Translate

sábado, 30 de mayo de 2015

Juana de Arco

Nacida en el seno de una familia campesina acomodada, la infancia de Juana de Arco transcurrió durante el sangriento conflicto enmarcado en la guerra de los Cien Años que enfrentó al delfín Carlos, primogénito de Carlos VI de Francia, con Enrique VI de Inglaterra por el trono francés, y que provocó la ocupación de buena parte del norte de Francia por las tropas inglesas y borgoñonas.

Nacida en Domrémy, en la región de la Lorena, Francia, el 6 de enero de 1412 en el seno de una humilde familia de campesinos, a los trece años, Juana de Arco confesó haber visto a san Miguel, a santa Catalina y a santa Margarita y declaró que sus voces la exhortaban a llevar una vida devota y piadosa. Unos años más tarde, se sintió llamada por Dios a una misión que no parecía al alcance de una campesina analfabeta: dirigir el ejército francés, coronar como rey al delfín en Reims y expulsar a los ingleses del país.

En 1428, con dieciséis años, viajó hasta Vaucouleurs con la intención de unirse a las tropas del príncipe Carlos VII, pero fue rechazada. A los pocos meses, el asedio de Orleans por los ingleses, en el marco de la Guerra de los Cien Años, agravó la delicada situación francesa y obligó al delfín a refugiarse en Chinon, localidad a la que acudió Juana, con una escolta facilitada por Roberto de Baudricourt, para informar a Carlos VII acerca del carácter de su misión. 

Éste, no sin haberla hecho examinar por varios teólogos, accedió al fin a confiarle el mando de un ejército de cinco mil hombres, con el que Juana de Arco consiguió derrotar a los ingleses y levantar el cerco de Orleans, el 8 de mayo de 1429. A continuación, realizó una serie de campañas victoriosas que franquearon al delfín el camino hacia Reims y permitieron su coronación como Carlos VII de Francia (17 de julio de 1429).

Juana de Arco - Óleo de Ingres
Estas campañas revitalizaron la facción de Carlos VII durante la Guerra de los Cien años y permitieron la coronación del monarca.

Como recompensa el rey eximió al pueblo natal de Juana, Domrémy, del pago anual de impuestos a la corona, manteniéndose esta ley en vigor hasta hace aproximadamente cien años.

Acabado su cometido, Juana de Arco dejó de oír sus voces interiores y pidió permiso para volver a casa, pero ante la insistencia de quienes le pedían que se quedara, continuó combatiendo, primero en el infructuoso ataque contra París de septiembre de 1429, y luego en el asedio de Compiègne.

Las campañas lideradas por la Doncella inclinaron la guerra a favor de Francia y permitieron la coronación del monarca. Sin embargo, debido a la pérdida de apoyo entre los jefes militares franceses y las intrigas de la corte, Juana fue capturada por los borgoñones el 24 de mayo de 1430 y entregada a los ingleses, quienes la trasladarona a Ruán y la sometieron a un juicio amañado en el que fue acusada de brujería, con el argumento de que las voces que le hablaban procedían del diablo, con lo cual se pretendía presentar a Carlos VII como seguidor de una bruja para desprestigiarlo.

La mayoría de los datos sobre su vida se basan en las actas de aquel proceso, pero las mismas merecen poco crédito pues, según diversos testigos presenciales del juicio, fueron sometidas a multitud de correcciones por orden del obispo Cauchon, y se incluyeron en ellas muchos datos falsos. 

Tras un proceso inquisitorial de tres meses, fue declarada culpable de herejía y hechicería; pese a que ella había defendido siempre su inocencia, acabó por retractarse de sus afirmaciones, y ello permitió conmutar la sentencia de muerte inicial por la de cadena perpetua.

Días más tarde, sin embargo, recusó la abjuración y reafirmó el origen divino de las voces que oía, por lo que, condenada a la hoguera, fue ejecutada el 30 de mayo de 1431 en la plaza del mercado viejo de Ruán. Durante unos años, corrió el rumor de que no había muerto quemada en la hoguera, ya que habría sido sustituida por otra muchacha, para casarse posteriormente con Roberto des Armoises. 


En 1456, Juana de Arco fue rehabilitada solemnemente por el papa Calixto III, a instancias de Carlos VII, quien promovió la revisión del proceso. Considerada una mártir y convertida en el símbolo de la unidad francesa, fue beatificada en 1909 y canonizada en 1920, año en que Francia la proclamó su patrona.