Translate

jueves, 2 de julio de 2015

2 de julio de 1839 - Tiene lugar una rebelión de esclavos ocurrida en el buque "La Amistad". La posterior absolución de los amotinados, a los que se considerarán víctimas de secuestro y no mercancías, será una importante victoria para el abolicionismo en América

El Amistad era un goleta española de esclavos que zarpó de La Habana, Cuba, el 27 de junio de 1839 con 49 hombres africanos y cuatro niños como cargo.. Unos 500 africanos habían sido secuestrados en Sierra Leona y transportados hasta La Habana, Cuba, (entonces colonia española) por el barco negrero portugués Tecora, donde fueron vendidos como esclavos


Sin embargo, el 2 de julio, uno de los africanos, de nombre Sengbe Pieh llamado Joseph Cinqué por los blancos, consiguió liberarse e hizo lo mismo con los demás cautivos. Los confinados, descubrieron los machetes que llevaban a bordo para cortar caña de azúcar y resueltos a tomar el control del barco mataron al capitán Ferrer y al cocinero del Amistad llamado Celestino, quien durante el viaje había asustado a los esclavos al describir cómo serían asesinados y comidos cuando arribaran a destino. En la lucha también murieron dos de los esclavos. Dos marineros escaparon en un bote. Sin embargo, perdonaron las vidas de los dos dueños de la carga humana a bordo, de apellidos Ruiz y Montes, quienes les habían prometido que conducirían la embarcación hacia África. También perdonaron al esclavo personal del capitán.

Obligaron entonces al resto de la tripulación a que modificase el rumbo para que los llevase otra vez al continente negro. Cinqué había notado que el barco que los trajo de Sierra Leona navegaba hacia donde se ponía el sol, por lo que ordenó a Ruiz y Montes que navegaran hacia la salida del sol, hacia África. Los africanos fueron engañados por el dueño de la goleta que dirigió el barco al este durante el día y al noroeste durante la noche, siendo conducidos hacia el norte con rumbo a la costa estadounidense, donde el barco fue avistado repetidas veces. Soltaron anclas a media milla de Long Island Sound, (Nueva York), el 26 de agosto. Algunos de los africanos fueron a la orilla a conseguir agua y provisiones, y la embarcación fue descubierta por el bergantín Washington de la armada de los Estados Unidos.

El teniente Gedney, que comandaba el buque, ayudado por sus oficiales y tripulación, tomaron la Amistad y a los esclavos bajo custodia, conduciéndolos al estado de Connecticut. Luego presentaría una reclamación por escrito bajo la ley de almirantazgo por el salvamento del barco, la carga, y los africanos. Gedney presuntamente eligió desembarcar en Connecticut porque, a diferencia de Nueva York, la esclavitud era técnicamente legal ahí (aunque extremadamente rara), y esperaba sacar provecho de los esclavos. Allí fueron encarcelados acusados de asesinato y piratería. Los dos tripulantes españoles supervivientes, José Ruíz y Pedro Montes fueron liberados. Gedney presuntamente eligió desembarcar en Connecticut porque, a diferencia de Nueva York, la esclavitud era técnicamente legal ahí (aunque extremadamente rara), y esperaba sacar provecho de los esclavos.

Los abolicionistas apoyaron la causa de los africanos, y el caso del Amistad se convirtió en un punto clave para el movimiento. Un grupo llamado “Comité Amistad,” conformado de varios abolicionistas prominentes, organizó un equipo legal, encontró intérpretes de Mende, lengua que se habla en Sierra Leona, y ofreció cuidados a los africanos. 

Luego de que una corte del circuito de Hartford dictaminara que no tenían jurisdicción, una corte de un distrito de Connecticut determinó en 1840 que los esclavos habían sido vendidos ilegalmente. 

El Presidente Martín Van Buren ordenó una apelación de la decisión inmediatamente después. Los abolicionistas persuadieron al ex Presidente John Quincy Adams para liderar el equipo de defensa durante el tercer y final juicio ante la Corte Suprema de los Estados Unidos Luego de dos años en los que la corte llegó a una decisión.

La Suprema Corte de los Estados Unidos en su histórica sentencia declaro: 
“José Cinqué, la cabeza y el alma del grupo, tenía una sola meta. No era piratear ni robar sino salvarse a sí mismo y a sus compañeros de una sujeción ilegitima. Nunca fueron súbditos de España. Estaban a bordo de La Amistad contra su voluntad. Solo deseaban liberarse de las cadenas para regresar a su hogar y a sus seres queridos. Al hacerlo, no cometieron ningún crimen por el cual los podríamos condenar de piratería”.
 No obstante, la decisión de la corte sobre el caso no fue realmente un ataque a la institución de la esclavitud. 

La Escuela de Leyes de la Universidad de Missouri-Kansas ofrece documentos legales, recuentos periodísticos, cartas, breves biografías de los acusados y el texto completo de la decisión de la Corte Suprema. 

