miércoles, 22 de abril de 2015

Elián González, el "balserito" cubano

En 1999 la opinión pública estadounidense se estremeció luego de darse a conocer la historia de Elián González, entonces de 5 años, un "balserito" cubano que se vio involucrado en un dramático naufragio en el que su madre perdió la vida cuando trataban de ingresar de manera ilegal a los Estados Unidos.

La Ley de Ajuste Cubano, promulgada en 1996, asegura a los cubanos que arriben a los Estados Unidos por cualquier vía la posibilidad de residencia y facilidades laborales, lo que ha sido duramente criticado por los seguidores del gobierno cubano. Ahora residente de Cárdenas, en la provincia de Matanzas, al oeste de Cuba, el joven sobreviviente aseguró que sus derechos fueron violentados por la legislación norteamericana.
"Yo sufrí las consecuencias de esa Ley. También se me violaron derechos elementales que recoge la Convención sobre los Derechos del Niño: el derecho a estar junto a mi padre, el derecho a conservar mi nacionalidad, y permanecer en mi contexto cultural".
En noviembre de 1999 Elián es sacado ilegalmente de Cuba por su madre, Elizabeth Brotons, con el propósito de emigrar a los Estados Unidos. La tentativa de emigrar de la isla fue realizada en un pequeño bote de aluminio con motor defectuoso; este bote era operado por un cubano residente en Miami, novio de la madre de Elián, que solía introducir inmigrantes ilegales cubanos en los Estados Unidos a cambio de dinero. Durante la travesía la madre de Elián y otras diez personas mueren. El niño y otras tres personas sobreviven, después de varios días a la deriva, alcanzando las costas de la Florida en una cámara de neumático. Elián es rescatado por dos pescadores y entregado al servicio de Guardacostas de los Estados Unidos y luego entregado a unos familiares en el exilio residentes en "La Pequeña Habana" de Miami. Entretanto y desde la isla, Juan Miguel González se preguntaba dónde estaban su ex mujer y su hijo.

Conforme a las leyes estadounidenses y cubanas, el acto cometido por la madre de Elián puede considerarse un secuestro y ser objeto de sanción penal. Sin embargo, dada la práctica jurisprudencial estadounidense denominada "wet feet, dry feet" ("pies mojados, pies secos"), los cubanos que alcanzan las costas de los Estados Unidos pueden solicitar asilo político en ese país, mientras que los que son hallados en el mar son devueltos a Cuba (u ocasionalmente internados en terceros países que acepten concederles asilo).

Con estos ingredientes, el gobierno cubano y la oposición anticastrista provocaron la mayor crisis diplomática entre Estados Unidos y el régimen de Fidel Castro de los últimos años. Además, el caso del niño balsero se convirtió en un punto fundamental de los programas electorales de los políticos estadounidenses, en plena campaña.

En Cuba, el drama de Elián González tomaba carices políticos desde el principio. El régimen de Fidel Castro vio en el caso del "balserito" una oportunidad única para exaltar los valores patrióticos frente a la "opresión" estadounidense. Las habituales alocuciones de Castro se gueron encendiendo de rabia ante lo que los cubanos calificaron de "secuestro" de 'Eliancito'. En las calles de La Habana se sucedieron las manifestaciones exigiendo el pronto regreso del pequeño a casa. 

En Miami también fueron constantes las manifestaciones, desde la llamada "Pequeña Habana", los miembros del exilio cubano exigían que el niño balsero se quedara con ellos, argumentando que la madre de Elián quería un futuro mejor para él, lejos del régimen del que huyó.

Entre unos y otros estuvo la prensa, siempre atenta a los movimientos de ambos bandos. En las calles que rodean la casa donde residió durante meses Elián, reporteros y fotógrafos siguieron la saga día tras día. 

El padre de González, Juan Miguel, luchó para traerlo de vuelta a Cuba. El entonces líder cubano Fidel Castro lideró protestas masivas en Cuba exigiendo el regreso de González. El caso del niño se convirtió en un punto de disputa entre partidarios y opositores de la revolución de Castro.

Mientras los dos bandos lucharon por el resonado caso en los tribunales, las autoridades de inmigración de Estados Unidos decidieron poner a González en custodia de su padre, quien fue a Estados Unidos a abogar por el regreso de Elián.

Las autoridades estadounidenses (INS - Servicio de Inmigración y Naturalización) en primera instancia entregaron a Elián bajo la custodia de su tío abuelo, Lázaro, residente en Miami. Los parientes estadounidenses de Elián, y diversas organizaciones opositoras a Fidel Castro, sostuvieron que por el principio "dry feet" el niño podía adquirir estado de asilado político, que fue solicitado por los parientes a cargo de su custodia. Pero por otra parte, dado que la madre había sacado al niño de Cuba sin autorización de su padre, Juan Miguel González Quintana, el caso no implica sólo cuestiones de asilo político, sino también un conflicto relativo a la guardia de Elián.Las autoridades estadounidenses (INS - Servicio de Inmigración y Naturalización) en primera instancia entregaron a Elián bajo la custodia de su tío abuelo, Lázaro, residente en Miami. Los parientes estadounidenses de Elián, y diversas organizaciones opositoras a Fidel Castro, sostuvieron que por el principio "dry feet" el niño podía adquirir estado de asilado político, que fue solicitado por los parientes a cargo de su custodia. Pero por otra parte, dado que la madre había sacado al niño de Cuba sin autorización de su padre, Juan Miguel González Quintana, el caso no implica sólo cuestiones de asilo político, sino también un conflicto relativo a la guardia de Elián.

