Translate

sábado, 9 de mayo de 2015

Hermann Goering

H. Goering
Hermann Wilhelm Goering nació en el sanatorio Marienbad (Rosenheim, Baviera), cuarto hijo del matrimonio habido entre Heinrich Ernst Goering (31 de octubre de 1839 – 7 de diciembre de 1913) y Franziska «Fanny» Tiefenbrunn, muerta en agosto de 1923. Goering tuvo dos hermanos y dos hermanas: Albert y Karl Ernst Goering y Olga Therese Sophia y Paula Elisabeth Rosa Goering.

La familia Goering era de orígenes aristocráticos y tenía ancestros tanto católicos como protestantes. Su padre, soldado profesional en tiempos de Otto von Bismarck, se convirtió en el primer gobernador del África Suroccidental Alemana. Vivió su infancia lejos de su familia, cuando su padre se jubiló fueron a vivir al principio cerca de Berlín. Pero la mayor parte del tiempo vivieron en Veldestein, en las proximidades de Núremberg, en un castillo medieval perteneciente al padrino de Hermann, el doctor Hermann Espenstein.

Sus resultados en la escuela, luego de un internado privado, fueron mediocres, pero todo cambió en cuanto se le envió a la escuela de cadetes de Karlsruhe y más tarde, en 1910, a la famosa Gross Lichterfelde cerca de Berlín. Adoraba literalmente la vida de aspirante a oficial prusiano y llevaba con orgullo el uniforme. Después, cuando fue a Italia en compañía de sus amigos, redactó su diario donde decía que admiraba las obras de Leonardo Da Vinci, Rubens, Tiziano y Bellini; esa pasión por la pintura lo convertiría más tarde en uno de los coleccionistas más expertos de Europa.

Durante la I Guerra Mundial es piloto de aviones de combate; el 7 de julio de 1918, tras la muerte de Wilhelm Reinhardt en un accidente aéreo, fue nombrado comandante del "Jagdgeschwader Freiherr von Richthofen" ("Jasta" 11). Finalizó la guerra con 22 derribos confirmados. Curiosamente, a pesar de haber obtenido una figura de as, y obtener la máxima condecoración alemana de la época, la "Pour le Merite" o también denominada la "Blue Max", fue el único veterano del "Jasta" 11 que nunca fue invitado a las reuniones del escuadrón posteriores a la guerra.

Tras la guerra, Goering continuó volando, trabajando brevemente en la Fokker, probó las exhibiciones aéreas y en 1920 se unió a la Svenska Lufttrafik. También figuró entre los oficiales de la Reichswehr, el ejército alemán tras la Primera Guerra Mundial, y para 1933 había ascendido hasta ser "Generalmajor". En 1935 fue nombrado teniente general y, aquel mismo año, General de la recién fundada Luftwaffe (fuerza aérea alemana). Goering era en esta época un varón muy atractivo para el género femenino y tuvo muchos romances antes de desear casarse. 

En los años veinte conoce en Estocolmo  a la baronesa sueca Karin von Kantzow, quien se divorcia de su marido para casarse con Goering. En 1922 se conoció con Hitler, convirtiéndose en su consejero militar y comandante de los Grupos de Asalto, durante el Pustch de Múnich resultó gravemente herido, librándose de ser encarcelado por las influencias de su esposa, quien lo llevo a Austria para recuperarse de sus heridas; durante la estadía en la clínica se convirtió en morfinómano, droga de la cual nunca lograría apartarse. Su esposa Karin muere en 1931, por un problema cardíaco. En 1938 nace su hija Edda. Su castillo-mansión fue bautizado Karinhall, en honor a ella, situado en un bosque a las orillas de un lago, a unos 80 kilómetros de Berlín, es el monumento al colosal orgullo principesco de Goering, vuelve a casarse en Abril de 1935 con la actriz Emma Sonnemann. 

Como la mayoría de los soldados profesionales durante el periodo entreguerras, Goering se une a los Freikorps, movimiento que termina entregando muchos de sus miembros para la creación del NSDAP (National Socialist German Workers Party),  uniendose a dicho movimiento en 1922, tomando inicialmente el liderazgo de las SA como "Oberste SA-Führer". Durante el Putsch de Múnich fue gravemente herido por una bala que le atravesó la pelvis. Ayudados por una familia de judíos, él y su esposa Karin huyeron hacia Austria, en donde los médicos le administraron fuertes dosis de morfina, la cual terminó por ser una adicción de la que Goering dependería hasta 1945. Dicha adicción determinó gran parte de sus decisiones, dándole en muchas ocasiones una perspectiva surreal de pensamiento y tomando asuntos de importancia vital a la ligera. Al regresar a Alemania en 1928, le fue muy difícil ser aceptado nuevamente entre los miembros del Partido y no consiguió recuperar el Comando de las SA, que había sido asignado a Ernst Röhm, su mayor enemigo dentro del nazismo, si bien fue nombrado "SA-Gruppenführer" (Teniente General), rango que mantuvo hasta 1945. En su casa se preparó la después conocida Noche de los Cuchillos Largos, durante  la cual se llevó a cabo la detención y asesinato de miembros de la SA,  además de la captura de Ernst Rohm comandante de las SA; personajes que pudieran ser un estorbo para las pretensiones de poder de Hitler, Himmler o las suyas propias

Formó parte activa en la Noche de los cuchillos largos, especialmente en la caída de Ernst Röhm. Fue ascendiendo dentro del partido hasta que, ya en plena Segunda Guerra Mundial, se convirtió en Primer Ministro de Prusia y Ministro de la Luftwaffe. Al frente de ella y en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial consiguió grandes logros, consolidando a la Luftwaffe como uno de los elementos fundamentales en la "Guerra Relámpago" (Blitzkrieg), utilizada como táctica por los nazis y que resultó fundamental en las victorias iniciales de Alemania. Hitler firmó un decreto secreto en que nombraba a Goering su sucesor en caso de muerte; Fue uno de los primeros de una serie de sucesores que pensó Hitler.
.
Después de la ascensión al poder de Hitler en Enero de 1933, Goering es nombrado comandante de la Liga Aérea de Deportes (Deutsche Luftsports Verband), una organización cuyo real propósito es el entrenamiento de lo que más tarde se llamara la Luftwaffe. En 1928 como compensación de su trabajo y lealtad a Hitler recibe uno de los doce escaños conquistados por el Partido en estas elecciones. En 1932 fue elegido Presidente del Reichstag. Funda la Gestapo (Policía secreta del estado), organiza los campos de concentración y la Luftwaffe, la cual se convierte en los años 30 en una de las fuerzas aéreas más grandes del mundo. 

Después de la muerte de Paul von Hindenburg, presidente de Alemania, y del ascenso de Hitler como dictador de la nación, Goering fue ascendido a General y Ministro del Aire de la Luftwaffe. Después aspiró a ser Ministro de Defensa, cargo ocupado por el mariscal de campo Werner von Blomberg, y para ello se valió de Reinhard Heydrich, Jefe de las SD para conseguir información comprometedora sobre la mujer de Blomberg, Emma, considerablemente menor que el ministro, quien tenía un oscuro pasado como prostituta. Ante la posibilidad de escándalo Blomberg dimitió, pero la cartera de ministro, en lugar de obtenerla Goering, fue asumida por el propio Hitler, si bien al incondicional Goering se le dio como consolación el rango de Mariscal de Campo.

Cuando se inicia la Guerra Civil en España en 1936, Alemania ofrece rápidamente su apoyo al Generalisimo Francisco Franco y Goering despacha rápidamente una fuerza de cazas y bombarderos con pilotos alemanes, lo cual a la final le sirve a la Luftwaffe para desarrollar y probar nuevas tácticas de combate aéreo. El 30 de Septiembre de 1939 debido al excelente desempeño de la Luftwaffe en la Campaña de Polonia, Goering recibe la Cruz de Caballero para la Cruz de Hierro, convirtiendose en uno de los primeros recipiendarios de la misma. El 19 de Julio de 1940 recibe la unica Gran Cruz para la Cruz de Hierro entregada durante la II Guerra Mundial. 

