miércoles, 25 de febrero de 2015

Lautaro: Un nombre que se convirtió en símbolo de la lucha emancipadora de América

Lautaro
Lautaro(1) fue un líder militar de la “gente de la tierra”, los mapuches,  que fue protagonista de la Guerra de Arauco en el actual Chile donde se enfrentaron a los invasores españoles en su afán de proteger su autonomía y soberanía. Lautaro derrotó y exterminó a las fuerzas españolas del Gobernador Pedro de Valdivia asentadas en territorio mapuche y hubiera sido capaz de expulsarlos de la zona mapuche completamente, pero murió durante una batalla y de ese modo se extinguió su genio militar. Algunas de sus tácticas del “toqui”(2) Lautaro son actualmente estudiadas en las academias de guerra de diversas partes del mundo.

El inspirador del nombre de la Logia que impulsaría la independencia de esta parte de América, nació en 1534. Era el hijo de un "Lonco" mapuche (jefe de tribu). Cuando el conquistador Pedro de Valdivia invadió Chile, lo capturó en 1546 junto a su familia, lo bautizó con el nombre de Alonso y se convirtió en un yanacona o sirviente personal de Don Pedro de Valdivia, conquistador español de Chile. El mapuche Lautaro aprendió las técnicas y las habilidades militares del ejército de los españoles mediante la observación a Pedro de Valdivia y a sus compañeros.  Después de tres años de padecimientos y humillaciones, Lautaro logró huir y que se lo reconociera como toqui y organizó militarmente a sus paisanos en un ejército rebelde de más de 8.000 hombres.

Lautaro escapó de su cautiverio del que había sido objeto por los españoles y se reunió con los mapuches como un adulto joven. Con los conocimientos que había adquirido, introdujo el uso de caballos por parte de los mapuche, y diseño tácticas de guerra para el combate contra los españoles. Atrajo a un gran número de pueblos guerreros mapuches y formaron un ejército nativo que podría luchar con éxito contra los conquistadores españoles. En el año 1553 los mapuches celebraron un asamblea o parlamento en que, dadas las crecientes fuerzas españolas y su decisión de permanecer en el territorio, se decidió que la guerra era necesaria para expulsarlos. El toqui Lautaro fue elegido líder supremo mapuche porque había servido como asistente de la caballería española, y conocía varias tácticas que permitan la infantería Mapuche derrotar a los conquistadores con su caballería. Se le considera a Lautaro un icono de la Guerra de Arauco y el primero en convocar la primera Asamblea General mapuche de Chile.


Campañas militares desplegadas por Lautaro

Batalla de Tucapel


Es una batalla que pertenece a la Guerra de Arauco, el 25 de diciembre del año 1553, entre los mapuches y las huestes españolas lideradas por Pedro de Valdivia en las lomas de Tucapel.

El líder mapuche Lautaro con más de 6.000 guerreros bajo su mando atacó el fuerte español Tucapel. La guarnición española no pudo resistir el asalto y se retiró a Purén. Lautaro se apoderó de la fortaleza, y pensó que los españoles de seguro intentarían retomarla. Esto fue exactamente lo que Pedro de Valdivia trato de hacer con una fuerza militar reducida, pero fue rodeado de forma rápida y masacrado por los mapuches. En Batalla de Tucapel Pedro de Valdivia sería capturado y luego ejecutado dándole de comer polvo de aquel oro que tanto le gustaba.

Después de la derrota de Tucapel, los españoles rápidamente reorganizado sus fuerzas, reforzaron sus fortalezas imperial para su defensa y abandonaron sus guarniciones que se encontraban en los confines de Chile para reforzar la Concepción. Sin embargo, la tradición araucana de largas celebraciones por las victorias, impidió que Lautaro explotara la debilidad de la posición española como él deseaba. No fue hasta febrero del año 1554 que logró reunir un ejército de 8.000 hombres, justo a tiempo para enfrentar una expedición punitiva al mando del conquistador español Francisco de Villagra.


Batalla de Marihueñu: en la sierra de Marihueñu, actualmente Cerro de Villagrán)

Lautaro escogió las colinas de Marihueño para luchar contra los españoles, y, posteriormente, organizó sus fuerzas en cuatro divisiones: dos tenían la misión de contener y desgastar al enemigo, otro se mantendría en reserva para lanzar un nuevo ataque contra los españoles para aniquilarlos, y el último grupo se encargaría de cortarles la retirada. Además, un pequeño grupo fue enviado a destruir el puente de caña que los españoles habían construido a través del Río Bío-Bío, lo cual perjudicaría alguna tentativa de retirada de Francisco de Villagra.

El ataque español rompió la primera línea mapuche, pero la acción rápida del tercer grupo mantuvo la posición araucana. Más tarde, las alas de esta división comenzaron a atacar los flancos españoles y la cuarta división ataco por la espalda. Después de horas de batalla, sólo un pequeño grupo de españoles fueron capaces de retirarse con vida.

