miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mesopotamia: En el camino hacia la civilización (7000 - 4000 a.C.)

Después del descubrimiento y de la amplia difusión de la agricultura y de la cría de animales domésticos, surgieron diferentes tipos de asentamientos en el Oriente medio. En algunos casos se trataban de pequeñas comunidades agrícolas, que se distinguían de sus predecesores por el empleo creciente de la cerámica, si bien las formas de vida cotidiana permanecían prácticamente inmutables, algunos grupos se mostraron más sofisticados en los objetos que fabricaban y usaba, así como en su organización social. Este desarrollo culminó con la importante transformación urbana que tuvo lugar en la Mesopotamia en el cuarto milenio a.C., evolución que sentó las bases de las sociedades modernas.

Los hallazgos arqueológicos de cerámica se hicieron tan frecuentes que los arqueólogos se acostumbraron a definir las culturas locales según el tipo de cerámica hallado, antes que por los útiles de piedra usados, que sirven para determinar períodos anteriores, La cerámica decorada es mucho más sensible a los cambios de la moda que la piedra tallada y es un indicador mucho más preciso sobre las características culturales y la datación cronológica.

Çatalhöyük 

Así, por ejemplo, se ha establecido un número de asentamientos en la meseta de Anatolia en la actual Turquía. Hacilar, Suberde y Can Hasan III son similares por su grado de civilización, pero ninguno de ellos es comparable al de Çatalhöyük, mucho más grande y mejor conservado. Ocupa doce hectáreas. Por desgracia, como en otros yacimientos arqueológicos, los estratos más recientes están muy erosionados, pero los estudios basados en el radiocarbono de los estratos anteriores cubren el período que va desde el 6850 al 6300 a.C.

Hassuna

Uno de los primeros focos de expansión fue el norte de Mesopotamia y se corresponde con en espacio que denominamos históricamente Asiria. Una región de piedemonte fragmentada por ríos y torrentes estacionales. El primer gran yacimiento estudiado se encontraba al norte de Mesopotamia y se llamaba Hassuna. La población de esta zona, hacia el 6.000 a.C. Se trasladó a esta región, descartando los focos originales, se trataba de espacios, con buenos pastos y tierra cultivable. Buscando una tierra que produjera agricultura, y con un cierto nivel de lluvias.

Este lugar, donde se identificó el primer gran tipo de cerámica mesopotámica, está situado a unos 14 km. de la actual Mosul (Irak), a orillas del Tigris, fue excavado a comienzos de los años cuarenta del siglo XX, por Seton Lloyd y Fuad Safar entre 1943 y 1944.

Hassuna se localiza en un tell (término que significa "colina" o "montículo", que sirve para designar un yacimiento arqueológico con forma de montículo de tierra que es el resultado de la acumulación y la subsecuente erosión de materiales depositados por la ocupación humana de un lugar durante largos períodos. Un tell consiste fundamentalmente en la acumulación de ladrillos de adobe y otros elementos constructivos, con una alta proporción de piedra o margas, así como una menor cantidad de restos domésticos. hasta el sudeste de Europa hacia el oeste. La palabra turca correspondiente es höyük, como en Çatalhöyük. La palabra se usa habitualmente como un término general arqueológico, particularmente en la arqueología del Próximo Oriente. En ocasiones se utiliza también como topónimo, esto es, como parte del nombre de una ciudad o localidad. El ejemplo mejor conocido de ello es el de la ciudad de Tel Aviv (en hebreo, "La colina de la primavera"), si bien Tel Aviv no se encuentra realmente sobre un tel. En el Próximo Oriente, a menudo una ciudad moderna se encuentra localizada en las cercanías de un antiguo montículo, muchas veces con un nombre de tell similar; por ejemplo, la ciudad de Arad (Israel) se halla a unos pocos kilómetros de una antigua colina denominada Tel Arad. La ciudad de Mosul, en Irak, está cercana a Tell Hassuna, uno de los yacimientos arqueológicos con evidencias más antiguas de cerámica en Mesopotamia. Un empleo más adecuado del término es el caso del tell de Akka, una loma sobre la cual se sitúa la actual ciudad israelí de Acre. En ocasiones la palabra tell se aplica erróneamente a un yacimiento arqueológico cuya forma no garantiza tal designación. El de Amarna, en el Egipto central, frecuentemente mal llamado Tell el-Amarna, es el mejor ejemplo de ello.)

Los niveles que se conrreponden con el periodo Hassuna son tres.

Nivel inferior:
Presenta características de neolítico pleno, con una incipiente cerámica, contenedores para granos, que evidencian una agricultura avanzada con excedentes. Los contenedores debieron ser utilizados como silos de almacenamiento. Son producciones muy toscas, de tacto rugoso, con degrasantes vegetales y grano grueso. Obviamente están fabricados a mano. Asociados a estos materiales aparece una pujante industria lítica de láminas y micriolitos, algunos podrían ser utilizados como dientes de hoz. Los hallazgos incluyen proyectiles de arcilla para hondas, azadas de piedra talladas, espiras de arcilla bicónicos para hilar fibras de lino o lana y cuentas de piedra grabadas que se han identificado como sellos de estampar.

Pese a ser agricultores y ganaderos, la economía se siguió completando con caza, pesca y recolección de vegetales salvajes.

Nivel Medio
Tras este primer nivel de ocupación, inmediatamente superpuesto, se aprecia un aumento de la población, que se materializa en la ampliación del espacio de habitación, los módulos de hábitats siguen siendo rectangulares, con divisiones interiores, habitaciones funcionando como almacén, y hogares en el exterior. Las estructuras continuaron siendo de tapial, pero mucho más consistente. Las habitaciones comienzan a estructurarse en torno a un gran espacio central multiuso, es posible que adosados tuvieran alguna especie de cercado para los animales domesticados, básicamente, ovicápridos. Las diferentes viviendas se articularon en un urbanismo desorganizado, compartiendo muros medianeros en muchas ocasiones.

