Translate

miércoles, 30 de septiembre de 2015

30 de septiembre: Día de la Blasfemia

Blasfemia:"Palabra injuriosa contra Dios, la Virgen o los santos. Palabra gravemente injuriosa contra alguien". Esto es, según el diccionario de la Real Academia Española.


El Día de la Blasfemia se celebra el 30 de septiembre, el aniversario de la publicación de dibujos satíricos de Mahoma en el periódico de Dinamarca Jyllands-Posten en el año 2005, lo que provocó la reacción de los musulmanes. Aunque los dibujos causaron cierta controversia dentro de Dinamarca, especialmente en la comunidad islámica, se convirtió en un furor internacional después de que los imanes de diversos países suscitaran violentas protestas en las se quemaron embajadas danesas y dejó un saldo de 137 personas asesinadas. El diario, el principal de Dinamarca, publicó los dibujos en nombre de la libertad de expresión, después de que el autor de un libro sobre Mahoma no hubiera podido encontrar ilustradores para su obra, por temor a represalias.

Manifestantes queman una bandera danesa en Gaza
En la religión musulmana está estrictamente prohibido representar la figura del profeta Mahoma, aunque se haga de modo positivo, pues incluso bajo esas condiciones la ley religiosa argumenta que se puede dar lugar a la idolatría.

El periódico Jyllands-Posten, de Dinamarca, denunció tal situación en un artículo al que acompañaban 12 caricaturas satíricas referentes al profeta Mahoma, entre las cuales se encontraba una que sugería que éste guardaba una bomba en su turbante.


El mundo islámico e incluso la Iglesia católica condenaron la publicación del diario y lo acusaron de provocador.

Inicialmente el debate se planteó como un conflicto entre la libertad de expresión y el respeto a la religión. Amparado en la primera, el diario se negó a presentar disculpas. Flemming Rose, redactor jefe de Cultura del Jyllands Posten afirmó:
"Hacemos sátiras sobre Jesús, la familia real, los políticos. No satirizar a los musulmanes sería mostrar prejuicios"
El Día Internacional del Derecho a la Blasfemia o Día de la Blasfemia, que se celebró por primera vez en 2009, alienta a los individuos y grupos a expresar abiertamente sus críticas a, o incluso desprecio por la religión. Fue fundado en 2009 por el Center for Inquiry, una organización "dedicada a promover la ciencia, la razón, la libertad de investigación y los valores humanistas", radicada en Estados Unidos. En una entrevista Ronald Lindsay, presidente y director ejecutivo del Centro, planteó sobre el Día de la blasfemia en una entrevista con CNN: 
"Creemos que las creencias religiosas deben ser objeto de examen y la crítica al igual que lo son las creencias políticas, pero tenemos un tabú en la religión".
Desde esta organización se anima, este día 30 de septiembre, a expresar abiertamente las críticas a la religión, incluso despreciándola... vamos, lo que viene siendo una blasfemia.

El presidente de este Center for Inquiry cree que la religión resulta un tabú y considera que al igual que las creencias políticas, debe ser objeto de examen y crítica.

