domingo, 30 de agosto de 2015

30 de agosto de 1918 - En Moscú, antigua URSS, Lenin, Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, sufre un atentado. Una revolucionaria anarquista le dispara tres tiros, dos de los cuales lo hieren gravemente.

El 30 de agosto de 1918, Vladimir Lenin, líder del Partido Comunista de Rusia, fue gravemente herido por dos balas, pero sobrevivió. Había sido alcanzado por tres disparos con balas envenenadas al salir de la fábrica de Michelson, el 30 de agosto de 1918, donde hablaba a los obreros.


Desde el 7 de noviembre de 1917, Rusia era un país ocupado, donde reinaba el caos de la guerra civil. Después del golpe de Estado exitoso, Vladimir Ilich Ulianov, “Lenin”, inicia la construcción de un sistema dictatorial de gobierno, bajo el liderazgo de los cuadros del partido bolchevique. La oposición se suprime radicalmente.

Pero el entusiasmo se estaba enfriando. Además, reinó la guerra en Europa y parecía que los alemanes ganarían bien en el Este. El 9 de febrero de 1918, se firmó un tratado de paz entre Ucrania y Alemania. Ante el aumento de la presión sobre los bolcheviques, causando que Lev Davídovich Bronstein, más conocido como Lev Trotski o, en español, como León Trotski, como jefe de la delegación rusa, anunciara oficialmente la retirada del país de la guerra, e interrumpiendo las conversaciones de paz sin un acuerdo.

El Alto Mando del Ejército Alemán había ordenado que el ejército marchara hacia el este. El nuevo gobierno ruso, siendo inestable, tuvo que capitular y aceptar las demandas alemanas. El tratado de paz de 3 de marzo entre Rusia y el Imperio alemán, fue firmado por Lenin contra una enorme resistencia dentro del partido.

Los comunistas necesitaban paz externa, de modo que pudieran imponer internamente su revolución. El 17 de julio todos los miembros de la casa real, la familia del zar fue eliminada en Ekaterinburgo (Ver más)

Pero sólo seis semanas más tarde llegó el gran choque de la revolución. Lenin, el líder del Partido Comunista de Rusia, acababa de entrar en su coche después de una reunión con los trabajadores de una fábrica de armamentos. 

Lenin en 1918
A pesar de las heridas provocadas por los disparos en el atentado, Lenin sobrevivió aunque su salud se vio muy deteriorada, este atentado sería un factor fundamental para que seis años después en 1924, Lenin muriera. Sin duda, de no ser por la actuación de Fanya, Lenin hubiera vivido muchos años más y con él, el terror de su gobierno. Aún con la sacrificada acción de Fanya Kaplan, Lenin tenía bien atado y se guardaba en la manga su sucesión con dos candidatos forjados bajo su sombra; bien León Trostsky, el artífice de la matanza de Kronstad o bien, Stalin el atroz asesino del pueblo soviético. De principio a fin, la historia de la URSS está escrita con la sangre del pueblo ruso.

Aunque Kaplan lo negara, aparentemente el atentado no fue un hecho aislado, sino parte de un plan desatado por la reacción. Lenin no aceptó las recomendaciones de abstenerse de asistir a su encuentro con los trabajadores. Es el mismo día que otro eserista solitario ha asesinado a Moisei Uritsky el jefe de la cheka en Petrogrado. Los bolcheviques no se creen que sea una casualidad e interrogan a Kaplan buscando los responsables últimos de la conspiración. Pero no lo encuentran, Fanya Kaplan se reconoce eserista pero que detrás de ella no hay nadie. En su declaración horas después de haber atentado contra la vida de Lenin en 1918 dijo: 
"Mi nombre es Fanya Kaplán. Hoy disparé a Lenin. Lo hice con mis propios medios. No diré quién me proporcionó la pistola. No daré ningún detalle. Tomé la decisión de matar a Lenin hace ya mucho tiempo. Le considero un traidor a la Revolución. Estuve exiliada en Akatuy por participar en el intento de asesinato de un funcionario zarista en Kiev. Permanecí once años en régimen de trabajos forzados. Tras la Revolución fui liberada. Aprobé la Asamblea Constituyente y sigo apoyándola"

Fanya Kaplan, la anarquista que atento contra Lenin

Fanya Kaplan, hija de una familia de campesinos, había iniciado su actividad revolucionaria en grupos anarquistas y más tarde se afilió al PSR (Partido Social-Revolucionario), en 1906 participó en un atentado contra un funcionario del gobierno zarista y fue condenada de por vida a un campo de trabajo, en el que acabaría pasando once años hasta que la Revolución de Febrero de 1917 la liberó. 

