martes, 28 de abril de 2015

28 de abril de 1947 - Del puerto de El Callao (Perú) parte Thor Heyerdahl en la balsa "Kon Tiki" buscando demostrar que los sudamericanos podrían haber llegado a la Polinesia

Thor Heyerdahl (1914-2002) fue un aventurero noruego y etnólogo que cruzó las fronteras de las disciplinas académicas y revolvió un montón de plumas en el proceso. Él teorizó que los sudamericanos habían visitado la Polinesia, no que fueran la fuente primaria de la población. Los estudiosos se burlaban de él y sostuvo que las embarcaciones de madera de balsa sudamericano no serían capaces de cruzar el Pacífico.



La expedición de la Kon-Tiki (1947):

Para demostrar la posibilidad de viajes prehistóricos desde Sudamérica con técnicas navales poco desarrolladas, el etnólogo noruego Thor Heyerdahl decidió recrear la posible travesía. Heyerdahl dijo que el propósito del viaje era sólo para poner a prueba la balsa: "No lo hicimos para probar que una vez  los indios lo hubieran hecho antes que nosotros mismos". Durante sus trabajos en la Polinesia había encontrado muchas similitudes en distintos aspectos de culturas separadas por el Pacífico. Llamó a la embarcación Kon-Tiki mezclando dos tradiciones: la de Con-Ticci-Viracocha, representante del Sol en la Tierra según la leyenda de los indígenas del lago Titicaca, y la historia de Tiki, nombre que la mitología polinesia daba al hijo del Sol. La vela llevaba pintada la cabeza del rey-sol según el modelo que se conserva en las ruinas de la ciudad de Tiahuanaco. Su teoría de la migración no quedó demostrada pero si probó las sorprendentes cualidades de las embarcaciones prehistóricas. El curso estable del viento y las corrientes fue el factor determinante para las grandes travesías. Debido a la rotación del planeta, los vientos alisios y la corriente ecuatorial han mantenido su comportamiento constante desde que el hombre existe. Las teorías de Heyerdahl ganaron adeptos tras las expediciones de las Galápagos (1953) y la isla de Pascua (1955-1956). Son muchas las coincidencias entre la cultura de las islas polinesias y la precolombina. Tanto en Polinesia como en Egipto como en la isla de Pascua, el Sol se llama "Ra". En la isla de Pascua se ha encontrado caña de totora. En 1970 la embarcación Ra II completó en 57 días los 5700 km entre Safi, Marruecos y las Barbados en el Mar Caribe.

La Balsa:

La rudimentaria embarcación estaba formada por nueve troncos de la selva de Quevedo en Ecuador. Se internaron en la selva y escogieron in situ 12 árboles cuyos troncos descendieron por el río Palenque. La balsa fue construida en dependencias de la Marina Peruana siguiendo la descripción de textos españoles. Tenía una vela cuadrada con la figura de una escultura polinesia dibujada. Si la balsa viraba demasiado de costado al viento la vela se volvía y la embarcación giraba completamente avanzando con la popa por delante. La espadilla medía 6 metros de largo. La madera de balsa resultó una excelente elección. No absorbió agua en exceso debido a las resinas que guardaba en su interior. No se utilizó ningún alambre para la sujeción de los maderos sino cuerdas que acabaron penetrando en la madera de balsa, con lo que no se produjeron roturas por rozamiento. El agua que entraba por la borda desaparecía con gran rapidez entre las uniones de los troncos.


Acompañaban a Heyerdahl Knut Haugland, Torstein Raaby, Herman Watzing, Erik y Berg Danielsson. El 28 de abril de 1947, tras el remolcador Guardián Ríos salieron de la bahía de Callao entrando en la corriente de Humboldt que trae masas de agua fría del Antártico y se desvía al Oeste al sur de la línea ecuatorial. Además de los 6 tripulantes a bordo viajaba un loro verde buen marinero cuya lengua nativa era el español y el sociable cangrejo "Joannes" que hacía compañía al hombre de guardia en la espadilla. Comieron muchos peces voladores fritos recogidos en cubierta y pescaron multitud de dorados y tiburones.

Atravesando cuatro mil millas marinas (6.437 km) del Pacífico desde Perú a la Polinesia, llegó a una isla deshabitada tras 101 días de navegación. La noche del 30 de julio vieron y oyeron muchas aves marinas. Tres días después de divisar tierra por primera vez, se dieron cuenta de que se dirigían hacia los arrecifes de Takume y Raroia. La corriente arrastró a la balsa hasta la penúltima de un grupo de islas de difícil acceso por causa de los arrecifes. Cuando el transmisor accionado por un generador manual fue perdiendo humedad, un radioaficionado de Colorado captó su mensaje que inicialmente tomó como una broma. Los 127 habitantes de la vecina isla de Raroia acogieron entrañablemente a la tripulación con quienes intercambiaron antiguas historias y leyendas de la Polinesia. La tripulación y la balsa fueron trasladadas a Tahití a bordo de la goleta Tamara.