Por otra parte, muchos occidentales vieron en el intento de prohibir la publicación de las viñetas como una coacción de la libertad de prensa y expresión, razón por la que estas caricaturas fueron reproducidas por varios medios europeos. Sin embargo, otros occidentales calificaron las caricaturas como "una provocación." Tal fue el caso del entonces presidente francés Jacques Chirac quien afirmó con motivo a la reproducción de las caricaturas en la revista Charlie Hebdo: 
"Herir las convicciones de otros, en particular las convicciones religiosas, debe evitarse". 
Pero, ¿por qué deben evitarse? ¿No coarta esto la libertad de expresión? ¿Debemos evitar toda crítica al islam por temor a las amenazas de muerte? ¿Qué tiene acaso de especial la religión? Sobre esta última pregunta el famoso escritor de ciencia ficción Douglas Adams expresó:
"La religión… contiene ciertas ideas es su interior que podemos llamar sagradas o santas o lo que se quiera. Lo que esto significa es: «Aquí hay una idea o una noción de la que no se te está permitido decir nada malo. Nada en absoluto. ¿Y por qué no? Porque no. » Si alguien vota a un partido con el que no se está de acuerdo, uno es libre de discutir sobre él lo que quiera; todo mundo tendrá un argumento en contra, pero nadie se sentirá agredido por ello. Si alguien piensa que los impuestos deben subir o bajar, eres libre de tener un argumento en contra. Pero por otro lado, si alguien dice: «Mi religión me dice que no puedo mover ni un interruptor en sábado», tú dices: «Yo lo respeto» ¿Por qué se supone que es legítimo apoyar al Partido Conservador o al Partido Laborista, a los republicanos o a los demócratas, a este modelo económico en vez de a aquel, a Macintosh en vez de a Windows, pero no lo es tener una opinión acerca de cómo comenzó el Universo, acerca de quien creó el Universo…, porque es sagrado?... Todo el mundo se pone absolutamente frenético con esto porque no se nos permite decir esas cosas. Pero si se piensa racionalmente no hay razón para que esas cosas no puedan estar tan abiertas al debate como cualquier otra…"
Pero este día va más allá. Con él, sus organizadores pretenden también luchar contra las leyes antiblasfemia que aún existen en algunos países, no solo musulmanes, y para promulgar el librepensamiento.

Austria, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Italia o Islandia son algunos de esos países que todavía castigan la blasfemia de manera legal con sanciones económicas o con la cárcel en otros países como India o lo que es peor, con la muerte, como en Afganistán, Arabia Saudí y Pakistán.


París, 2015

El 3 de noviembre de 2011, la publicación lanzó un número especial que en lugar de llevar Charlie Hebdo como cabecera, mostraba el nombre de Charia Hebdo. El nombre del editor habitual pasó a denominarse Muhammad. La portada mostraba un dibujo de Renald Luzier («Luz») en el que aparecía un hombre que llevaba un turbante, el profeta Mahoma, diciendo «100 latigazos si no te mueres de risa».


En la madrugada del 2 de noviembre, incluso antes de que este número saliera a la calle, debido a que fue presentado de forma anticipada en las redes sociales, la sede del periódico en el XX distrito parisino fue atacada y su sitio web, hackeado. Los ataques fueron rápidamente vinculados a la publicación del polémico número especial de la revista. «Charb», citado por Associated Press, indicó que el ataque podría haber sido perpetrado por «gente estúpida que no sabe qué es el islam» e «idiotas que traicionan a su propia religión». Mohammed Moussaoui, presidente del Consejo del Culto Musulmán francés, dijo que su organización repudiaba «el tono burlón del semanario hacia el islam y el profeta» pero reafirmaba «con fuerza su oposición total a todos los actos y formas de violencia». El primer ministro, François Fillon, y el ministro del Interior, Claude Guéant, expresaron su apoyo al semanario, al igual que la escritora feminista Ayaan Hirsi Ali, que criticó las manifestaciones en contra del periódico. 

Al año siguiente, la revista publicó una serie de caricaturas satíricas de Mahoma, incluyendo dibujos en los que el profeta se encontraba desnudo. Esto produjo días después una serie de ataques contra las embajadas de Estados Unidos en Oriente Medio, en respuesta a la supuestamente antiislámica película “La inocencia de los musulmanes”. El gobierno francés se vio obligado a cerrar embajadas, consulados, centros culturales y escuelas internacionales en unos 20 países árabes. La policía antidisturbios tuvo que rodear la sede del periódico para protegerla contra posibles ataques. 

El 7 de enero de 2015, a media mañana, hombres enmascarados y armados con rifles de asalto y otras armas entraron en las oficinas del semanario parisino “Charlie Hebdo”. Dispararon hasta 50 tiros, matando a 11 personas e hiriendo a otros 11 y gritando «Al·lahu-àkbar» (‘Dios es [el] más grande’) durante el ataque. También mataron a un oficial de la Policía Nacional de Francia poco después. Los asaltantes se identificaron como pertenecientes a la rama de Al Qaeda en Yemen, que asumió la responsabilidad por el ataque. Otras cinco personas murieron y otras once resultaron heridas en tiroteos relacionados que siguieron en la región de la Isla de Francia.

"Libert..."

Fuentes