jueves, 2 de abril de 2015

2 de abril de 1982, - en lo que se denominó "Operación Rosario", un grupo de tropas de élite de la Armada toma el control de las Islas Malvinas.

La Guerra de las Malvinas o Guerra del Atlántico Sur fue un conflicto bélico entre la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte que tuvo lugar en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur. 

"Operación Rosario"

El 2 de abril de 1982, en lo que se denominó "Operación Rosario", un grupo de tropas de élite de la Armada argentina desembarcó en Puerto Stanley y lo rebautizaron con el nombre de "Puerto Argentino", tomando de esta manera el control de las Islas Malvinas.

La operación interrumpía 149 años de un control absoluto de las islas por parte de los ingleses y sus descendientes. En 1833 las islas Malvinas, en al atlántico sur, son ocupadas por el comandante John James Onslow al mando de la corbeta Clio en nombre de Inglaterra desalojando en forma incruenta, pero bajo la amenaza del uso de la fuerza, al capitán argentino José M. Pinedo, a cargo de la gobernación, y a sus hombres . Desde entonces las gestiones diplomáticas en diferentes ámbitos han resultado infructuosas para lograr la restitución de las mismas.  (ver más detalles)

El operativo de desembarco había comenzado días antes en la base Naval de Puerto Belgrano cuando embarcaban las fuerzas militares con la misión de recuperar Malvinas. El 1º de abril la Armada con sus buques de transporte y navíos de guerra llegaban a las Islas, comenzando la maniobra de desembarco los 21 botes neumáticos que transportaban a los Comandos Anfibios y Buzos Tácticos hacia la costa.

El día 2 de abril de 1982 una importante número de efectivos militares argentinos movilizados a través de un sigiloso operativo con una fuerza naval integrada por el buque de desembarco Cabo San Antonio, el portaviones 25 de Mayo, los destructores Hércules y Santísima Trinidad, las corbetas Drumond y Granville, el rompehielos Irízar y el submarino Santa Fe, desembarca sorpresivamente en las Islas Malvinas (llamadas Falkland Islands por los ingleses), situadas a 700 kilómetros del continente, logrando -en forma deliberadamente incruenta para los habitantes de las islas-  la rendición de las autoridades británicas que encabeza su gobernador Rex Hunt luego de una fugaz resistencia por parte de marines británicos que ocasiona una de las primeras bajas, la del capitán de la armada argentina Pedro Giachino durante la toma de la gobernación.

Rex Hunt, Gobernador del archipiélago
Los marinos iniciaron su despliegue conformando dos grupos, uno, el más numeroso, al mando del capitán Sánchez Sabarots, que comenzó una larga marcha de 8 kilómetros hacia el cuartel de los Royals Marines en Moody Brook. El segundo liderado por el capitán Pedro Giachino, buscó la casa del gobernador Hunt, donde intimó al gobernador inglés la rendición, pero no hubo respuesta.

Giachino llegó entonces hasta la puerta de la gobernación, la que fue derribada, siendo heridos él y su subalterno García Quiroga, quienes pudieron ser retirados tres horas después de dicho lugar. Finalmente Hunt aceptó y ordenó la rendición de las tropas británicas.

Rendición de los marines británicos

El capitán Giachino moriría poco después en el hospital de Puerto Stanley, rebautizado Puerto Argentino, y García Quiroga, junto al cabo Ernesto Urbina, en muy grave estado, fueron evacuados hacia territorio continental.

Se abría allí un desgraciado capítulo de 73 días en el que morirían centenares de jóvenes argentinos y algunos miembros de la oficialidad, producto de una operación militar que sus responsables no pudieron o supieron medir, y que fue marcando día a día el desarrollo del conflicto y precipitando el final.


Pero no fue el 2 de abril donde había comenzado este triste episodio, ya que la decisión de proceder a la ocupación de las Islas había venido concibiéndose como un intento desesperado de los militares para consolidar el frente interno, de un régimen genocida que comenzaba a flaquear.

La guerra se desarrolló fundamentalmente entre el 2 de abril, día del desembarco argentino en las islas, y el 14 de junio de 1982, fecha acordada del cese de hostilidades en Malvinas, aunque posteriormente los británicos invadieron las Sandwich del Sur y el 20 de junio desalojaron las instalaciones de la Base Corbeta Uruguay de la Argentina, en el marco de la Operación Keyhole.

El origen de la guerra fue el intento por parte de la Argentina de recuperar la soberanía de las islas, a las que las Naciones Unidas consideran territorios en litigio entre Argentina y el Reino Unido, aunque éste último los administra y explota. Su descubrimiento es motivo de controversias; fueron ocupados alternadamente por España, Francia, Argentina y el Reino Unido (actualmente). Argentina considera que estos territorios se encuentran ocupados por una potencia invasora, y los considera parte de su provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. El saldo final de la guerra en vidas humanas fue de 649 militares argentinos (323 de ellos en el hundimiento del  A.R.A. “Manuel Belgrano” a causa del ataque del submarino nuclear HMS “Conqueror”), 255 británicos y 3 civiles isleños.

En el Reino Unido, la victoria en el enfrentamiento ayudó a que el gobierno conservador liberal de Margaret Thatcher saliera reelegido en las elecciones del año 1983.

En la Argentina, la derrota en el conflicto precipitó el fin de la Junta Militar del llamado Proceso de Reorganización Nacional que gobernaba el país. Posteriormente, en diciembre de 1983, se realizaron elecciones y se instaló un gobierno democrático.

Luego de más de tres décadas de acaecido el conflicto, las Naciones Unidas continúan considerando los tres archipiélagos con sus aguas circundantes como territorios con soberanía aún no definida, entre Argentina y el Reino Unido.

Incidente previo en las Islas Georgias  

El 19 de marzo, con motivo del desembarco de un grupo de operarios a cargo del empresario argentino  Constantino Davidoff contratados para el desguace de instalaciones en desuso en Puerto Leight , se enarbola una bandera argentina. Este gesto reivindicatorio de soberanía provoca un incidente con el personal británico, una posterior protesta formal de Gran Bretaña que en definitiva impone un plazo perentorio para su evacuación bajo amenaza de ser expulsados. (Ver más detalles) 

La situación lleva una semana más tarde el desembarco en Leight de una dotación militar proveniente del ARA Bahía Paraiso, inicialmente surto en las islas Orcadas. El día 3 de abril, ya consumada la ocupación militar de las islas Malvinas, se ocupa Grytviken con refuerzos transportados por la corbeta Guerrico produciéndose un breve pero cruento combate con una dotación de 22 Royal Marines desembarcados del buque Endurance. Las bajas argentinas ascienden finalmente a tres muertos y cuatro heridos lográndose finalmente la rendición del grupo británico el que sufre un solo herido.

ARA "Guerrico"

La flota británica en marcha

En lo que se considerará como un grave error de apreciación del gobierno argentino sobre los alcances de la reacción británica, la determinación del gobierno conservador de Margaret Thatcher de no consentir el acto de fuerza, hace naufragar los esfuerzos diplomáticos desplegados por los EE.UU. en carácter de incómodo mediador, del Perú encabezando a los demás países de la región y de la propia Argentina a través de las Naciones Unidas y de la OEA para forzar una salida negociada ante la inminencia de un enfrentamiento con una poderosa fuerza de tareas de la flota británica que navega desde Porthsmouth hacia el archipiélago compuesta por más de 110 buques de los cuales 42 son de guerra incluyendo portaviones y submarinos y transportando cerca de 28.000 efectivos.  La guerra estaba en marcha.



Puede interesarle: