lunes, 15 de diciembre de 2014

Primer imperio de Mesopotamia: Los Acadios (2340 - 2190 a.C.)

Acadia es el nombre dado a una ciudad o región localizada en la zona superior de Mesopotamia, cerca del centro de la actual Badgad. Acadia logró su apogeo de poder entre los siglos XX y XVIII a.C., antes de la ascensión de Babilonia, además de representar el núcleo del reino de Nimrod en la tierra de Sinar

Los acadios eran Nómadas de raza semita, pueblos originarios de la Península Arábiga que empezaron a penetrar en los territorios al norte de las regiones sumerias, terminando por dominar las ciudades-Estado de la región alrededor del 2500 a.C. Antes de la conquista hubo una síntesis entre la cultura sumeria y acadia, que se acentuó por la unificación de ambos pueblos.

Los ocupantes asimilaron la cultura de los vencidos, aunque, en muchos aspectos, las dos culturas mantuvieran diferencias entre sí, sobre todo, en el ámbito religioso. La mayoría de ciudades-templo fueron unificadas por primera vez en el 2375 a.C. por Lugalzagesi, soberano de la ciudad-Estado mesopotámica Umma. Fue la primera manifestación de una idea imperial en la historia conocida

Fue uno de los pueblos más importantes de Mesopotamia, presentes en el área del norte de la región, en la que se incluía la ciudad de Kish. Hacia el 2340 a. C. Sargón fundó la ciudad de Akkad, Acad o Agadé en las proximidades de Kish, posiblemente al norte mesopotamico, aunque se especula que podría haber estado hacia la confluencia de los ríos Tigris y Diyala, en las afueras del actual Bagdad.

Sargon - Museo de Bagdad
Con el reinado del semita Sargón de Akkad termina el dinástico temprano. Este gobernante es la primera gran personalidad de Mesopotamia, siendo el fundador de la dinastía acadia. Conseguirá no sólo unificar todas las ciudades-estado de Mesopotamia sino también dominar parte de Siria, Asia Menor y el Elam iraní, es decir, será el arquitecto del primer gran imperio de la región.

Sargon se lanzó a la conquista de las ciudades sumerias del sur. Las conquistas anteriores de Lugalzagesi de Umma pudieron facilitar el camino del conquistador acadio, al encontrarse ya vencida la independencia de las distintas ciudades sumerias. El primero de los objetivos de Sargon fue Uruk, ciudad célebre por sus grandes murallas.

Sargón I deberá su triunfo, entre otros factores, a una nueva técnica militar. Sus tropas se arman con jabalinas, arcos y flechas, más eficaces que las pesadas lanzas de las falanges sumerias. Obra de Sargón es también la construcción de una nueva capital para su imperio, Akkad, y la instauración de un sistema imperial para dominar los territorios conquistados, según el cual gobernadores acadios dirigen la vida de las ciudades sometidas. También el acadio desplaza al sumerio como lengua oficial. Sin embargo, fueron constantes las revueltas y sublevaciones de los pueblos sometidos, una característica que se repetirá a lo largo de todo el periodo imperial acadio. 

La Dinastía de Sargón de Acad fue la primera a lo largo de la historia que consiguió el dominio sobre pueblos diversos culturalmente, con lo que se puede decir que constituyó el primer imperio de la historia. Sus conquistas dejaron una impronta imborrable sobre las generaciones posteriores, cuyas tradiciones le considerarían el mejor Monarca de la historia, el arquetipo de rey longevo y de gobierno eficaz. Se elaboraron leyendas que le otorgaban un linaje divino y las historias de sus conquistas circularon mucho más allá de las fronteras de sus dominios.

Poco después, el imperio acadio se elevó conquistando numerosas regiones vecinas y terminando por crear una fuerte civilización cuya extensión cubría todo Oriente Medio hasta el Mar Mediterráneo y Anatolia. Sargón, guerrero y conquistador, se aplicó a este título, siendo reconocido como ‘soberano de los cuatro rincones de la tierra’, en referencia a las ‘cuatro ciudades’ bíblicas (Babel, Erec, Acab y Calne) y en reconocimiento al éxito de la unificación de Mesopotamia. El imperio creado por Sargón se derrumbó después de un siglo de existencia, como consecuencia de las revueltas internas y ataques de los guti, nómadas originarios de las montañas de Zagros, en el Tigris superior, que atacaron a las poblaciones mesopotámicas dificultando la caza y el pastoreo. Alrededor del 2150 a.C.,

La unificación bajo un mando único de tan vastas regiones se tradujo en un gran desarrollo económico y artístico, abriéndose al comercio nuevos mercados y llegando a la región nuevas materias primas. La glíptica y la metalurgia alcanzaron gran desarrollo. Durante el Imperio Acadio se siguió la costumbre sumeria de levantar grandes Estelas, monumentos conmemorativos, en lugares especiales de las ciudades. Con estas obras se demostraba el poder el imperio y se publicitaban sus éxitos militares. 

Los Guti, gutis o gutu fueron un pueblo del este del Tigris, que habitaba los Montes Zagros a finales del tercer milenio a.C.; posibles ancestros de los kurdos, que desde el 2000 a. C. participaron en las luchas por dominar Akkad, reino una parte del cual llegaron a ocupar primero brevemente (2180 a. C.-2175 a. C.) y más tarde por más tiempo (2159 a. C.-2116 a. C.).

Imperio acadio
Dentro de 100 años que duro el imperio de Acad o acadio se derrumbo, casi tan rápido como se había desarrollado, anunciando así una era oscura. Al final del reinado de hijo del Naram-Sin, Shar-kali-sharri , el imperio se derrumbó abiertamente desde la invasión de bárbaros procedentes de los montes Zagros conocidos como "Los Guti". Recientemente se ha sugerido que la edad oscura al final de la período acadio (y primer período intermedio del antiguo egipto) se asoció con la aridez, que aumentan rápidamente y al no haber lluvias en la región del Cercano oriente antiguo, causo una global y centenario sequía. La caída del imperio acadio establecido por Sargón I parece haber sido tan repentino como su ascenso, y se sabe poco sobre el período Guti desde la caída de Akkad (2083 A.C) hasta el renacimiento sumerio (2050 a. C.)

Con todo, el respeto y veneración por el legado acadio y, en especial, la referencia a Sargón, serán una constante en Mesopotamia durante muchos siglos después de su caída. En el sur, las antiguas ciudades sumerias continúan su desarrollo, ya sin la dominación acadia, aunque se desconoce cuál fue la naturaleza de sus relaciones con los guti. Lagash parece ser la dominante en primera instancia, aunque será Utu-hegal de Uruk quien consiga expulsar a los guti. Un hermano de éste, Urnammu, rey de Ur, conseguirá dominar a las demás ciudades-estado y restaurar, en menor medida, el imperio acadio, aunque esta vez con capital en Ur. Este periodo es conocido como el de la III dinastía de Ur, abarcando entre 2047 y 1939 a.C. 



Pueden interesarle: