miércoles, 15 de abril de 2015

15 de abril de 1912 - Se hunde durante su viaje inaugural el Titanic, el barco "que ni Dios podría hundir"

Su viaje de Inglaterra a Nueva York empezó el 10 de abril de 1912 con mucha fiesta y con centenares de banderitas ondulando en los cables arriba del enorme barco de 269 metros de largo, 54 de alto y 27 de ancho. El grueso del acero de sus costados medía dos centímetros y medio, y abajo tenía dos capas de acero que en conjunto podrían resistir golpes muy fuertes. Llevaba un total de 2,227 personas incluyendo la tripulación de marineros y los muchos pasajeros. 


Entre los que querían participar en este primer viaje del lujoso barco se encontraban millonarios, hombres de negocios importantes, políticos, y mucha gente de la alta sociedad con sus sirvientes y criadas. Comían de la comida más rica y había orquestas y entretenimiento de toda clase. 

Su capitán, Edward Smith, contaba con 28 años de experiencia guiando y manejando naves grandes en altamar.


Este iba a ser el último viaje del capitán Smith, ya que se jubilaba a la llegada del Titanic a Nueva York. Todos tenían bastante confianza de que no había ningún peligro en el viaje.

Una mujer, supuestamente la esposa de Albert Caldwell, uno de los supervivientes del naufragio, contemplaba al personal de cubierta cargar el equipaje.
–¿Es verdad que este barco no se puede hundir?, preguntó.
–Así es, señora, ¡ni Dios mismo podría hundir este barco!, le contestó uno de los encargados, haciendo de esa frase todo un mito.
La mayoría de los pasajeros de primera clase que viajaban a bordo del Titanic eran los ricos y famosos de la sociedad angloestadounidense del momento. Por citar unos cuantos, el más rico de todos ellos era John Jacob Astor, de 47 años, que acababa de protagonizar un escándalo causado por su divorcio y su inmediata boda con una joven neoyorquina de 18 años. También se encontraba a bordo Benjamin Guggenheim, descendiente de una familia norteamericana dedicada a la minería y la metalurgia, y el matrimonio formado por Isidor e Ida Straus. Él era copropietario de Macy’s, los mayores grandes almacenes del mundo. Se estima que los millonarios que iban a bordo del Titanic representaban un capital total de unos 500 millones de dólares de la época.

El 14 de abril de 1912 el TIitanic navega hacia Nueva York en el quinto día de su primera travesía. Era el barco más lujoso de la época. Llevaba 2.227 personas ubicados  en 333 camarotes de 1ª clase de los cuales 12 eran suites, 207 y 222 cabinas en 2ª y 3º clase respectivamente.

El día anterior el barco Rappahanock ha advertido sobre la presencia de varios icebergs pero nadie presta atención. Son las 9 de la mañana y del barco Caronia llega otro aviso y otro más del Trasatlántico holandés Noordan, a las 11:40 hs.

A la 13:30 hs, el capitán muestra al presidente de la compañía dueña del barco un cuarto aviso del barco griego Athinai. Dice que hay inmensos icebergs en la ruta del Titanic. El capitán Smith consulta a J. Bruce Ismay, vicepresidente de la compañía, sobre la necesidad de bajar la velocidad del barco, pero este no lo aprueba porque deseaba hacer el mejor tiempo en su viaje inaugural.

Llega otra advertencia del barco alemán Amérika y a las 19:30 hs, el barco Californian, que va 50 millas adelante, anuncia el paso de tres icebergs gigantescos.

A las 21:40 hs llega el séptimo aviso del barco Mesaba. A las 22:55 hs el Californian envía el octavo aviso. A las 23:40 hs, los vigías ven un iceberg 450 metros al frente.  El primer oficial William Murdoch (El capitán no es encontraba en el puente) dio orden de virar a babor (izquierda) y luego invertir las hélices y dar marcha atrás. Con esto logró evitar el impacto frontal contra el iceberg, sin embargo esta maniobra no fue suficiente y el Titanic rozó su casco contra las aristas de hielo sumergidas. El impacto provocó que a unos cinco metros por debajo de la línea de flotación y por el lado de estribor saltaran los miles de remaches que unían el casco. La brecha, de unos 100 metros de longitud dejo al descubierto cinco compartimientos estancos por los cuales comenzaron a filtrarse 400 toneladas de agua por minuto. Lo irónico del caso es que si el barco hubiera golpeado al iceberg de frente, su sólida estructura habría resistido el impacto. Solo los dos primeros compartimentos se habrían inundado, lo que habría permitido al barco no solo no hundirse sino seguir incluso navegando. 