Pese a esta nueva victoria, el caudillo mapuche Lautaro fue una vez más incapaz de aprovechar las oportunidades debido a las celebraciones y creencias de su pueblo "Admapu". En el momento en que llegó a Concepción la encontró abandonada por sus habitantes españoles que huyeron al sur, Santiago, Lautaro no pudo continuar la ofensiva con sus fuerzas restantes, y la campaña llegó a su fin como sus guerreros desmovilizados.

En Santiago, Villagra reorganizó sus fuerzas, y ese mismo año de 1554, partió de nuevo para Arauco para reforzar las plazas y fuertes imperiales de España, sin ninguna interferencia de los mapuches, ya que se había producido la primera epidemia de viruela traída por los españoles.

En 1555, la Real Audiencia en Lima, ordenó reconstruir la ciudad de Concepción. Lautaro atacó Concepción con 4.000 guerreros cuando se enteró de que estaba siendo reconstruido, puso a la ciudad bajo asedio, sólo 38 españoles lograron escapar por mar de la segunda destrucción de la ciudad de Concepción.


Batalla de Peteroa 

Después de esta acción, Segunda destrucción de Concepción, Lautaro planeó un asalto a la ciudad de Santiago, pero obtuvo escaso apoyo de sus tropas, que pronto se redujeron. En octubre del año 1556 llegó en su marcha hacia el norte del Río Mataquito, donde estableció un campamento fortificado en Peteroa. En la Batalla de Peteroa rechazó el ataque de las fuerzas españolas, primero bajo el mando del comandante Diego Cano y luego a las de Pedro de Villagra. Lautaro se retiró hacia el Río Maule, con los españoles en su persecución se vio obligado a retirarse más allá del Río Itata. Desde allí puso en marcha otra campaña con destino a Santiago.


Muerte del caudillo Lautaro

A pesar de mapuches se trasladaban en secreto, los hombres de la ciudad españolas estaban informados de su llegada y enviaron una pequeña expedición para retenerlos, ganando tiempo para advertir a Francisco de Villagra que regresara de su campaña en el sur. Los españoles se reunieron en el campo y, gracias a una traición de pobladores picunches (pueblo precolombino del actual Chile), hallaron el lugar donde los hombres de Lautaro estaban acampados. En los albores del 29 de abril del año 1557 los conquistadores españoles lanzan un ataque sorpresa en las colinas de Cauna, logrando una victoria decisiva en la Batalla de Mataquito. En esta Batalla el líder mapuche murió, después de la derrota del ejército araucano, la cabeza de Lautaro fue cortada y exhibida en la Plaza de Armas de Santiago.


Reconocimiento y Legado de Lautaro

El indio mapuche Lautaro es considerado un icono de la Guerra de Arauco y de la primera Asamblea General mapuche de Chile, por su estrategias revolucionarias y la responsabilidad de unir a los dispersos pueblos mapuches. Su nombre fue utilizado por Francisco de Miranda cuando fundó la Logia Lautaro, una sociedad para la independencia americana de finales del siglo XVII y principios del siglo XIX.

Estatua de Lautaro en la ciudad de Cañete (Arauco, Chile)

Lope de Vega le hace decir al espíritu de Lautaro estos versos dirigidos a su sucesor en la rebelión, el gran Caupolicán:

¿De qué sirve
la vida, Caupolicán,
si es sujeta, esclava y triste?
¿No es mejor la muerte honrosa?
Esto he venido a decirte
para que libres la patria,
pues en tu valor consiste.


Lautaro se convirtió en un protagonista clave en el poema épico "La Araucana" por Alonso de Ercilla, una pieza importante de la literatura acerca de la conquista española de América del Sur (Chile). Además, es también es tema de un poema del laureado Chileno Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda.

Él aparece como un personaje importante en la novela histórica "Inés del Alma Mía" escrita por Isabel Allende. Según Allende, Lautaro deliberadamente se dejó capturar por los españoles cuando era niño para aprender sus secretos, y no hizo ningún intento por escapar antes de que él sintiera que había aprendido lo suficiente para ayudar a su pueblo.

(1) Se han ofrecido distintas versiones sobre el nombre de Lautaro en mapudungun, idioma mapuche; para algunos sería Lawtraru y para otros Lewtraru, que significarían “carancho pelado” o “carancho veloz” –“traru” es el nombre de esa ave– Sin embargo, casi todas las fuentes más antiguas interpretan el nombre como “osado”, “audaz” por lo que es probable que su nombre estuviera asociado a la raíz “lef” 
(2)  Literalmente: “hacha”. Este título designaba a quienes reunían bajo su autoridad a varias comunidades para emprender conjuntamente acciones de guerra. Un “toqui” (usualmente llamado “cacique” o “caudillo” por los españoles) tenía autoridad solamente mientras duraba la guerra, por elección y delegación de los loncos de las comunidadas “confederadas” a ese fin