Leibstandarte Hermann Goering
En 1941 fue ascendido a Reichsmarschall (Mariscal del Reich) así como sucesor del Führer, convirtiéndose en la segunda persona más importante del régimen nacional-socialista alemán después de Hitler; en el documento que certifica aquello, se asegura que en caso de que Hitler muera o no se encuentre en condiciones para ejercer como Reichsführer, el Reichsmarschall asumiría el poder. Más adelante Goering intentaría hacer efectivo este decreto. Una de las facultades y aficiones más pintorescas del ministro nazi era la de diseñar uniformes para las diferentes ramas militares, de hecho, cuando Hitler le hizo el encargo de crear una nueva y poderosa Luftwaffe, se encargó personalmente de los uniformes del mismo, diseñándose para sí mismo un fastuoso uniforme de Ministro del Aire, el cual solo fue sustituido por el uniforme de "Mariscal del Reich" (para éste último cargo Goering diseñó incluso un estandarte militar propio, el "Leibstandarte Hermann Goering"). Fue el artífice de la ocupación de Austria en 1938 mediante todas las formas de extorsión política.   

Estuvo indirectamente vinculado al programa de "reinstalación" judía (ver más). Firmó un decreto que multaba en un billón de marcos alemanes a todos los judíos y además impidió que las compañías aseguradoras pagaran indemnizaciones a los afectados por la noche de los cristales rotos. También ordenó la eliminación de los judíos de la economía alemana. Promulgó la arianización de la propiedad y los negocios y la expulsión de los colegios, casas de campo, parques, bosques etc. de todos los judíos. El 12 de Noviembre advirtió que si Alemania entraba en guerra habría un ajuste de cuentas con los judíos. El 31 de Julio de 1941, le ordenó a Heydrich el Gesamtlosung (solución final) del problema judío en todos los territorios europeos con influencia alemana. Llegó a pronunciar una famosa frase bruscamente en la cara del Reichsführer-SS Heinrich Himmler, a propósito de salvar a una conocida condenada a los campos de concentración:
-"¡Yo decido quién es judío y quién no!"-
La conocida era nada menos que Melitta Gräfin Schenk von Stauffenberg, la famosa aviadora y piloto de pruebas de Stukas asignada a la Luftwaffe quien por sus contribuciones en este campo fue catalogada como esencial.

Fue el encargado de coordinar la economía alemana en tiempos de guerra, para lo que elaboró un Plan Cuatrienal. Respecto a esto, intentó junto Martin Bormann y Heinrich Himmler provocar la caída del ministro de armamento Albert Speer, principalmente por su relevancia ante Hitler, aunque sin mayor éxito. La gestión de Goering como director de las operaciones aéreas fue muchas veces inoperante, pues prometía muchos resultados que no se estaban en condiciones de cumplirse por parte de la Luftwaffe, lo que le trajo el descrédito. Hitler no tuvo el coraje de relevarlo de sus funciones en honor a sus servicios anteriores y la fama que gozaba en el pueblo alemán.


Goering utilizó su posición política para satisfacer sus ansias de ostentación y lujo, viviendo en un palacio en Berlín y construyendo una lujosa mansión de caza llamada Carin (por el nombre de su esposa, quien murió de tuberculosis en 1931) donde organizaba grandes fiestas y banquetes, mostraba su obras de arte, y hacía ostentación de lujo exorbitante, que traspasaba los límites de los normal. El "caballero de hierro" como el mismo se llamaba desarrolló una insaciable capacidad de ostentación mostrando joyas que contrastaban con los uniformes que se mandaba confeccionar, violando las normas castrenses. Su egomanía lo llevaba a auto nominarse "el último hombre del renacimiento" mezclando su auténtico poder con grandes cantidades de efectos teatrales. Sin embargo, entre la población era muy popular, pues lo recordaban como el héroe de 1918 y por ser más accesible que Hitler.