La economía sigue siendo agrícola y ganadera, completándose con aportes de caza y recolección. Se mantienen los grandes contenedores de almacenamiento y la cerámica es más depurada, aunque los degrasantes siguen siendo vegetales y el grano grueso.

Niveles tardíos
El nivel de ocupación del periodo Hassuna, ya tiene una fuerte influencia Samarra, muy cernana en el espacio, que fue aumentando, paulatinamente, su espacio de expansión. Ya fuera por comercio directo o por aportes de población Samarra, esta gente ya convivió con la cultura mencioanda. Samarra va poco a poco diluyendo los elementos característicos del horizonte Hassuna, sin embargo no renuncian a su cerámica tradicional.

En estos niveles tardíos se produce un desplazamiento de la población, se asientan en niveles inferiores en altura, cerca del río, lo que hace pensar que no se debió practicar un sistema de regadío, o no se ha localizado vestigios de esta práctica. 

Samarra

La cerámica de las comunidades Samarra se identificó en  aldeas o pequeños poblados que estaban bien construidos, distribuyéndose desde el pie de monte de los Zagros hasta el Éufrates medio, en la actual Siria, marcando su límite septentrional en la zona de Mosul en las orillas del Tigris.

En los asentamientos de esta cultura fueron  identificados los primeros indicios de irrigación conocidos, a mediados del Sexto Milenio. Según se ampliaron los cocimientos de estas aldeas, poco a poco se pudo establecer un patrón de asentamiento partiendo de la zona de Mandali, al pie de los Zagros. 

Los restos de plantas de los asentamientos de Samarra incluyen  el trigo, cebada y lino. El tamaño de las semillas hace suponer que se empleaba un sistema de irrigación. El regadío incrementó continuamente las cosechas en las áreas de cultivo, y pudieron entonces mantener a una población más numerosa. La irrigación posibilitó por primera vez la agricultura en zonas que no recibían suficientes precipitaciones

Halaf

La cultura Halaf es un período arqueológico de la historia de Mesopotamia. Gran parte de sus características se han observado en el yacimiento de Tell Halaf, al que debe su nombre.

En el período 6500-5500 a.C., una sociedad agrícola surgió en el norte de Mesopotamia y Siria, que comparte una cultura común y produce cerámica que se encuentra entre las mejores jamás realizadas en el Oriente Medio. Esta cultura se conoce como Halaf, pues fue en el sitio de Tell Halaf en el noreste de Siria, donde fue identificada por primera vez. Los alfareros Halaf utilizaron diferentes fuentes de arcilla a las de sus vecinos y lograron una elaboración excepcional y elegancia del diseño con sus mercancías de calidad superior. Algunas de las cerámica policroma más bellamente pintadas se produjeron hacia el final del período de Halaf. Esta cerámica distintiva se ha encontrado desde el sureste de Turquía a Irán, pero puede tener sus orígenes en la región del río Khabur (Siria moderna). Cómo y por qué se extendió tan ampliamente es un tema de debate permanente, aunque el análisis de la arcilla indica la existencia de centros de producción y copiado regional. Es posible que tal cerámica de alta calidad se intercambiara como un elemento de prestigio entre las élites locales. La cultura Halaf también produjo una gran variedad de amuletos y sellos de diseño geométrico, así como una serie de figuras de terracota en su mayoría mujeres, que a menudo hacen hincapié en las características sexuales. Entre los sitios Halaf más conocidos destacan  Arpachiyah, Sabi Abyad, y Yarim Tepe, pequeñas aldeas agrícolas con edificios distintivos conocidos como “tholoi” Estas estructuras abovedadas redondeadas, con o sin antecámaras, estaban hechos de materiales diferentes en función de lo que estaba disponible localmente: Caliza piedras o barro y paja. La cultura Halaf fue finalmente absorbida por la llamada cultura Ubaid , con cambios en estilos de la cerámica y de la construcción.

Ubaid

En el período 5500-4000 antes de Cristo, gran parte de Mesopotamia compartía una cultura común, llamado Ubaid, tomando el nombre del primer sitio donde se encontró evidencia de ella.Esta cultura se originó en las llanuras aluviales planas del sur de Mesopotamia (Irak) en torno a la antigua 6200 aC De hecho, fue durante este período que los primeros pueblos identificables se desarrollaron en la región, donde se asentaron pueblos que cultivaban la tierra de riego y aprovechaban el pescado de los ríos y el mar (Golfo Pérsico). Las capas gruesas de sedimentos aluviales depositados cada primavera por las avenidas de los ríos cubren muchos de estos sitios. Algunas aldeas comenzaron a convertirse en ciudades y se centraron en los edificios monumentales, como en Eridu y Uruk. La cultura Ubaid se extendió además hacia el norte a través de la Mesopotamia, sustituyendo gradualmente a la cultura Halaf . Cerámica de Ubaid también se encuentra al sur, a lo largo de la costa oeste del Golfo Pérsico, tal vez transportado allí por expediciones de pesca. Figurillas de barro cocido, principalmente mujeres, decorados con ornamentos pintadas o apliques y cabezas de lagarto, se han encontrado en varios sitios Ubaid. Fichas de arcilla simples pueden haber sido utilizadas para la representación simbólica de los productos básicos, y los colgantes y los sellos de estampar pueden haber tenido un simbolismo similar,. Durante este período, el repertorio de diseños de sellos se expande para incluir serpientes, pájaros y animales con los seres humanos.


Pueden interesarle: