrepasados en número de tres a uno), esa misma tarde Richard y sus dos hijos, además de Warwick y Salisbury, escaparon del campo de batalla hacia Calais e Irlanda, respectivamente.

Abandonados por sus comandantes, los ejércitos de Richard se dispersaron, dejando libres a los Lancaster de perseguirlo. No obstante, logra huir y reorganiza su ejército, dándose la batalla definitiva en Wakefield, el 31 de diciembre de 1460, donde es derrotado y muere.

Esto no puso fin a la disputa. El heredero del duque fue nombrado rey y continuó la tarea de su padre y la guerra de las Dos Rosas enfrentó entonces a dos reyes. 

En 1483 los Lancaster buscaron el liderazgo de Enrique Tudor, conde de Richmond, que más tarde sería Enrique VII. En la batalla de Bosworh Field murió Ricardo III, líder del bando de York y esto dejó vía libre a Enrique Tudor hacia el trono, fundador de la dinastía Tudor. Al año siguiente Enrique, ya Enrique VII, se casó con la hija de Eduardo IV, Isabel de York. De esta manera se unieron las casas de York y Lancaster, y también se unieron sus rosas, la roja de los Lancaster y la blanca de la casa de York. Una roja y la otra blanca. De ahí el nombre de la guerra, por las rosas de ambas casas que se convirtieron en la rosa de los Tudor.