Después de numerosas negociaciones y discusiones el gobierno de Cuba, el Servicio de Inmigración y Naturalización y el departamento de Justicia estadounidenses acuerdan que la cuestión de la custodia prevalece y que el niño debe ser devuelto a su padre en Cuba. La Attorney General(ministra de Justicia) Janet Reno fija el 13 de abril de 2000 como último plazo para la devolución.

La polémica se intensifica, y la casa en que reside Elián en Miami es rodeada permanentemente por reporteros de prensa y televisión. Durante la mayor parte del verano de 2000 la controversia está presente en las noticias estadounidenses. El gobierno cubano, mientras tanto, organiza grandes manifestaciones públicas exigiendo la devolución.

La batalla llega al congreso estadounidense y a los tribunales federales. Los parientes de Elián, apoyados por militantes anticastristas, rehúsan cumplir el ultimátum del 13 de abril. El 19 de abril la Corte Federal de Apelaciones del 11° Circuito en Atlanta, Georgia, ordena que el niño no abandone los Estados Unidos hasta que se celebrase una audiencia sobre la apelación de la negación de asilo solicitada por sus parientes.

Cubanos anticastristas en Miami forman una cadena humana alrededor de la casa de los tíos de Elian con el propósito de impedir que las autoridades se lleven al niño.
El 22 de abril, después de fracasar las negociaciones con los parientes de Elián, el Departamento de Justicia ordena que Elián sea sacado por la fuerza de la casa en que se hallaba y entregado a su padre. Un numeroso grupo de agentes del INS vistiendo uniformes de combate y armados de subfusiles automáticos MP5 toma por asalto la casa. Una fotografía célebre, tomada por el reportero Alan Diaz de Associated Press (por la cual ganó un Premio Pulitzer en 2001) muestra a un agente del INS apuntando su MP5 a Elián y a Donato Dalrymple, uno de los pescadores que lo encontrara.

Agentes de migración de EEUU se llevan a Elián de casa de sus tíos, en Miami, en abril de 2000. / ALAN DÍAZ (AP)
El niño fue trasladado de inmediato a la base aérea Andrews de la USAF, donde pudo reunirse con su padre. Sin embargo, ambos debieron permanecer en los Estados Unidos hasta que los parientes de Elián hubieran agotado todas las instancias judiciales. El 1 de junio de 2000 la Corte Federal de Apelaciones del 11° Circuito falló en contra de la petición de asilo de Elián, indicando que el muchacho no tenía edad suficiente para solicitar asilo, y que sólo su padre podía hablar en su representación. La Corte Suprema de los Estados Unidos deniega una apelación en esa instancia, y finalmente el 28 de junio Elián y su padre regresaron a su hogar en Cuba.

Elián, tras reunirse con su familia en la base aérea Andrews de la USAF.
Algunos expertos de la época se preocupaban de que González sufriera toda una vida de trauma como resultado de la disputa, o que se convirtiera en una herramienta política para el gobierno cubano.

Tras el regreso de González a Cuba, el gobierno lo celebró como una victoria política, pero mantuvo a González fuera de la vista del público y rodeado de guardaespaldas del gobierno.

El caso tuvo un impacto innegable en la vida de González. Fidel Castro asistió a su séptima fiesta de cumpleaños. Su padre pasó de ser un camarero a miembro de la Asamblea Nacional del país.

Hasta su retirada por motivos de salud, en 2006, Fidel Castro asistió a algunos cumpleaños de “Eliansito” en Cárdenas y apareció con el niño y su padre en desfiles y conmemoraciones. A los 11 años, Elián pronunció un discurso en la Tribuna Antiimperialista de La Habana. A los 14, recibió el mentado carné de las juventudes comunistas. A los 15, se incorporó a la llamada Batalla de Ideas, una campaña de reafirmación revolucionaria lanzada por Castro cuando Elián estaba en Miami.


Al cumplir 16, coincidiendo con el décimo aniversario de su retorno, ingresó en la escuela militar. “Una década después de haber sido el juguete de los enemigos de la revolución”, escribió entonces el diario Juventud Rebelde, “lo vemos vestido de verde olivo, preparándose como oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias”. Hubo misa de celebración en La Habana a la que asistió Raúl Castro, ya presidente. Ahora estudia ingeniería en una escuela militar en Cuba

Elian González con Raúl Castro
Elián González, actualmente estudiante de Ingeniería Industrial, recibió en el año 2014 la medalla "José Antonio Echeverría" que otorga el Consejo de Estado a propuesta de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). La distinción le fue concedida junto a un grupo de 19 jóvenes reconocidos con órdenes y medallas estatales en reconocimiento a “sus aportes en los sectores de la salud, el deporte y la industria, así como en las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior, y por sus resultados en la docencia, la investigación y la participación en las tareas de la organización juvenil. 
 

González, quien dio un discurso a nombre de los condecorados, destacó "el compromiso de seguir el curso de la Revolución", llamó a los jóvenes a conocer las tradiciones y cultura del país y "adorar" a la isla para "contribuir con las transformaciones que requiere la sociedad"