Goering se identificaba con las ambiciones territoriales del Führer, jugando un papel importante en la sumisión de los checos, aunque sus preferencias eran lograr un "Nuevo Orden" en Europa usando los medios diplomáticos, antes que la guerra generalizada. El 30 de Agosto de 1939, fue nombrado Presidente del Consejo de Reich para la Defensa Nacional y designado oficialmente sucesor de Hitler el 1 de setiembre. Mantuvo su cargo de Comandante en jefe de la Luftwaffe en las campañas de Polonia y Francia y el 19 de Junio fue nombrado Mariscal del Reich.

En Agosto de 1940, se dedicó de lleno a dirigir la guerra aérea contra Gran Bretaña. Sus errores lo llevaron a tomar la peor decisión de su vida, cuando ordenó el bombardeo masivo de Londres el 7 de Setiembre de 1940, justamente cuando Gran Bretaña estaba a punto de ver el colapso de su fuerza aérea de defensa. Esto salvó a la RAF de la destrucción y les concedió el tiempo necesario para reorganizarse. El tremendo error estratégico no fue perdonado nunca por Hitler, en especial porque le obligó a cancelar la operación León Marino.

Al parecer Goering, debido a una herida mal curada que le provocaba un gran dolor crónico, se hizo un adicto a las drogas (sobre todo a la morfina). A consecuencia de esta drogadicción su rendimiento se vio bastante mermado, lo cual repercutió de manera indudable en la dirección de la Luftwaffe.

A partir de ese momento, comenzó la decadencia política de Goering quien a pesar de ello, continuó cometiendo graves errores dando órdenes que contravenían las recomendaciones de sus generales. La incompetencia de Goering no terminó ahí. Durante la operación Barbarossa, no sólo cometió gran cantidad de desatinos, sino que continuamente mentía al Alto Mando y al propio Hitler haciendo promesas que la Luftwaffe no era capaz de cumplir.

Goering llegó al extremo de prohibirle, en 1943, al general Galland a reportar que los escuadrones de bombarderos Aliados que cada vez se adentraban más en Alemania, eran acompañados por escuadrillas de aviones caza. Goering se convirtió en un fantasma en el que nadie creía y el mismo Hitler hacía lo posible por evitar. Aunque las intrigas de Bormann le causaban menos daño que su propia incompetencia, Himmler, Goebbels y Speer lo desplazaron. Su personalidad se comenzó a desintegrar al ver que sus bufonerías ya no impresionaban a nadie y Hitler lo acusaba como culpable de todos los fracasos en aire, mar y tierra.

Cuando Hitler decidió que se quedaría en el búnker en Berlín hasta el final, Goering que en esos momentos había volado a Baviera, malinterpretó eso como una abdicación y solicitó tomar el mando como sucesor del Führer. Fue despedido de todos su cargos, expulsado del partido y encarcelado. Poco después, el 9 de Mayo de 1945, fue capturado por los Aliados y enjuiciado en Nuremberg por crímenes de guerra en 1946.

La historia sobre la captura de Goering es bastante curiosa. En primer lugar, hay que tener en cuenta que en el momento del colapso del III Reich Goering ha caído en desgracia. En primer lugar, había abandonado Berlín hacia el Obersalzberg y luego había preguntado si estaba legitimado para negociar con los aliados. En realidad, no era descabellado, puesto que era el sucesor oficial de Hitler y un decreto le facultaba para actuar si el Führer había perdido su libertad de acción. Lo que pasa es que Hitler consideraba que, pese a estar sitiado en la Cancillería, aún la tenía. Las insidias de Bormann hicieron el resto y Hitler ordenó la detención de Goering. 

