miércoles, 19 de agosto de 2015

1960: El "Incidente del U-2", resulta en una humillación para Washington

El 1 de mayo de 1960, el piloto de un avión espía U-2 estadounidense fue derribado mientras volaba sobre el espacio aéreo soviético. Las consecuencias sobre el incidente dieron lugar a la cancelación de la Cumbre de París programada para discutir la situación actual en la Alemania dividida, la posibilidad de un control de armas o un tratado de prohibición de pruebas, y la relajación de las tensiones entre la URSS y los Estados Unidos.

Ya en 1955, las autoridades de Moscú y Washington estaban preocupadas por las capacidades nucleares relativas de la Unión Soviética y los Estados Unidos. Ante la amenaza de que la carrera de armamentos nucleares representaba para la seguridad nacional, el liderazgo en ambos países da prioridad a la información sobre el progreso del otro lado. En una conferencia en Ginebra en 1955, el presidente estadounidense Dwight Eisenhower propuso un plan de "cielos abiertos", en el que se permitiría a cada país a realizar sobrevuelos de la otra para llevar a cabo inspecciones aéreas mutuas de las instalaciones nucleares y plataformas de lanzamiento. El líder soviético Nikita Kruschev  negó la propuesta, continuando la política soviética establecida de rechazar las inspecciones internacionales en cualquier forma. Mientras tanto, Kruschev  también afirmó que la Unión Soviética había desarrollado numerosos misiles balísticos intercontinentales, que sólo motivaron al Gobierno de los Estados Unidos a buscar nuevas maneras de verificar la evolución del programa nuclear soviético.

El programa avión espía U-2 surgió de estas preocupaciones. El U-2 fue un avión especial de gran altitud que podía alcanzar un techo de 70.000 pies (unos 21000 metros). Debido a que volaba a tales alturas, se pensó que sería posible que los aviones pasaran sobre la Unión Soviética sin ser detectado por el radar en el suelo. Era importante que los sobrevuelos no fueran detectados, ya que normalmente una invasión no autorizada del espacio aéreo de otro país era considerado un acto de guerra. Operado a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el primer vuelo sobre Moscú y Leningrado (San Petersburgo) tuvo lugar el 4 de julio de 1956. Los vuelos continuaron de forma intermitente durante los próximos cuatro años. Más tarde se reveló que los soviéticos siguieron los vuelos en el radar, y Estados Unidos perdió un avión sobre la Unión Soviética en 1959, pero como no había ninguna prueba definitiva de la conexión de los vuelos a los Estados Unidos, los soviéticos no plantearon la cuestión públicamente para no llamar la atención sobre la incapacidad Soviética para derribar los vuelos ofensivos.


El 1 de mayo de 1960, la situación cambió. En vísperas de la Cumbre de París y durante las vacaciones del Primero de Mayo, piloto de la CIA Francis Gary Powers despegó de una base en Pakistán con destino a otra base en Noruega, con su trayectoria de vuelo prevista transgrediendo más de 4000 km de espacio aéreo soviético. Cerca de la ciudad de Sverdlovsk Oblast en los montes Urales, Powers encuentra aviones de combate soviéticos, y su avión fue derribado. Se eyectó y descendió en paracaídas con seguridad al suelo, donde fue capturado por la KGB. El avión se estrelló, pero partes de él se recuperaron y se colocaron en exhibición pública en Moscú como evidencia del engaño estadounidense.


Aunque la captura de Powers proporcionó a los soviéticos la prueba concreta de que los Estados Unidos habían estado llevando a cabo los vuelos, no estaba claro de inmediato cuál sería el impacto para la Cumbre de París. La CIA aseguró al presidente que, incluso si el avión había sido derribado, que estaba equipado con mecanismos de autodestrucción que haría cualquier restos irreconocible y que el piloto había recibido instrucciones de suicidarse en una situación así. Con base en esta información, el gobierno de Estados Unidos emitió un comunicado indicando que el U-2 había realizado un vuelo de rutina, pero un mal funcionamiento de su sistema de suministro de oxígeno que había causado que el piloto perdiera el conocimiento y derivara sobre espacio aéreo soviético. 

El 7 de mayo, sin embargo, Kruschev reveló que Powers estaba vivo y no lesionado, y claramente no había perdido el conocimiento por la privación de oxígeno. Por otra parte, los soviéticos recuperaron el avión casi intacto, incluyendo el sistema de cámara aérea.

Se convirtió al instante evidente que la historia era una tapadera para un programa espía. Kruschev había comprometido públicamente a la idea de la "coexistencia pacífica" con Estados Unidos y la búsqueda de la distensión, por lo que desde su punto de vista, si el presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower negaba tener conocimiento del programa de espionaje y Estados Unidos se disculpara, él habría continuado la cumbre. El espionaje era común, y por supuesto, la Unión Soviética tenía sus propios agentes de informes sobre la evolución de los Estados Unidos. Eisenhower, sin embargo, se negó a emitir una disculpa formal a la Unión Soviética. El 11 de mayo, Eisenhower finalmente reconoció su plena conciencia de todo el programa y del vuelo de Powers en particular. Por otra parte, explicó que en ausencia de un acuerdo de "cielos abiertos", tales vuelos espías eran un elemento necesario en el mantenimiento de la defensa nacional, y que planeaba continuar con ellos.

La declaración de Eisenhower dejó a Kruschev en una posición difícil. Si no hacía nada, eso sería equivalente a reconocer implícitamente el derecho de los Estados Unidos para espiar. Pero cualquier acción que Kruschev tomara tendría el potencial para echar por tierra la próxima conferencia y sus grandes planes para una distensión soviético-estadounidense. En última instancia, exigió que Eisenhower ofreciera disculpas por los últimos vuelos y la promesa de suspenderlos como una condición previa para entrar en las negociaciones previstas en Alemania. La negativa de Eisenhower provocó que la delegación soviética abandonara París justo cuando la cumbre estaba a punto de comenzar.

Después de un extenso interrogatorio por la KGB, el 19 de agosto de 1960 Powers fue declarado culpable de espionaje y condenado a tres años de prisión y siete más de los trabajos forzados. 


En febrero de 1962, sin embargo, él y un estudiante estadounidense detenidos se intercambiaron por un espía soviético capturado, Rudolf Abel, cuyo verdadero nombre fue William August Fisher; actuó en EE.UU. entre 1948 y 1957, y fue partícipe destacado de los esfuerzos rusos para obtener secretos de tecnología atómica en el contexto de la llamada 'Guerra Fría'. Descubierto, arrestado y condenado a 30 años de prisión, fue finalmente liberado y repatriado a Rusia. Murió en Moscu en 1971 a la edad de 68 años. 

Aunque Eisenhower se negó a terminar el programa U-2, fue superado rápidamente por las nuevas tecnologías, como las imágenes de satélite reemplazando las fotografías aéreas. Por su parte, Kruschev abandonó sus intentos de cooperar con Eisenhower, optando en lugar de esperar a la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, elegido para el cargo en noviembre de 1960.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/1875520306007113

Puede interesarle



Fuentes
http://www.paralibros.com
https://history.state.gov
https://es.wikipedia.org
http://www.history.com