Translate

martes, 4 de noviembre de 2014

4 de noviembre de 1780 - Tupac Amaru se alza en armas

En el Virreinato del Perú, el cacique José Gabriel Condorcanqui, conocido como Túpac Amaru, se alza en armas contra España.

El hombre que se le atrevió a uno de los imperios más poderosos de su tiempo se llamaba José Gabriel Condorcanqui y pasaría a la historia como Túpac Amaru. Nació el 19 de marzo de 1740 y era descendiente del último Inca, Túpac Amaru, que había encabezado la heroica rebelión de 1571 contra el virrey Francisco de Toledo.

Los caciques como él en tiempos de la colonia eran sostenidos por las autoridades españolas para que fueran útiles a sus fines y para ello les habían otorgado una serie de privilegios respecto de los demás componentes de sus comunidades. Sin embargo, por su función tradicional debía velar por el bienestar de sus miembros. Aunque muchos caciques eran funcionales a las autoridades, Condorcanqui presentó una petición formal para que los “indios” fueran liberados del trabajo obligatorio en las minas y los obrajes, verdaderos campos de concentración donde se obligaba a todos, hombres, mujeres, ancianos y niños a trabajar sin descanso. La Audiencia de Lima, ante la que presentó su reclamo no lo atendió y Condorcanqui comenzó a preparar la insurrección.

El 4 de noviembre de 1780, Tupac Amaru II, nombre que adoptó José Gabriel Condorcanqui como nuevo Inca, detuvo al Corregidor de Tinta, Antonio de Arriaga y lo obligó a firmar una carta en la que pedía a las autoridades que enviaran dinero y armas para combatir a los rebeldes. Le enviaron 22000 pesos, algunas barras de oro, 75 mosquetes y cientos de mulas, que pasaron inmediatamente a poder de los rebeldes. Arriaga fue ajusticiado el 9 de noviembre en la misma plaza en la que había torturado y enviado al cadalso a tantos inocentes.

El 18 de noviembre se produjo la batalla de Sangarará, en la que lo rebeldes derrotaron al ejército realista dirigido por Tiburcio Landa.

Luego de esta batalla, cometió el error de no marchar sobre Cuzco en busca de una negociación de paz, ocasión que fue aprovechada por los virreyes de Lima y Buenos Aires que unieron una fuerza de 17000 hombres al mando del general José Antonio Areche, quien finalmente derrotó a Tupac y lo capturó. Condenado a muerte junto a toda su familia el 18 de mayo de 1781

Posterior a la ejecución, un decreto del visitador general Areche, prohibió el uso de la lengua quechua, las ropas indígenas y la mención o conmemoración de la cultura inca y de su historia.