Sin embargo, el 4 de mayo, con Hitler muerto, indicó a Doenitz que iba a negociar con los aliados, tratando de entrevistarse con Eisenhower en persona. A tal efecto convocó a una delegación estadounidense en el castillo de Mautendorf. Los Aliados enviaron a una delegación al mando del general Robert Stack. Ambos se entrevistaron y, sorprendentemente, la reunión fue muy cordial. No hay que olvidar que Goering sabía hacer gala de gran atractivo personal y estaba rodeado de cierta aura legendaria.

El 9 de mayo, Goering partió a entrevistarse con Eisenhower. Antes lo hizo con el general Spaatz, su homólogo estadounidense, y el general Dahlquist. De nuevo las reuniones fueron cordiales e incluso se preparó una rueda de prensa, que fue multitudinaria y en la que Goering fue tratado como una estrella.

Aquello acabó con la paciencia de Eisenhower, que ordenó que fuera puesto bajo arresto como prisionero ordinario y se le privase de la vistosa colección de uniformes que llevaba para comparecer 'adecuadamente' a la entrevista. El comandante en jefe aliado reprendió duramente a Stack y Spaatz por sus acciones.

Goering fue trasladado a un avión para ser transferido a Augsburgo, donde estaba el centro de internamiento USA para altos oficiales. Cuando era transferido comentó a su ayudante "algo va mal. No hay escolta ni oficiales". Seguía pensando que era llevado a hablar con Eisenhower. 

Los juicios comenzaron el 20 de Noviembre, y Goering fue acusado de conspiración para iniciar la guerra, crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Los psiquiatras presentes en Nuremberg juzgaron que Goering tenía una personalidad valiente, decidida, brillante y astuta, siendo al mismo tiempo persuasivo, encantador, inteligente e imaginativo. Sin embargo también su personalidad estaba caracterizada por una total ausencia de discriminación moral y una falta de cualquier sentido del valor de la vida humana. 

Durante el juicio, Goering se defendió a sí mismo, a Hitler y al Tercer Reich, con gran energía y a veces de forma brillante. Sin embargo sus admisiones voluntarias y francos reconocimientos no fueron suficientes para establecer una sólida defensa. Su figura desde el banco de los testigos y su testimonio en voz alta y desafiante, retransmitida por los aliados en la Alemania ocupada, elevó la moral de algunos en ciertos lugares, al oir a "su" Hermann combatir de nuevo. 

Goering en Nuremberg
Sin embargo las primeras proyecciones en la corte de las terribles filmaciones realizadas en los campos de concentración y los testimonios de oficiales superiores de las SS acabaron por desbaratar la defensa de Goering. El 31 de Agosto de 1946, después de 216 días de juicios, los acusados fueron llamados para sus últimos alegatos.
"El pueblo alemán confiaba en su Fuhrer, Ignorante de los crímenes que conocemos hoy, el pueblo lucho con lealtad, sacrificio y coraje, y también sufrió en este combate a vida o muerte al cual fue arbitrariamente arrojado. El pueblo alemán está libre de toda acusación". 
Su discurso no le salvó, aunque si reforzó un mito creciente entre la población alemana, que acentuaba su victimización durante la guerra en lugar de su complicidad en los crímenes del Tercer Reich. 

El martes 1 de Octubre de 1946, Hermann Goering fue declarado culpable de todos los cuatro cargos de los que estaba acusado y sentenciado a morir en la horca. Goering, al igual que Wilhelm Keitel, rechazó la muerte por ahorcamiento debido a que esa pena solo se le infligía a los traidores en Alemania e intentó ser ejecutado por fusilamiento debido a su alto cargo, cosa que le fue denegada. (ver más)

El antiguo mariscal de Hitler consiguió burlar al verdugo, y el 15 de Octubre se suicidó tomando una cápsula de cianuro que hasta el día de hoy constituye un misterio saber cómo la obtuvo. Tal vez pudiera haber sido proporcionada por uno de sus guardianes norteamericanos. Fue incinerado en Dachau y sus cenizas lanzadas a un río cercano.