Translate

miércoles, 26 de julio de 2017

Capitán Rick Jolly: Condecorado por ambos bandos por su conducta en la guerra

Un sabio una vez explicaba sobre el bien y el mal, la paz y la guerra. 

Él decía que dentro de cada uno de nosotros hay una lucha constante entre dos grandes lobos. Uno se alimentaba de miedo, odio, tristeza, etc. y el otro de amor, esperanza, bondad, etc. 

Un alumno le pregunto, que cual de los dos habría de vencer, y el maestro contesto: "Aquel al que tú alimentes". 

La guerra no es natural, sin embargo nuestra ignorancia y falta de conciencia la ha vuelto la constante de nuestra historia como raza. Sin embargo, ni siquiera en el campo de batalla, triunfa siempre el primero de estos lobos


No había duda de que el Capitán-Cirujano Rick Jolly la merecía, cuando la reina le distinguió con una OBE, Excelentísima Orden del Imperio Británico (en inglés: The Most Excellent Order of the British Empire)

Se hizo acreedor a la distinción durante el Conflicto del Atlántico Sur, en 1982, Estaba a cargo del Hospital de Campaña Ajax Bay, salvando vidas de los soldados británicos, a menudo bajo el fuego enemigo. Pero unos pocos años después de haber sido condecorado en Gran Bretaña, el Dr. Jolly recibió la Orden de Mayo, una de las más altas distinciones argentinas, otorgado "a los extranjeros que se distinguen por el servicio o logros personales, o que han ganado la gratitud de la nación", por haber salvado las vidas de sus soldados también; en un hospital improvisado en la primera línea que ofrecía exactamente el mismo nivel de atención a los dos lados. Rick Jolly es el único oficial en toda la historia que ha sido condecorado por ambas partes por conducta durante la guerra. 

De izquierda a derecha, la Orden del Imperio Británico, por servicio distinguido; la Medalla al Servicio General, por sus servicios en Irlanda del Norte; La medalla del Atlántico Sur, por sus acciones en la guerra del 82; en su mano derecha, la Orden de Mayo, reconocimiento hecho por el Gobierno Argentino por sus acciones humanitarias durante la guerra de Malvinas.
En palabras del Dr. Jolly, su increíble historia de valentía y compasión:
Nuestra actitud era simple... Tratar los argentinos heridos en la misma forma que nos gustaría ser tratados 
La gente supone que tienes que odiar a tu enemigo, pero que no podía estar más lejos de la verdad. Las únicas personas que saben lo que está pasando es la gente en el otro lado.
Durante los años en los que me han estado preguntado qué hacía si tuviera que elegir a quién tratar en primer lugar, un argentino o un británico. Mi respuesta siempre era “el que necesitaba una atención más urgente”
El Dr. Jolly, insistió en que todos sus hombres siguieran su ejemplo. Y estaban dispuestos a hacerlo, tratando al enemigo herido, con pleno respeto a medida que el conflicto hacía estragos en las Islas Malvinas, Georgia del Sur, Goose Green y Puerto Argentino (Stanley). A pesar de ello, Tomó un tiempo para que los pacientes argentinos se dieran cuenta de que estaban en buenas manos en el hospital de campaña Ajax.
Muchos de los conscriptos argentinos estaban muy asustados y desconfiados cuando llegaron a nosotros. Ellos habían sido alimentados con propaganda vil sobre la forma en que tratábamos a los prisioneros de guerra. Algunos incluso habían escuchado que los británicos comían a sus prisioneros!
Solían hacer la señal de la cruz antes de una operación y que estaban muy aliviados cuando despertaban después de la cirugía y encontraron todas que todas sus partes del cuerpo estaban todavía intactas.
Fue entonces cuando se dieron cuenta de que lo que les habían dicho acerca de los británicos era mentira.
Uno de los pacientes favoritos del Dr. Jolly fue un aviador rescatado de las aguas heladas del Atlático Sur. 
Su nombre era Ricardo Lucero. Él iba a venir a atacar a uno de nuestros barcos, cuando un misil le impactó se eyectó en el último momento, se rompió la rodilla.
Cuando él vino a nosotros, le dije, "Bienvenido, eres un piloto, soy un médico de la aviación y le admiro. Usted tiene la rodilla rota y vamos a tratar de arreglarla". Le dije que iba a enviar un mensaje a su esposa en Córdoba para hacerle saber que estaba bien y me dio las gracias. Durante su tratamiento le dije que nunca volvería a volar pero demostró que estaba equivocado. Sin embargo, fue muy triste cuando me enteré de que había muerto en 2010 en un accidente"
El Hospital de Campaña Ajax inicialmente se trataba de un barco en el mar, pero el Dr. Jolly quería estar más cerca de los heridos.

En 24 horas su equipo convirtió una granja abandonada en un hospital funcionamiento plenamente; aunque increíblemente básico, el hospital, durante el conflicto de tres semanas y media, atendió a 580 heridos y ni uno solo murió en el hospital. 