Naufragio: 

Thor Heyerdahl, con un estilo claro y vivaz relata el naufragio en el arrecife de Fenua Kon-Tiki que consiguió atravesar sin bajas personales:
Aquellas horas fueron de terrible ansiedad, durante las cuales íbamos avanzando paso a paso, de costado, contra los arrecifes... Levantamos la cubierta de bambú y cortamos con nuestros machetes los cabos que sostenían las orzas de deriva. Fue faena difícil extraer los tablones, pues estaban cubiertos de una espesa capa de lapas. Con las orzas retiradas, la balsa no tenía más calado que el ancho de los troncos sumergidos y, por consiguiente, seríamos más fácilmente levantados sobre los arrecifes. Sin las orzas y con la vela arriada, quedó la balsa de costado y a merced completa de las olas y el viento... Las olas reventaban atronadoramente, lanzando espuma en el aire, y el mar se levantaba y bajaba con gran furia... Nadie estaba a popa, pues era allí donde se iba a recibir el primer choque. Tampoco eran seguros los dos estays que venían desde la parte alta del mástil hasta la popa, porque si el palo caía, podrían quedarse colgando fuera de la balsa sobre el arrecife.
Cuando nos dimos cuenta de que las olas ya habían hecho presa de la balsa, cortamos el cabo del ancla y nos quedamos libres. Una ola se levantó debajo de nosotros y sentimos que la Kon-Tiki era lanzada al aire. Había llegado el momento supremo; corríamos sobre el lomo de la ola a una velocidad tremenda; nuestra desvencijada balsa crujía y gemía, retemblando bajo nuestros pies.
Una nueva ola creció altísima detrás de nosotros, como una centelleante pared de vidrio verdoso; en el momento en que nos hundíamos, vino enroscándose como una garra gigantesca y en el mismo segundo en que la vi, inmensamente alta sobre mí, sentí un choque violento y quedé sumergido entre torrentes de agua. Sentí la succión en todo mi ser con una fuerza tan inmensa, que tuve que poner todos mis músculos a su máxima tensión y decirme a mí mismo: "¡Agárrate! ¡Agárrate!" Yo creo que en semejantes situaciones de desesperación, cuando el resultado es tan evidente, pueden ser arrancados los brazos antes que el cerebro consienta en desasirse. Entonces sentí que toda la montaña de agua iba pasando y aflojando de mi cuerpo su garra endemoniada... En un segundo todo el infierno estaba otra vez sobre nosotros y la Kon-Tiki desaparecía completamente bajo las masas de agua... La embarcación que habíamos conocido durante semanas y meses en el mar, ya no era la misma. En unos cuantos segundos, aquel agradable mundo nuestro se había convertido en los despojos de un naufragio.
La balsa chocó y fue succionada una y otra vez hasta que consiguió colocarse sobre el arrecife que encerraba la laguna interior de la isla. Procedieron rápidamente al salvamento de la carga antes de aparecieran las inciertas corrientes de la marea. El mástil con toda su jarcia quedó inclinado sobre el arrecife y la espadilla hecha astillas.
El arrecife se extendía como la muralla de una fortaleza sumergida ... La Kon-Tiki quedaba allá lejos sobre el arrecife, rodeada de la espuma del mar. Era un despojo, pero un despojo honorable.

Sobre viajes precedentes:

Hans Disselhoff (Presidente del Museo Etnológico de Berlín)
Una de las objeciones principales contra la comunicación entre América y la Polinesia y Asia es el poco desarrollo marinero de los indios (perfectamente demostrable). Este hecho sigue siendo absolutamente cierto, a pesar de la audaz travesía en balsa de Heyerdhal y sus compañeros. Su embarcación fue construida imitando a las balsas conocidas desde los días de la conquista, pero estaba equipada con aparatos de radio y otros elementos de comfort moderno. Alexander von Humboldt todavía vio en las costas del ecuador esta clase de balsas de madera ligera con vela sencilla y toldilla de caña de bambú. No cabe duda de que son embarcaciones muy marineras, pero se empleaban únicamente para el cabotaje, y sólo en un pasaje de las tradiciones de los incas se habla de un viaje en balsa algo importante realizado por el inca Tupac Yupanqui. Las islas que se dice que visitó no han sido identificadas nunca con seguridad. Heyerdhal y sus valientes compañeros de viaje tuvieron la suerte de llegar a una lejana isla del mar del Sur, gracias a una corriente marina favorable. El viaje de regreso en aquella misma embarcación jamás hubiera sido posible, ni siquiera suponiendo que la balsa no se hubiera estrellado antes, como, en efecto, sucedió. Si se quiere investigar las referencias que Heyerdhal hace a antiguas fuentes, se buscará en vano.[...] En realidad los grandes marineros eran los polinesios y no los indios y todas las corrientes de cultura se desplazaron de Occidente a Oriente. El parecido entre las esculturas de Tiahuanaco y las de la isla de Pascua, que Heyerdhal esgrime como armas de combate, sólo consiste en que en ambos casos se trata de monumentos monolíticos colosales. Toda comparación medianamente rigurosa en cuanto al estilo fracasa. Además, el mundo especializado no duda hoy ni un momento de que la isla de Pascua fue colonizada por polinesios procedentes de Occidente.

Heyerdahl escribió un best-seller que fue traducido a 65 idiomas. La versión cinematográfica de Kon-Tiki ganó un Oscar al mejor documental de 1951.

Heyerdahl tal vez demostró que los antiguos marineros pudieron haber navegado hacia el oeste a través del Pacífico, pero no demostrar que lo hubieran hecho. La mayoría de los estudiosos concluyen que las islas de la Polinesia fueron abordadas por el oeste, con base en la evidencia de la lingüística, la genética y la antropología cultural.

Aun así, la Kon-Tiki de Heyerdahl y aventuras posteriores en el Atlántico abren la imaginación académica y popular a la posibilidad de que algunos de nuestros antepasados pueden haber hecho viajes de aventura en muchos lugares mucho antes de que se sospechaba.