La absolución de estos hombres ocurrió porque fueron considerados víctimas de secuestro y no mercancías. En Estados Unidos sólo podían ser considerados esclavos los nacidos de padres esclavos, ya que la importación había sido prohibida en 1808 y por tanto, los africanos eran hombres libres. Su caso tuvo efectos duraderos para Estados Unidos y para África porque galvanizó el movimiento abolicionista y polarizó aún más el Norte anti-esclavitud y el Sur con esclavos. Fue una importante victoria para el abolicionismo en América y uno de los acontecimientos que desencadenaron la Guerra Civil de 1861.

El caso, ampliamente publicitado en Estados Unidos, fortaleció al movimiento abolicionista. En 1840, una corte federal resolvió que el secuestro de los individuos en su tierra natal, y el posterior transporte, habían sido ilegales. Asimismo, en Estados Unidos sólo podían ser considerados esclavos los nacidos de padres esclavos, ya que la importación había sido prohibida en 1808; por tanto, los africanos eran hombres libres. La Corte Suprema de los Estados Unidos confirmó la sentencia el 9 de marzo de 1841.

Una vez libres, los 35 africanos sobrevivientes del “Amistad” zarparon desde el puerto de Nueva York a bordo del carguero “Gentlemen”, con destino a la ciudad de Freetown —creada precisamente para recibir a los africanos liberados de la trata internacional— en Sierra Leona. Volvían al África en 1842, tres años después de haber sido secuestrados de su tierra.

El caso del Amistad contribuiría al desarrollo de la cultura africano-americana. La liberación de los africanos también inspiró el trabajo misionero que llevaría la fundación de la Asociación Misionera Americana en 1846, que se convirtió luego en la sociedad abolicionista más grande y organizada en los Estados Unidos antes de la guerra. Y en Sierra Leona, la actividad misionera norteamericana eventualmente se convertiría en un movimiento nacionalista para conseguir la independencia.

Este caso sigue despertando interés público como símbolo de la lucha por la libertad. Los africanos habían ejercido su derecho de cualquier ser humano en un caso extremo a resistirse a la opresión, y a aplicar la fuerza contra la injusticia. En otras palabras, los hombres libres tienen un derecho natural de resistirse a la esclavitud. Si los negros hubieran sido reconocidos como esclavos legales de los ciudadanos españoles, habrían sido considerados propiedad, según explicaba el tratado de 1795, y devueltos a sus dueños pero no fue así.

Este suceso sirvió de inspiración para la película “Amistad” de 1997. Fue dirigida por Steven Spielberg, y contó con las actuaciones de Morgan Freeman como Theodore Joadson, Nigel Hawthorne como Martín Van Buren, Anthony Hopkins como John Quincy Adams, Djimon Hounsou como Cinqué y Matthew McConaughey como Baldwin. La película fue nominada a cuatro Oscars.

Sengbe Pieh (Joseph Cinqué) era el hijo de un jefe del pueblo de Mani en en Siera Leona. Había sido capturado por un miembro de una tribu africana a causa de una deuda sin pagar y llevado a una fábrica  donde fue vendido a un comerciante de esclavos español. Después fue revendido, enviado a La Habana y finalmente vendido a Pedro Ruíz y puesto a bordo del Amistad.
Había nacido alrededor de1813 en la población de Mani, en la región del Alto Mende, a diez días de marcha del Vai o Costa de las Gallinas. Se decía que era hijo de un jefe local y que estaba casado, que tenía un hijo y dos hijas. Sengbe, que era agricultor, un día de fines de enero de 1839 se encaminaba a su labranza cuando fue capturado por cuatro hombres en un ataque por sorpresa, quienes le amarraron al cuello la mano derecha. Lo llevaron a una aldea cercana, donde pasó tres días con un hombre llamado Mayagilalo, aparentemente el patrono de sus captores.

Mayagilalo, que había contraído una deuda con el hijo del rey vai Manna Siaka, le entregó en pago a Sengbe. Luego de pasar un mes en el pueblo de Siaka, Sengbe fue llevado a Lomboko, isla cercana a Sulina, en la costa de las Gallinas, célebre como centro de tráfico de esclavos, y vendido al negrero más rico de allí, el español Pedro Blanco, cuyas actividades habían enriquecido también al rey Siaka.

Cinqué fue reconocido como el líder de los esclavos durante la revuelta en el barco y después de los trámites y procedimientos legales pudo regresar por fin a África donde descubrió que su pueblo había sido destruido y que todos los miembros de su familia ya habían sido vendidos también como esclavos. 

Se lo idealizó mucho como héroe, aunque se decía que con el tiempo Cinqué llegó a amasar una pequeña fortuna, dedicándose irónicamente, también a la trata de esclavos. De todas formas, figura ahora en los billetes de 5000 leones de su país.
Añadir leyenda