domingo, 16 de noviembre de 2014

16 de noviembre de 1945 - Se crea la UNESCO

En este día termina en Londres la  Conferencia de las Naciones Unidas para el establecimiento de una organización educativa y cultural  que comenzó el 1º de noviembre de 1945. Al final de la conferencia, varios  estados firman la Constitución que marca el nacimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La Constitución de la UNESCO , entra en vigor a partir de 1946 y es ratificada por 20 Estados: Arabia Saudita, Australia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, China, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos de América, Francia, Grecia, India, Líbano, México, Noruega, Nueva Zelandia, República Dominicana, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía. La primera reunión de la Conferencia General de la UNESCO se celebra en París del 19 de noviembre al 10 de diciembre de 1946. Participan en ella representantes de treinta gobiernos con derecho a voto.

Es un organismo dependiente de Naciones Unidas, cuyo objetivo primordial será, no ya la construcción de escuelas en países devastados o la publicación de hallazgos científicos, sino uno mucho más amplio y ambicioso: "construir la paz en la mente de los hombres mediante la educación, la cultura, las ciencias naturales y sociales y la comunicación". En suma, hoy en día la UNESCO promueve la cooperación internacional en materia de educación, ciencia, cultura y comunicación entre sus más de 190 Estados Miembros y sus varios Miembros Asociados.

La UNESCO obra por crear condiciones propicias para un diálogo entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos fundado en el respeto de los valores comunes. Es por medio de este diálogo como el mundo podrá forjar concepciones de un desarrollo sostenible que suponga la observancia de los derechos humanos, el respeto mutuo y la reducción de la pobreza, objetivos que se encuentran en el centro mismo de la misión y las actividades de la UNESCO.

Todas las estrategias y actividades de la UNESCO se sustentan en las ambiciosas metas y los objetivos concretos de la comunidad internacional, que se plasman en objetivos de desarrollo internacionalmente acordados, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Por ello, las competencias excepcionales de la UNESCO en los ámbitos de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación e información contribuyen a la consecución de dichas metas.

La misión de la UNESCO consiste en contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información.


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se fundó el 16 de noviembre de 1945. La UNESCO obra por crear condiciones propicias para un diálogo entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos fundado en el respeto de los valores comunes. Es por medio de este diálogo como el mundo podrá forjar concepciones de un desarrollo sostenible que suponga la observancia de los derechos humanos, el respeto mutuo y la reducción de la pobreza, objetivos que se encuentran en el centro mismo de la misión y las actividades de la UNESCO.

Todas las estrategias y actividades de la UNESCO se sustentan en las ambiciosas metas y los objetivos concretos de la comunidad internacional, que se plasman en objetivos de desarrollo internacionalmente acordados, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Por ello, las competencias excepcionales de la UNESCO en los ámbitos de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación e información contribuyen a la consecución de dichas metas.

La misión de la UNESCO consiste en contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información. 

La Organización se centra particularmente en dos grandes prioridades:
  • África;
  • la igualdad entre hombres y mujeres;
y en una serie de objetivos globales:
  • lograr la educación de calidad para todos y el aprendizaje a lo largo de toda la vida;
  • movilizar el conocimiento científico y las políticas relativas a la ciencia con miras al desarrollo sostenible;
  • abordar los nuevos problemas éticos y sociales;
  • promover la diversidad cultural, el diálogo intercultural y una cultura de paz;
  • construir sociedades del conocimiento integradoras recurriendo a la información y la comunicación.

En la actualidad, 776 millones de jóvenes y adultos –vale decir, el 16% de la población mundial adulta– son analfabetos. 

La UNESCO encabeza la acción mundial destinada a alcanzar estos objetivos movilizando las voluntades políticas y coordinando los esfuerzos de todos los interesados en la educación, entre otros los copartícipes en el desarrollo, los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y la sociedad civil. La UNESCO obra en todos los niveles educativos a fin de promover el acceso, la equidad, la calidad y la innovación por los siguientes medios:

  • ayudando a los países a formular y poner en práctica políticas de educación;
  • prestando especial atención a África, los Países Menos Adelantados (PMA) y los nueve países muy poblados –Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, Indonesia, México, Nigeria y Pakistán– en los que se concentran más de las dos terceras partes de los adultos analfabetos del mundo y el 40% de los niños sin escolarizar; 
  • elaborando manuales escolares y carpetas de formación para docentes y difundiéndolos, así como las mejores prácticas, todo ello en relación con una amplia gama de temas, desde el desarrollo sostenible hasta la educación sobre derechos humanos; 
  • promoviendo una respuesta global ante el VIH y el SIDA en el sector de la educación;
  • fomentando la adopción de medidas especiales para impartir educación en casos de conflicto y situaciones de emergencia; 
  • apoyando la elaboración de programas de enseñanza y formación técnica y profesional vinculados al mundo del trabajo; 
  • fijando normas de calidad para la convalidación de títulos de enseñanza superior; 
  • fomentando asociaciones entre actores de los sectores público, privado y no gubernamental.

Para acelerar la consecución de los objetivos de la EPT, la UNESCO se centra en tres grandes iniciativas en ámbitos de decisiva importancia: 

  • la Iniciativa de Alfabetización: Saber para Poder (LIFE), dirigida a los 35 países más necesitados; 
  • la Iniciativa Mundial sobre el VIH y el SIDA y Educación (EDUSIDA), destinada a promover e intensificar las tareas de prevención del VIH y el SIDA en la educación;
  • la Iniciativa para la Formación de Docentes en el África Subsahariana, que trata de resolver la gran escasez de docentes en esa región.

La Red del Plan de Escuelas Asociadas de la UNESCO (RedPEA), que se creó en 1953, agrupa a unas 8.500 escuelas y otras instituciones de enseñanza de 178 países. Actúa como laboratorio para la innovación, elabora programas de promoción de la educación de calidad y se ocupa de cuestiones como la protección del medio ambiente y el aprendizaje intercultural.

En el ámbito de la enseñanza superior se han creado más de 600 Cátedras y más de 60 Redes UNESCO en unos 125 países, con el fin de fomentar la investigación, la formación y la cooperación internacional.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/2140741676151640