sábado, 17 de enero de 2015

Hijos de ¿Dios, o la evolución?

Inglaterra, siglo XVII, un hombre sorprendido, pasea la mirada entre el cuerpo del animal que yace sobre su plancha de disección, preguntándose si el animal que tiene frente a si, es en verdad un simio. Edward Tyson (1651-1708) fundador de la anatomía comparada, respetado y quien previamente comparó es estudio de la anatomía con una llave, capaz de abrir los secretos de los seres humanos, publicó el libro “Anatomía de un pigmeo”, un legado sobre las similitudes, entre aquel primate y los seres humanos, desde como están distribuidos los órganos de ambos seres, los pulgares oponibles y la constitución de su cerebro.

 


Así sin darse cuenta, Tyson daba un paso en las peligrosos senderos del origen del hombre, y empezaba a derrumbar el muro que la iglesia había interpuesto entre la ciencia y la fe, respecto a la superioridad del hombre sobre las demás criaturas con las que compartimos la Tierra.

Es enero de 1832, un hombre viaja dentro de un barco, el HMS Beagle, se siente mareado y muy triste por abandonar a su familia, parece que el viaje alrededor del mundo no sera tan placentero como esperaba, pero aun así lo llevara a cabo, sin siquiera imaginar que al terminar su travesía de casi 5 años, cambiara su vida para siempre, y al final, no solo la suya sino la de toda la humanidad.

Su nombre Charles Robert Darwin (12 de febrero de 1809 – 19 de abril de 1882) naturalista inglés, quien el 24 de noviembre de 1859, publico "El origen de las especies" dando por iniciado el estudio sobre nuestro origen desde el punto de vista científico, y es que, durante siglos se tomo como indiscutible la historia del Génesis y los 7 días de la creación de Dios, y durante el siglo XVI, los intentos por interpretar de manera diferente esta historia, se tildaban de herejías por la poderosa autoridad que tenia la iglesia en aquel tiempo.

La conservadora sociedad de esos días, consideraba que la teoría de Darwin degradaba al ser humano, ya que se contraponía a la idea de que el hombre era la culminación de toda la creación y que tenia como propósito gobernar todo bajo el mandato su dios creador.
Hubo sectores, principalmente eclesiásticos, que iniciaron una campaña en contra de Darwin y "su idea peligrosa" como algunos de ellos llamaban a los frutos de su trabajo.

Ni aun con esto, se pudo detener la gran revolución de ideas y los muchos descubrimientos que sucedieron al nacimiento de esta teoría, siendo así que, hoy aun esta en vista de todos, ya que algunos lo ven como la verdad, mientras que otros aun hacen bromas y se burlan de tal idea.

Aunque también dividió los pensamientos, creando dos ramas de tal afirmación, la que acepta que la evolución del hombre se dio sin intervención alguna de algún poder sobrenatural o un ser supremo y otra que acepta también que el hombre evoluciono, pero con ayuda divina. Se creo así también la teoría del Creacionismo, que daría pie a la teoría del Diseño Inteligente, de las que hablaremos después.


Mientras tanto, la moneda está en el aire, ¿somos "la perfección divina" depositados en este mundo para gobernarlo, o somos parte de un proceso evolutivo aún vigente que nos depara un futuro incierto? ¿o ambos? quizá ninguno.