Translate

miércoles, 16 de septiembre de 2015

16 de septiembre de 1955 - en Argentina, los militares derrocan al gobierno de Juan Domingo Perón.

El 16 de septiembre de 1955 un nuevo golpe militar derrocó a un gobierno elegido por el pueblo. La segunda presidencia de Juan Domingo Perón, iniciada en 1952, llegaba así a su fin. 

J. D. Perón
El general golpista Eduardo Lonardi dirigía las operaciones desde Córdoba, mientras el puerto de Mar del Plata era sometido a un intenso bombardeo naval y eran destruidos los depósitos de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales). Los bombardeos siguieron durante toda la mañana y también alcanzaron a la Escuela Antiaérea de la Agrupación de Artillería de Defensa Aérea, situada en el extremo norte del distrito.

el crucero "9 de Julio", que participó en el bombardeo a Mar del Plata
El 18 de septiembre la Escuadra de Mar, a cargo del almirante Isaac Rojas lanzó su ultimátum: si Perón no renunciaba, bombardearían la ciudad de Buenos Aires y la destilería de petróleo de YPF de La Plata.
El almirante. Isaac Rojas, a bordo del crucero "Belgrano"
Finalmente, el día 23, El general Perón, Presidente de la Nación, ante las amenazas de bombardeo de bienes de la Nación y población civil, ya con el antecedente de los bombardeos en Plaza de Mayo del 16 de junio que habían costado más de 400 muertes y cerca de un millar de heridos y mutilados, presentó su renuncia y, al pedir asilo y serle concedido, se refugió en la embajada de Paraguay y desde allí abandonó el país a bordo de una cañonera de esa banderas. No volvería a su Patria por casi dieciocho años.el presidente . Lonardi fue designado entonces presidente provisional.


La mayoría de las Fuerzas Armadas apoyaron el movimiento golpista, al igual que miembros de la burguesía agraria e industrial, gran parte de los sectores medios, los partidos políticos opositores y la Iglesia Católica. Todos coincidían en calificar a la gestión peronista como una “dictadura totalitaria”, motivo por el cual supieron identificarse bajo el nombre de “revolución libertadora”. Paradójicamente, quienes quebraban y violaban el sistema democrático, se presentaron ante la sociedad como los verdaderos representantes y defensores de la democracia y la libertad. Para ellos, las causas de la crisis económica del país eran los profundos desequilibrios que había provocado la intervención del peronismo en los procesos de acumulación y distribución de la riqueza

El ataque al gobierno legítimo, autotitulado “revolución libertadora”, sentó las bases para las interrupciones de los procesos democráticos posteriores.

El gobierno de facto tomó medidas:
  • Disolución del Congreso
  • Intervención de los gobiernos provinciales
  • Intervención de la CGT
  • Intervención de la Universidad
  • Disolución del Partido Peronista
  • Fueron cesanteados los integrantes de la Corte Suprema de Justicia
  • Constitución de la Comisión Nacional Investigadora
  • Secuestro y desaparición del cadáver de Eva Perón
  • Se devolvieron los depósitos bancarios a la banca privada
  • Se liberaron los precios
  • Se congelaron los salarios
  • Se derogó la Constitución de 1949
  • Se sancionó el decreto ley Nº 4161 que prohibía nombrar a Perón y a Evita, utilizar sus fotos, decir “peronismo”, “peronista”, “justicialista”, “tercera posición” y cantar la marcha peronista.
  • Se encarceló a los diputados y senadores que habían aprobado los Planes Quinquenales por “traición a la Patria”.
  • Fusilamientos de José León Suárez: Se llegó a fusilar a 31 hombres, civiles y militares, que al mando del general Juan José Valle habían intentado un golpe contrarrevolucionario con el fin de restituir la democracia.
  • Se expuso el guardarropas de Evita en la Residencia Presidencial
  • Se destruyeron los monumentos, estatuas, libros, revistas que tuvieran referencia a Perón o a Evita.
  • Se liquidó el IAPI (Instituto Argentino de Promoción del Intercambio)
  • Se cerró la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón
  • Se devaluó el peso
  • Se produjo el ingreso al Fondo Monetario Internacional
  • Se tomaron empréstitos que dieron comienzo a la deuda externa
El general Lonardi, luciendo la banda presidencial, junto al almirante Rojas
La consecuencia del golpe de Estado del 16 de septiembre de 1955 fue que se pasó de un gobierno progresista que había logrado una verdadera revolución sin sangre, sin deuda externa, con pleno empleo, con una industria pujante, con la participación de los trabajadores en el 50% del Producto Bruto Interno a un país endeudado, dependiente, devaluado; se truncaron todas las posibilidades de desarrollo, la desocupación fue creciente, con una vuelta atrás en lo que hacía a los derechos sociales.

En nombre de la libertad solamente restauraron sus privilegios.

Con respecto al Peronismo, el gobierno de facto intentó por todos los medios, aterrorizando, encarcelando y asesinando, acabar con el Movimiento y con el recuerdo amoroso de Perón y de Evita. No lo lograron, fracasaron, tanto en su gestión de gobierno como en su intento de terminar con el Peronismo.

Quizás el mayor éxito de la autotitulada “revolución libertadora” haya sido plantar el germen para los golpes de Estado del 66 y del 76, comenzar con las desapariciones de personas y enseñar el terrorismo de Estado con el ejemplo.


También en Facebok en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/1891217921104018


Puede interesarle:


Fuentes
http://argentina.ar/