Comienza un drama que termina a las 2:18 hs del 15 de abril, cuando el Titanic se parte en dos y se hunde. 

Algunos afirman que las nefastas palabras pronunciadas por aquel empleado de la compañía desafiando el poder de Dios habían condenado al barco, como castigo a la arrogancia de los hombres, a no completar ni siquiera su primer viaje. “El barco que ni Dios podría hundir” naufraga y se lleva consigo 1517 personas. Es el mayor desastre marino hasta entonces.

Por otra parte, cierto es que la arrogancia fue tal vez la principal causa de la tragedia.. La decisión de continuar la marcha a toda velocidad a pesar de los avisos recibidos alertando sobre la presencia de los icebergs hoy resulta inconcebible, como la increíble circunstancia de que los botes eran insuficientes para evacuar a todas las personas a bordo.  En un principio, y sobre planos originales, estaba previsto que el Titanic llevaba  un total de 64 botes salvavidas, pero, finalmente, esta cantidad se redujo a 20, debido a que, la cubierta de paseo de primera clase quedaba demasiado estrecha para poder pasear y tomar el sol en ella, por este motivo se obligó a su diseñador a quitar  todos los botes de la segunda fila y así dejar más amplio el pasillo.

Sin embargo, difícilmente Dios podría condenar a más de 1500 personas a la muerte, incluyendo muchos niños absolutamente inocentes, para castigar los dichos de alguien que ni siquiera se encontraba a bordo. La inmensa mayoría de las víctimas eran los pasajeros de tercera clase, muchos de ellos habían utilizado todos los ahorros de su vida para embarcarse en el Titanic, con el fin comenzar una nueva vida en América.  Los que salieron mejor librados fueron los aristocráticos miembros de la primera clase. Obviamente, los botes eran para ellos.

Durante el hundimiento, quien había ordenado no bajar la velocidad, el vicepresidente de la compañía White Star, Bruce Ismay ayudó en la preparación y en la descarga de los botes salvavidas. En un momento dado, Ismay, quien estaba con otro pasajero de primera clase (William Carter), vieron que no había mujeres ni niños en las proximidades de la cubierta por lo que fueron invitados a ocupar un lugar en un bote salvavidas, ocupando el lugar de un oficial. Este incidente, de acuerdo con Ismay, lo atormentó por el resto de su vida, ya que aún había muchas mujeres y niños en el barco. Su sirviente personal, Richard Fry, y su secretario William H. Harrison, permanecieron en el barco y perecieron en el hundimiento. Ismay murió el 17 de Octubre de 1937


Los restos del Titanic estuvieron sumergidos en las profundidades del océano Atlántico durante muchos años. La evolución de la tecnología hizo posible que el 1 de septiembre de 1985 Robert Balard y Jean-Louis Michel localizaron el barco a 3.800 metros de profundidad, en las coordenadas 41º 43’ 35’’ N, 49º 56’ 54’’ W. No fue hasta el 14 de julio del año siguiente cuando una expedición, a cargo de la Institución Oceanográfica Woods Holes, logró descender por primera vez hasta el lecho marino.

El RMS Olympic, un poco más joven que el RMS Titanic, sirvió varios años como buque de pasajeros. En la Primera Guerra Mundial fue requisado por la Armada y fue utilizado como transporte de tropas. Sobrevivió a la guerra (lo que su hermano el Britannic no logró) y volvió al servició de pasajeros. Aproximadamente en 1935 se lo sacó de circulación. Tuvieron la idea de mantenerlo como un barco hotel, pero luego descartaron la idea, y al final lo desguazaron. Muchas de sus partes (cosas como los decorados) fueron reutilazados en hoteles o casas. El HMHS Britannic, el otro buque hermano, más joven que los otros, nació como buque de pasajeros, pero terminó de construirse recién durante la Primera Guerra Mundial, y fue requisado como buque hospital. Fue hundido por una mina en las costas de Grecia dos años después de su botadura. Tal vez por designio divino, treinta y dos personas murieron en la ocasión.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/1998445440381265

Puede interesarle: