domingo, 27 de septiembre de 2015

Tigres extintos en el Siglo XX

De las 10 subespecies de tigre conocidas, 1 se extinguió en la época prehistórica, 3 se extinguieron en el siglo XX y 6 persisten aún. La extinción de las subespecies resulta un hecho desafortunado en vista de su importancia en el mantenimiento de la diversidad de la naturaleza y de su papel en el equilibrio de la cadena alimentaria.


Tigre de Bali (Panthera tigris balica)

El llamado tigre de Bali o tigre balinés habitaba únicamente la isla de Bali, en Indonesia. Al noroeste de Australia. 

Era una subespecie muy pequeña, similar en tamaño a un puma o un leopardo. Aunque considerado una subespecie de Panthera tigris, de acuerdo con los datos de su morfología era una subespecie del tigre de Java. El tigre de Bali era la más pequeña de las ocho subspecies de tigres. La longitud promedio de estos gatos era de aproximadamente 220 centímetros y 90-100 kilogramos en los machos; 195-200 centímetros y de 65 a 80 kilogramos en las hembras y sus rabos tenían unos 58 cm de largo. Tenía el pelaje muy denso y corto. Su piel anaranjada era más nítida que el otro naranja de los otros tigres, sus rayas blancas son más blancas y nítidas que las rayas de los otros tigres, y el negro es un negro sólido y obscuro. Todo esto lo hacía uno de los tigres más bonitos, aun cuando era el más pequeño.

Se alimentaba de jabalíes salvajes, sambares (una especie de cérvido de tamaño medio y pelaje castaño), muntíacos comunes (una especie de ciervos pequeños), gallos bankiva, varanos, monos y quizá bantengs, unos bovinos salvajes. El período de gestación era de unas 14 o 15 semanas y las hembras daban a luz 2 o 3 cachorros por camada, que alcanzaban la independencia entre los 18 meses y los 2 años de edad.

De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el tigre de Bali se extinguió probablemente en la década de 1940, pese al establecimiento del Parque Nacional de Bali Barat en 1941 en su hábitat. El deceso fue causado por la pérdida de hábitat, la caza furtiva y la disminución de las presas. El último ejemplar avistado fue abatido de un tiro el 27 de septiembre de 1937. Era una preciosa hembra, la última de su especie.


No hay una buena razón para que el tigre de Bali desapareciera. Simplemente era un deporte popular entre ambos, los nativos y los extranjeros cazar estos hermosos animales. Aparentemente el tigre de Bali era todavía numeroso hasta después de la primera guerra mundial. Según alguna gente en Bali hay todavía tigres allí.


Tigre de Java (Panthera tigris sondaica)

Es la subespecie más recientemente extinta. Habitó la isla de Java, en Indonesia, y conformó una de las 3 subespecies propias de las islas indonesias. Era más grande que el tigre de Bali; los machos medían de 200 a 245 centímetros de longitud y pesaban 100-140 kilogramos, mientras que las hembras pesaban entre 75 y 115 kilogramos, midiendo menos que el macho. Tenía franjas oscuras muy largas y delgadas y una nariz larga y estrecha. Consumía jabalíes, bangtengs, sambares, y en menor medida, algunos reptiles y aves.

Se extinguió posiblemente a mediados de la década de 1970 debido a la caza furtiva y la pérdida de hábitat; esta última había reducido también sus presas. En 1876 todavía estaba presente en el Parque Nacional de Meru Betiri, pero años antes había sido considerado una plaga. 

Estos animales ahora desaparecidos fueron abundantes hasta el siglo XIX; a partir de entonces la población humana comenzó a incrementarse en esta isla, con la consecuente destrucción de cada vez más áreas de bosque para destinarlas a la agricultura. 

Además, a esta pérdida de hábitat se le añadió la caza y el tráfico de sus pieles, así como la disminución de sus presas naturales que además provocó una mayor competencia por el alimento con otros depredadores como los leopardos y los perros salvajes. 

Con la destrucción de su hábitat, los asentamientos humanos iban invadiendo el terreno de estos tigres y el tigre se convirtió en un animal indeseado, pasando a ser en menos de 100 años un animal en peligro. 

En los años 50 ya solo quedaban entre 20 y 50 ejemplares que ni siquiera estaban concentrados en una zona por lo que las probabilidades de supervivencia eran menores, y en los 1960 desaparecieron incluso del Parque Nacional Udjung Kulon, una famosa reserva natural de Java en la que aún habitan los últimos rinocerontes que quedan de la isla. 

Fotografía tomada en el Parque Nacional Udjung Kulon en 1938
Cuando ya se creían extinguidos, se encontraron tigres de Java en una remota área montañosa del sureste de Java llamada Meru Betiri, por lo que fue protegida en ese mismo año, 1972. Después ya no se volvieron a ver a estos tigres, aunque en 1979 se localizaron por última vez huellas que se cree podrían haber pertenecido a tres ejemplares diferentes. Desde entonces no existen evidencias del tigre de Java, aunque algunos supuestos avistamientos en la zona, que probablemente pertenecieran a leopardos, han llegado a movilizar expediciones en su busca, como una realizada en 2002. 

Uno de los problemas de este área protegida es que estaba muy fragmentada por cultivos y los agricultores no dudaban en seguir matando a los tigres que se acercaran. 

Se le consideró oficialmente extinto en 1994. 


Tigre del Caspio (Panthera tigris virgata)

El tigre del Caspio o tigre persa era una subespecie de Panthera tigris que habitaba el oeste y sur del mar Caspio en Irán y Turquía, así como el oeste de Asia central, incluyendo áreas del desierto de Takla Makan en China. Sus hábitats eran zonas forestales, corredores fluviales y en general, áreas cercanas a los cuerpos de agua.

Sus dimensiones lo ubican entre los mayores felinos que han poblado la Tierra, pero era más pequeño que el tigre de Bengala. Los machos de Turkestán, por ejemplo, medían cerca de 270 centímetros de longitud a la vez que las hembras registraron medidas de 160-180 centímetros. El peso máximo fue de 240 kilogramos. Era dueño de un pelaje muy brillante con rayas marrones. En invierno el pelo adquiría un tono menos intenso que en verano.

Se alimentaba de varias especies de animales, entre los que se encontraban cerdos salvajes, ciervos, chacales y otros mamíferos pequeños. En los meses de invierno podía atacar perros y ganado doméstico.

La subespecie se extinguió a principios de la década de 1970, cuando el último ejemplar fue visto sin que hasta la fecha haya sucedido de nuevo. Se atribuye su desaparición a la caza directa y la de sus presas, a la pérdida de hábitat y al incremento de la vulnerabilidad de las poblaciones pequeñas.

En peligro

El comercio ilegal está poniendo el tigre al borde de la extinción, hasta el punto de que la población de tigres ha descendido un 95% en los últimos cien años. La organización a favor de la naturaleza WWF considera la especie como una de las más amenazadas del momento.


Apenas quedan 3.200 tigres vivos en libertad. Una caída de estas proporciones en el número de miembros de una especie no solo la pone al borde de la extinción, sino que hace más que evidente a qué extremos están llegando la caza y el tráfico ilegal. Con las pieles y los huesos cotizándose en el mercado negro por valor de miles de dólares, los tigres lo tienen muy difícil para garantizar su supervivencia en medio de este comercio ilegal y la corrupción que le rodea.






Fuentes
https://www.veoverde.com/