Fanya Yefimovna Kaplan fue ejecutada el 3 de septiembre, tan solo cuatro días después de haber realizado el atentado. El 6 de septiembre se declara por vez primera el terror rojo y será contra los eseristas, los nuevos enemigos de la revolución. El decreto oficial que legitimó la represión en nombre de “la defensa de la revolución”, llevó al arresto y ejecución, sin juicio previo, de más de 800 opositores al régimen bolchevique y sería el preludio de la Gran Purga a finales de los años 30. 

Sirviera a los intereses que sirviera, la valiente voluntad de Fanya Kaplan demuestra cuán pronto viró la Revolución Rusa de ser una revolución, a ser un golpe de estado a los intereses de una oligarquía con ansias de poder, y nos demuestra también la imperiosa necesidad de usar todos los medios posibles para alejar a la revolución del cariz autoritario que estaba tomando

La historia de Fanya Kaplan es complicada, ella era un mujer de origen judío nacida en 1890 como Feiga Jaimova Roitman en la provincia ucrania de Zhytomir (Feiga en hebreo quiere decir pájaro). Cambió de nombre cuando sus padres marcharon a los EEUU y comenzaban sus primeros pasos revolucionarios, ligados a los anarquistas. Sus actividades sediciosas eran muy modestas llevar de un lado a otro bombas y literatura prohibida. La policía zarista la detiene con una bomba en Kiev, y es condenada a muerte en 1906 con los otros revolucionarios. Pero ella era muy joven, tan solo 16 años, y su pena es conmutada por la cadena perpetua.


Será en la cárcel donde trabe conocimiento con los socialistas revolucionarios, en particular con Mariya Spiridónova. Sus ideas cambiaran dejando el anarquismo y aproximándose a las de los eseristas. Más tarde, tras la revolución de febrero de 1917, Kaplan conseguiría el indulto. Pero sería una mujer que vagara sin rumbo y que solo se encontraba a gusto en compañía de sus camaradas de la cárcel.

También aprovechó el tiempo para recuperar prácticamente la vista que había estado a punto de perder, a pesar de lo que digan las reinterpretaciones revisionistas, que dicen que Kaplan era casi ciega y no pudo haber perpetrado el atentado contra Lenin.

En cualquier caso Kaplan siente que Lenin a traicionado a la revolución; se ha disuelto la asamblea constituyente dominada por los socialistas revolucionarios en favor de los soviets, dominados por los bolcheviques, se ha pactado la paz con los alemanes y siente que la guerra civil que asola al país es culpa suya. Y decide acabar con él.


Las dudas sobre la autoría del atentado

No hubo ningún testigo que haya visto realmente a Fanya Kaplan hacer los disparos. En 1906, había perdido por completo la vista, recuperándose parcialmente seis años más tarde. Pero era muy miope y, por tanto, inadecuada como asesina.

En el sitio del ataque a Lenin, fueron encontradas cuatro cápsulas de bala, a pesar de todos los testigos que escucharon tres disparos. También plantea la sospecha de que Fanya Kaplan ha confesado fácilmente su supuesta culpabilidad.

Un expediente médico del año 1922, cuando fue finalmente retirado la bala del hombro de Lenin. Seguramente, la bala no fue despedida de un revólver Browning, como la que la policía secreta habría encontrado en la bolsa de Fanya Kaplan y que afirmó se trataba del arma del crimen.

Por lo tanto, otro rumor se extendió desde entonces. El verdadero autor del atentado del 30 de agosto 1918 contra Lenin habría sido un hombre llamado Protopopov, jefe de una unidad de la Cheka -la organización predecesora del servicio secreto KGB- y estaría decepcionado con la revolución. Él también habría sido detenido en el lugar y ejecutado el mismo día. Kaplan estaría tratando, sin saber de su detención, de cubrirlo y habría "confesado" con el crimen.

De todos modos, el día 30 de agosto 1918 ofreció al líder de los bolcheviques pretexto oportuno para radicalizar aún más la caza de todos tus rivales. Entonces comenzó el "terror rojo". Las víctimas fueron principalmente miembros del Partido Revolucionario Social, que había obtenido en las elecciones un resultado mucho mejor que el Partido Comunista.

al anochecer del 21 de enero de 1924, Lenin falleció de un derrame cerebral. Por la noche se reunió el Pleno del Comité Central del Partido, y dirigió un llamamiento al pueblo:
"Ha muerto el hombre bajo cuya dirección combativa nuestro partido, envuelto en el humo de la pólvora, enarboló con mano recia la bandera roja de octubre en todo el país, barrió la resistencia de los enemigos y consolidó firmemente el dominio de los trabajadores en la Rusia zarista. Ha muerto el fundador de la Internacional Comunista (…) el amor y el orgullo del proletariado internacional, la bandera del Oriente oprimido, el dirigente de la clase obrera rusa".

Puede interesarle: