Translate

lunes, 13 de julio de 2015

13 de julio de 1878 - Tratado de Berlín: las potencias europeas reordenan el mapa de los Balcanes. Serbia, Montenegro y Rumanía se convierten en países independientes del Imperio Otomano.

El Congreso de Berlín celebrado desde 13 de junio al 13 de julio del 1878, fue una asamblea diplomática de los representantes de varios estados europeos bajo la presidencia de Otto von Bismarck, Canciller de Alemania con el propósito de reorganizar la zona de los Balcanes tras la firma Tratado de San Stefano, que se puso fin a la Guerra Turco-rusa de 1877-1878. En este tratado Rusia había impuesto a Turquía una serie de condiciones territoriales extremadamente duras, como la independencia de un vasto territorio al norte que se llamó la Gran Bulgaria, la cual, en virtud del nuevo reparto territorial, llegó a ocupar gran parte de la península balcánica; así como armonizar los intereses de Inglaterra, Rusia y Austria-Hungría en la zona.

Estuvieron presentes el Reino Unido, el Imperio Austrohúngaro, Francia, Alemania, Italia, Rusia y el Imperio Otomano. Delegados de Grecia, Rumania, Serbia y Montenegro asistieron en las sesiones que trataban sobre sus estados, pero no eran integrantes del congreso.


Algunas potencias europeas, en especial Inglaterra y Austria-Hungría, se alarmaron por el aumento de influencia de Rusia y de los nuevos Estados independientes surgidos en la zona tras la firma del Tratado de San Stefano, por lo que presionaron para que se llevara a cabo una nueva revisión del tratado, preocupadas ambas por defender sus propios intereses en Oriente Próximo.

Inglaterra y Austria-Hungría invitaron a las demás potencias europeas implicadas a reunirse en Berlín, donde se acordó dividir la Gran Bulgaria en dos partes: la situada al norte de los Balcanes, y la del sur, que conformó la provincia otomana de Rumelia oriental. Armenia quedó bajo control del Imperio Otomano, pero las potencias firmantes vigilarían el cumplimiento de lo acordado en lo relativo a derechos y seguridad de la población. Austria-Hungría ocupó Bosnia-Herzegovina y Novi Pazar. Rumanía fue reconocida como Estado independiente, al igual que Serbia y Montenegro, Inglaterra se hizo con el dominio de la estratégica isla de Chipre y aseguraba a Francia e Italia la posibilidad de ocupar Túneza y Trípolitania (Libia). El gran perjudicado fue el Imperio otomano, ya que perdió la mayoría de sus territorios europeos. En cuanto a Rusia, obtuvo resultados muy inferiores a sus esperanzas. Aunque no se le despojaba propiamente de sus conquistas, puesto que se aceptó su ocupación de la Besarabia, pese a tratarse de un territorio reconocido como rumano, su prestigio sufrió un sensible golpe ya que hubo de renunciar a la creación de la Gran Bulgaria.

Europa luego del Tratado de Berlín de 1878
El tratado resultante, firmado el 23 de julio, modifica al Tratado de San Stefano con el que Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y el Imperio austrohúngaro no estaban conformes. Las conclusiones del Congreso de Berlín, obtenidas tras un difícil forcejeo de las potencias sobre uno de los territorios más espinosos y complicados de la política europea, los Balcanes, no fueron más que un típico ejemplo de la diplomacia positivista de la época que condujo a una solución de hecho, pero no de derecho. El objetivo marcado fue el de evitar una guerra a toda costa y, basándose en ese precepto, se desarrollaron las conversaciones. Se evitó la guerra y se logró mantener, siempre fuera de complicados equilibrios, el sistema de alianzas y la estabilidad de la balanza de poderes, que continuó determinada por las mismas fuerzas y en la misma proporción que antes. Pero la salida resultó sumamente artificiosa y forzada puesto que no sólo no resolvió las tensiones del complejo problema balcánico, sino que complicó aún más la situación y aumentó los irredentismos nacionalistas al adjudicar a los distintos Estados territorios correspondientes, desde el punto de vista étnico, a sus vecinos. Precisamente, y no por casualidad, fue en aquel debatido espacio donde saltaría la chispa que acabaría provocando la Primera Guerra Mundial.

.