Translate

domingo, 25 de octubre de 2015

Operación "Furia Urgente": La invasión de Estados Unidos a Granada

Granada (o Grenada) consiguió la independencia en 1974 y, en 1979, tras un período de gran inestabilidad política. En marzo de 1979, un grupo de líderes y militantes del New JEWEL (joya) Movement sigla inglesa de Joint Endeavour for Welfare, Education and Liberation, o sea Esfuerzo Conjunto por el Bienestar, la Educación y la Liberación. (NJM) comandados por Maurice Bishop, Bernard Coard y otros, derrocó al gobierno de de Granada. Dos meses antes había triunfado la revolución en Irán. Durante más de cuatro años, el gobierno del NJM implementó una serie de políticas públicas de orientación socialista.

El socialismo de Bishop y su cooperación con la Cuba comunista no fue bien recibido por las naciones conservadoras de la zona, como Barbados, Dominica y los Estados Unidos. Una disputa con el ala comunista, leal a Bernard Coard (del partido que estaba en el poder), hizo que NJM promoviera un golpe de estado. Las razones de esta autodestrucción son complejas. Existía un claro conflicto de personalidades entre las dos figuras principales del Movimiento: el carismático Bishop y el menos popular, pero más eficiente y enérgico, Viceprimer Ministro Bernard Coard. Algunos observadores creen que Bishop y su fracción dentro del partido eran esencialmente socialdemócratas, censurados y manipulados hasta la eliminación por un grupo de convencidos marxistas dirigidos por Coard.

Bishop (1944-1983), junto a Fidel Castro en La Habana
Gregory Sanders y Richard Vigilante, en el Prefacio a su libro titulado “Granada: la historia secreta”, describen los sucesos que llevan al fusilamiento de los dirigentes granadinos del NJM de la siguiente manera:
“La Revolución de Granada se destruyó a sí misma. Éste es un hecho fuera de duda. La ejecución sumaria del Primer Ministro Maurice Bishop y sus más cercanos colaboradores, acaecida el 19 de octubre de 1983, así como la masacre en que murieron indiscriminadamente docenas de ciudadanos granadinos que se habían congregado para escucharlo, no fueron acciones de la CIA, tampoco bandas mercenarias ni de ´contras´ nacionales, acerca de los cuales el NJM había estado advirtiendo a la nación durante cuatro años y medio, sino responsabilidad de los propios camaradas de Bishop en la dirección del NJM."
Los autores de este libro plantean en dicho Prefacio que sus opiniones no son ¨las del Departamento de Estado ni de cualquier otro organismo del Gobierno de los Estados Unidos de América.¨ Insisten en que las conclusiones son de su exclusiva responsabilidad. Así las cosas, concluyen lo siguiente:
¨Pero el fracaso del NJM tiene implicaciones que van más allá de Granada e incluso del ámbito caribeño. A despecho de las peculiares circunstancias y las debilidades humanas que configuraban la situación granadina, es innegable—y sumamente significativo—que el NJM estaba dirigido por revolucionarios fervientes, inteligentes y, en su mayoría, bien intencionados, que buscaron y consiguieron la ayuda de regímenes afines de todo el mundo, para aplicar los principios del ´socialismo científico´. A la luz de lo que revela la experiencia de Granada, ahora corresponde a esos regímenes demostrar que ellos mismos no han fallado del mismo lamentable modo en alcanzar los nobles objetivos propuestos por su ideología, con independencia de que hayan triunfado en su estrategia para hacerse con el poder"

Bernard Coard
A partir de julio de 1983 se profundizaron las divergencias entre los miembros de la cúpula dirigente. Bishop cada vez más aislado fue acusado de “oportunismo derechista” al tratar de convertir al NJM en un partido socialdemócrata y cuestionado por no estrechar las relaciones políticas e ideológicas con la Unión Soviética. A mediados de octubre fue encarcelado. Sus partidarios lo liberaron y organizaron la resistencia, pero fueron derrotados y Bishop asesinado.Este conflicto político tuvo como consecuencia además de la muerte del Primer Ministro Maurice Bishop, las de Unison Whiteman, Ministro de Relaciones Exteriores; Jaqueline Creft, Ministra de Educación; Vincent Noel, Vicepresidente Primero de la Central Sindical de Granada; Norris Bain, Ministro de Viviendas, y Fitzroy Bain, Secretario General del Sindicato de Obreros Agrícolas, a manos de los seguidores del Viceprimer Ministro, Bernard Coard.

La fracción victoriosa del NJM instauró un gobierno militar. La Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS) dispuso sanciones económicas y políticas a la isla y, aprovechando la situación, el presidente Reagan aprobó la invasión de Granada, la llamada "Operation Urgent Fury" (Operación Furia Urgente). No había nada improvisado. Previamente, dos años atrás, en agosto de 1981, tal invasión había sido ensayada en la isla municipio de Vieques bajo los nombres claves de ¨Ámbar y Ambarinas¨, dentro del marco de un ejercicio titulado ¨Ocean Venture-81¨-


La invasión

El 25 de octubre de 1983 alrededor de cinco mil soldados estadounidenses –apoyados por simbólicos contingentes de tropas de Jamaica, Barbados y algunos Estados miembros de la OECS– desembarcaron en la isla.

En la invasión real a Granada participó un grupo de combate de la Segunda Flota, conocida como la ¨Flota del Atlántico¨, encabezado por el portaviones ¨Independence¨, con una dotación de 70 aviones de combate; el portahelicópteros ¨Guam¨ con cinco navíos de escolta; y una unidad naval anfibia compuesta por cinco buques adicionales. Participaron, además, 1800 soldados de la Infantería de Marina. Otros 750 efectivos militares de la 82va. División Aerotransportada, fueron lanzados en paracaídas hacia el área de la zona donde trabajadores cubanos construían la pista de un nuevo aeropuerto. También participación en la invasión unos 300 soldados de otras islas del Caribe, utilizados como ¨pantalla¨ para justificar una intervención internacional que encubriera la agresión de Estados Unidos.

Portaaviones USS "Independence"
Desde hacía ya un tiempo en Granada se encontraban trabajando en la construcción de la pista de un aeropuerto varios cientos de colaboradores civiles cubanos. En repetidas ocasiones el gobierno de Reagan se había expresado contra el proyecto de construcción del cual participaban los cubanos alegando que sería ofrecerle un nuevo campo aéreo a la Unión Soviética en la región, lo que ponía en riesgo los intereses de Estados Unidos en el Caribe. 

Ante la inminencia de una invasión y ante la imposibilidad de Cuba organizar la evacuación de su personal destacado en isla de Granada, Fidel Castro, en su condición de Comandante en Jefe de Cuba, emitió instrucciones al personal cubano en Granada. A los asesores del Ejército y del Ministerio del Interior, les ordenó permanecer en sus puestos hasta nuevas órdenes y tratar de influenciar en lo posible en ¨la conducta del Ejército y los órganos de seguridad con el pueblo¨. También afirmó la deseabilidad de que el Gobierno de Granada llevara a cabo gestiones que disuadieran al gobierno de Estados Unidos de llevar a cabo una invasión al país, ¨ofreciendo y reiterando públicamente garantías de seguridad y facilidades totales para la evacuación personal de Estados Unidos, ingleses, etcétera.¨ 

No obstante, Fidel indicó por escrito al personal cubano, que ¨si la invasión se produce de todas formas, es deber de ellos morir combatiendo por difíciles y desventajosas que sean las circunstancias.¨ Seguidamente en la misma comunicación, instruyó al personal de construcción que trabajaba en la pista del aeropuerto, a continuar con sus labores, indicando de paso que dicho personal debía adoptar ¨medidas defensivas y fortificará en lo posible el lugar para estar prevenidos frente a una agresión exterior sorpresiva

La campaña internacional en denuncia a la invasión estadounidense de Granada recorrió el mundo en unas pocas horas. Las condenas a Estados Unidos no se hicieron esperar. Incluso en las Naciones Unidas se produjo una Resolución de condena a la invasión. En la isla de Granada, enfrentados ya a la realidad de una invasión, en cumplimiento a las órdenes emitidas desde Cuba por Fidel Castro, los trabajadores civiles cubanos defendieron como pudieron sus lugares de trabajo y su embajada. Tomada la pista por el personal militar de Estados Unidos, cientos de ellos que no fueron capturados en el lugar se desplazaron hacia otras áreas en el interior de la isla manteniendo por varios días con armamento ligero la resistencia a la invasión estadounidense.


Veinticuatro cubanos perdieron sus vidas y otros cincuenta y siete cubanos fueron heridos en los combates. Setecientos sesenta trabajadores cubanos en total fueron eventualmente repatriados a Cuba, incluyendo enfermos y heridos en combate. El número de bajas estadounidenses en la invasión fue de 18 muertos y 116 heridos. Cuarenta y cinco granadinos fallecieron, entre ellos 21 civiles víctimas de un bombardeo de la aviación estadounidenses contra un hospital de enfermos mentales.

El tema de la repatriación del personal cubano capturado en combate en Granada y prisionero en campos de concentración y el tema de los heridos, algunos de los cuales había sido llevados al Hospital de Veteranos en Puerto Rico, tomaría un tiempo. La devolución a Cuba del buque cubano ¨Vietnam heroico¨, así como la repatriación de los cadáveres de los combatientes cubanos y 13 granadinos caídos en combate no se produjo sino hasta el 13 de noviembre.

Después de la invasión, varios miembros del antiguo régimen fueron arrestados y condenados por el asesinato de Bishop y otras personas. Las penas de muerte fueron conmutadas por cadena perpetua y finalmente todos los prisioneros fueron liberados en 2010.

La crisis política granadina también fue utilizada por los gobiernos conservadores de la región para fortalecer su posición, debilitar a las organizaciones de izquierda en sus propios países y reconstruir la homogeneidad ideológica de la región.


Fuentes
http://www.redbetances.com/