martes, 17 de noviembre de 2015

17 de noviembre de 1989 - La brutal represión en Praga inicia la "Revolución de Terciopelo"

El 28 de octubre de 1939, con motivo del aniversario del surgimiento de la República Checoslovaca independiente en 1918, a las calles de Praga salieron miles de estudiantes checos para protestar contra la ocupación nazi. La manifestación fue reprimida brutalmente.

Durante los enfrentamientos resultó gravemente herido uno de los líderes estudiantiles, Jan Opletal. Varios días después falleció. Su entierro se convirtió en una manifestación masiva contra el régimen fascista. La reacción violenta de los ocupantes no se dejó esperar mucho tiempo. El 17 de noviembre de 1939 los nazis cerraron las escuelas superiores checas. Poco después fueron ejecutados nueve líderes estudiantiles y 1200 estudiantes fueron deportados al campo de concentración de Sachsenhausen.

Cincuenta años más tarde, el 17 de noviembre de 1989, en Praga se reunieron 15 mil estudiantes para rendir homenaje a Jan Opletal. La reunión, tolerada por el régimen comunista, fue concluida en el Cementerio de los Próceres, Sin embargo, la reunión no se limitó a homenajear a Jan Opletal. Los estudiantes se dirigieron posteriormente desde el cementerio al centro de Praga, para protestar contra la actitud antireformista de los altos dirigentes comunistas de entonces. A la marcha pacífica se sumaron muchos ciudadanos de la capital checa. Tan solo una semana antes cayó el Muro de Berlín y en los demás países del  bloque del este se abre el futuro hacia la democracia. Con la caída de la Cortina de Hierro en el otoño de 1989 termina la división de Europa. Se trata del hito más importante en la vida de varias generaciones.


En la Avenida Nacional, los estudiantes indefensos fueron acordonados por la policía que intervino brutalmente contra ellos. Unas 600 personas resultaron heridas. Al siguiente día, los estudiantes de las universidades de Praga se declararon en huelga, a la que se sumaron los actores de los teatros capitalinos. El 19 de noviembre fue fundado el Foro Cívico, movimiento que se convirtió en portavoz de los ciudadanos descontentos durante el proceso de los diálogos con los jerarcas comunistas. Se inicia así la llamada "Revolución de Terciopelo", que concluirá con el advenimiento de la democracia bajo un contexto de inestabilidad política a nivel europeo. 

Todo comenzó un 16 de noviembre en Bratislava en el que un grupo de estudiantes decidieron manifestarse para reclamar el respeto a la libertad política. La manifestación no había sido autorizadas por la policía, y las cargas policiales contra los manifestantes no se hicieron esperar, siendo estas de gran violencia. El día 17 del mismo mes los estudiantes decidieron volver a manifestarse contra el régimen que imperaba en el país, el régimen comunista. La respuesta de la policía volvió a ser contundente llegando a atacar a un gran número de manifestantes. Esto provocó que el número de manifestaciones en vez de reducirse fueran en aumento. De esta forma durante el 17 y 19 de noviembre de ese mismo año a las manifestaciones, les siguieron huelgas en cines y teatros. El 25 de noviembre las manifestaciones tuvieron su momento álgido, siendo el punto con mayor número de concentraciones la capital, Praga. 

Dos días después, el 27 de noviembre, se convocó una huelga general en la que se llegaron a paralizar colegios, medios de transporte, medios de comunicación e industrias. El gobierno se estaba quedando sin apoyo y viéndose en esta tesitura decidió pedir ayuda a la por entonces Unión Soviética para intentar sostener el régimen por la fuerza. La respuesta de la Unión Soviética dirigida por Gorbachov fue negativa. De esta forma el gobierno de Praga al ver inviable el envío de tropas a las calles para frenar las protestas de los ciudadanos decidió abandonar el poder. Casi un mes más tarde del inicio de los acontecimientos, el 10 de diciembre de 1989, Gustáv Husák que había estado al frente del gobierno durante 14 años dimitía como presidente de la por entonces Checoslovaquia.

Consecuencias de la Revolución

La principal consecuencia de la revolución fue la disolución del régimen comunista y el nombramiento ese mismo diciembre de Václav Havel como jefe de gobierno de Checoslovaquia.  La semilla de los futuros partidos políticos se encontraba en las asociaciones originarias que participaron en esas negociaciones: la checa Foro de los Ciudadanos y la eslovaca Sociedad contra la violencia; algunos de sus componentes que compartían ideología, fundaron después los partidos correspondientes.

A los representantes políticos checos y eslovacos no les fue posible encontrar un modelo favorable para las dos ramas del árbol: la nación checa y la eslovaca. Como consecuencia de ello, se planeó y se llevó a cabo una separación del estado conjunto checoslovaco .

Así, a partir del primero de enero de 1993, existen de forma independiente la República checa y la República Eslovaca. Ambos países compartían el objetivo de integrarse en las estructuras europeas tanto sociales como militares. No obstante la separación, las relaciones recíprocas entre los dos países son especiales gracias a la mezcla de la población, llevada a cabo a lo largo de casi 90 años de destino común.

El 12 de marzo de 1999 la República Checa se convertía en miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte . Actualmente, la República Checa es no sólo formalmente miembro de la OTAN o de la ONU. Sus unidades militares han tomado y toman parte en las misiones de Irák, Croacia, Kósovo, Afganistán y de muchos otros países.

El 4 de octubre de 1993 se firmaba en Luxemburgo el Acuerdo sobre la asociación de la República Checa con la Unión Europea, entrando en vigor el 1 de febrero de 1995. La República checa se ha convertido en miembro de la Unión Europea el primero de mayo de 2004 junto con otros nueve estados, culminando de esta manera el proceso de acercamiento a las estructuras europeas.

Actualmente, la República Checa es un país plenamente democrático con una estructura política estable y con creciente fuerza económica. Se están recogiendo ya los frutos de la transformación económica y la administración democrática del estado. Es evidente el mejoramiento del nivel de vida de sus ciudadanos, que ahora ya se va aproximando a los niveles de la Unión Europea.

Revoluciones de 1989 en otros países

La llamada Revolución de Terciopelo en Praga no fue la única que tuvo lugar durante ese año a nivel europeo. Países como Polonia, Rumania y Bulgaria tuvieron sus propias revoluciones, ello sin olvidar la caída del Muro de Berlín ocurrida también en noviembre de 1989.

En Polonia un movimiento organizado por el sindicato “Solidaridad” llevó al gobierno militar de Wojciech Jaruzelski a la disolución progresiva que ocasionaría la descomposición del sistema comunista en el país.

Rumania fue quizás el país con una de las revoluciones más violentas de ese año dado que la revolución de carácter civil fue apoyada por las fuerzas armadas.

El dictador rumano Nicolae Ceaucescu, el 22 de diciembre de 1989, durante su último discurso en la Gran Plaza de Bucarest. Ese mismo día sería arrestado y tras un juicio de dos horas, fusilado.
En Bulgaria el mismo día que los búlgaros supieron de la caída del Muro de Berlín, el 10 de noviembre de 1989, Zhivkov se vio obligado a renunciar a su puesto como secretario general de Comité Central del Partido Comunista en Bulgaria.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/1914850195407457