Ese logro fue aún más increíble si se tiene en cuenta que el hospital estaba bajo la constante amenaza de los bombarderos argentinos y aviones de combate. 


Los hospitales tienen pintadas cruces rojas en sus techos para permitir a los aviones enemigos identificarlos, pero el hospital estaba junto a depósitos de municiones, que eran objetivos legítimos, 
Cualquiera que diga que no tenía miedo está mintiendo, pero se necesitaba. Les dije a los chicos en el principio que estábamos allí por una sola cosa: para asegurarnos de que cualquiera que se acercara a nosotros con una lesión salvara su vida. El resto es irrelevante. Desde luego que lo logramos.
En marzo de 1999, El Dr. Jolly visitó Argentina, integrando la comitiva de Carlos, el príncipe de Gales, durante la visita que realizó a Buenos Aires, el heredero de la corona .

Di Tella (izq), Jolly(der)
Tras ser condecorado con la Orden de Mayo al Mérito, por el Ministro de Relaciones Exteriores, Guido Di Tella, debido a su intervención en favor de más de un centenar de soldados argentinos heridos durante la Guerra de las Malvinas, existió la posibilidad de que la Policía Federal lo retuviera para hacerlo comparecer ante la Justicia.

El presidente del Centro de Ex-Combatientes de Ushuaia, Rubén Acuña, pidió a la jueza federal de Río Grande, Liliana Herraez de Andino, que el médico británico fuera citado como testigo por su supuesto conocimiento de crímenes de guerra cometidos por las tropas inglesas contra soldados argentinos durante los enfrentamientos de 1982.

La causa abierta en esa ciudad se refiere al levantamiento compulsivo de minas antipersonales que las tropas británicas habrían obligado a realizar a soldados argentinos. En esos hechos perdieron la vida dos combatientes argentinos y otros resultaron con graves heridas.

Después de la condecoración, Di Tella se refirió a ese pedido de declaración por los crímenes de guerra. "Conozco ese episodio y veo que no tienen toda la información. Se la haremos llegar (a los ex-combatientes) para que no acusen a amigos como el doctor Jolly".

El secretario general de la Federación de Veteranos de Guerra, César González Trejo, en declaraciones hechas a un diario de Buenos Aires, dijo que el médico británico operó a soldados argentinos que resultaron heridos cuando los obligaron a levantar minas. Según González Trejo, los entonces soldados Vallejo, que perdió una pierna, y Pinatti, a quien se le desfiguró el rostro, fueron atendidos por Jolly.

La Guerra de las Malvinas fue una guerra única para finales del siglo XX en muchos aspectos. Entre los que destaca el hecho de que ambos bandos obedecieron en general a la Ley de Conflictos Armados.

Como se señaló anteriormente, en general, ambas partes obedecieron la Ley de Conflictos Armados. Ambas partes trataron a los prisioneros de conformidad con el Tercer Convenio de Ginebra y, en un aspecto poco conocido del conflicto, ambas partes cooperaron intercambiando las víctimas entre sus buques hospitalarios en la Caja Roja identificada por la Cruz Roja. La Caja Roja era una zona segura de mar en la que los buques hospitalarios podían operar sin temor a un ataque.

Esto no es para afirmar que la Guerra de las Malvinas se llevó a cabo como un juego bien educado de cricket. Es en la naturaleza del conflicto armado que los seres humanos colocados en circunstancias extremas cometerán actos que de otro modo son incomprensibles. Las leyes que rigen la conducta de la guerra exigen que los soldados cambien casi instantáneamente de tratar de matarse entre sí para cuidar a los heridos y reunir a los prisioneros inmediatamente después de la batalla y en algunas circunstancias durante la misma. El acto de tomar prisioneros durante una batalla puede ser intrínsecamente peligroso para un soldado, ya que requiere que un soldado se exponga potencialmente al fuego hostil de otros combatientes enemigos que aún no han elegido rendirse. La señalización de una intención de rendirse puede ser fácilmente interpretada como un acto hostil, Especialmente si se trata de un movimiento súbito o emerger desde una posición oculta. En la niebla de la guerra es demasiado fácil para los combatientes malinterpretar las acciones de cada uno y reaccionar en consecuencia, Especialmente cuando fracasar en reaccionar, puede poner en peligro la propia vida.


Para finalizar, señalemos que todo lo expuesto no quiere decir que no hubo incidentes lamentables en ambas partes durante la Guerra de las Malvinas. Durante las batallas del conflicto hubo a menudo feroz combate cuerpo a cuerpo. En ambos lados, hubo ejemplos de incidentes que fueron percibidos como crímenes de guerra perpetrados por el enemigo.

El presente post fue confeccionado principalmente a partir de artículos periodísticos publicados en medios argentinos, británicos y norteamericanos; también el documental "Falklands Combat Medics (2012)" de Military History.