Translate

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Las batallas de Coronel y Malvinas (1914)

A mediados del otoño de 1914, la lucha en el frente occidental ya se dirigía a un punto muerto después de que la primera Batalla de Marne finalmente detuviera el avance alemán. Pero si los soldados británicos estaban pagando un alto precio en los campos del norte de Europa, su armada se vio impulsada por un temprano éxito en la Batalla de Heligoland Bight. El 28 de agosto, la flota británica, formada por submarinos y destructores, montó ataques contra patrullas alemanas frente a la costa de su base del Mar del Norte en Wilhemshaven. La batalla se libró en una confusión de niebla y neblina, pero terminó con tres cruceros alemanes y un destructor hundido. No se perdieron barcos británicos y, de regreso a casa, la batalla fue vista como una gran victoria: los barcos que regresaban eran recibidos por multitudes entusiastas y sus almirantes tratados como héroes. 

El imperio británico había gobernado las olas durante generaciones, por lo que la derrota en Coronel, frente a las costas chilenas dos meses después, envió ondas de choque a través de su imperio y más allá.

Los alemanes obtuvieron una victoria rotunda, hundiendo a dos de los cuatro barcos británicos con la pérdida de más de 1.600 vidas. Ni un solo marinero alemán murió.

No solo fue la primera derrota naval de la Primera Guerra Mundial en Gran Bretaña, sino que fue la primera en el mundo en más de un siglo, desde la guerra de 1812 contra los Estados Unidos.

Los británicos respondieron rápida y enérgicamente. Despacharon barcos desde el Mar del Norte hasta el Atlántico Sur y se enfrentaron a los alemanes en las Islas Malvinas cinco semanas después.

Esta vez, los británicos ganaron. Hundieron cuatro naves alemanas, matando a más de 1.800 marineros. Todos sus propios barcos sobrevivieron.

La Batalla de Coronel
La Royal Navy, con ayuda japonesa, había pasado meses buscando el escuadrón de corsarios que amenazaban el tráfico comercial del este asiático que se sabía que operaba al mando del almirante Spee en el Pacífico (Spee se había trasladado desde aguas lejanas del este una vez que Japón ingresó en la guerra), sin éxito.

von Spee
Maximilian Johannes Maria Hubert, Graf (conde) von Spee (nacido el 22 de junio de 1861 en Copenhague, Dinamarca, ingresó a la marina alemana en 1878, y en 1887-88 comandó el puerto en el Camerún alemán. En 1908 fue nombrado jefe de personal del Comando del Océano Alemán (Mar del Norte) y, a fines de 1912, fue nombrado comandante del Escuadrón del Lejano Oriente. Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, Spee estaba en las Islas Carolinas. La declaración de guerra de Japón contra Alemania (22 de agosto de 1914) lo llevó a abandonar sus planes de operaciones en aguas chinas y dirigirse a Sudamérica, después de bombardear Tahití el 22 de septiembre, 

Las noticias llegaron a los británicos, a partir de una comunicación de radio interceptada, a principios de octubre, revelando detalles de un plan ideado por Spee para aprovechar el envío en las cruciales rutas comerciales a lo largo de la costa oeste de Sudamérica. Patrullando América del Sur en ese momento era el Escuadrón de las Indias Occidentales del almirante Sir Christopher Cradock, que consistía en dos cruceros blindados, Good Hope (buque insignia de Cradock) y Monmouth, el crucero ligero Glasgow , y un mercante convertido, el Otranto .

Cradock
Oriundo de Yorkshire, nació en Hartforth Hall, cerca de Richmond, en North Yorkshire, en 1862. Fue enviado a la escuela de entrenamiento de oficiales de la Royal Navy en la costa sur a la edad de 12 años. 

La flota de Cradock no era de ninguna manera moderna o especialmente fuerte, y sin duda incompatible con la formidable fuerza de cinco barcos de Spee, liderada por los cruceros blindados Scharnhorst y Gneisenau más otros tres cruceros ligeros, todos modernos y eficientes. Sin embargo, se le ordenó tratar con Spee.

El 18 de octubre, Spee, después de haber oído hablar de la existencia en solitario del Glasgow, partió con los cinco buques de guerra de Valparaíso con la intención de destruirlo.

Cradock, que era consciente de que su envío fue superado por el de Spee, mientras tanto había estado esperando con la esperanza de refuerzos navales. En caso de que el Almirantazgo enviara solo la Defensa, un crucero blindado, y Canopus, un barco de guerra anciano, este último enviado desde Londres. Ninguno llegó a Cradock antes de que la batalla comenzara inesperadamente el 1 de noviembre de 1914.

Eventualmente decidió que no podía esperar más por los refuerzos retrasados, Cradock decidió navegar desde las Islas Falkland a un punto de encuentro predeterminado con el Glasgow at Coronel, este último había sido enviado allí para reunir información de inteligencia.

En este punto, el Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill, en Londres dio órdenes a Cradock el 28 de octubre ordenándole que se detuviera, a la espera de un posible refuerzo por parte de la armada japonesa. Es discutible si Cradock realmente recibió las instrucciones de Churchill; en cualquier caso, poco después ordenó a su escuadrón adoptar una formación de ataque.

Para Cradock había recibido noticias, nuevamente mediante una señal de radio interceptada el 31 de octubre, de que Leipzig, el crucero ligero más lento en la flota de Spee, estaba en el área. Inmediatamente ordenó a su escuadrón del norte que lo detuviera, y en su lugar se encontró enfrentando a toda la fuerza de Spee al día siguiente alrededor de las 4.30 p.m.

En esta etapa, es probable que la fuerza británica pudiera haber escapado navegando hacia Canopus, luego a unas 300 millas al sur; con la luz que falla, es probable que Spee haya perdido contacto con el escuadrón británico. En cambio, Cradock eligió quedarse y luchar; sin embargo, ordenó a Otranto que rompa la formación y huyera.

Con los mares difíciles (en detrimento de los británicos), Spee reaccionó sacando sus buques más rápidos del campo de tiro de Cradock; al atardecer con la luna recortando claramente la flota de Cradock, comenzó a bombardear la fuerza de este último, con el tercer ataque de Scharnhorst paralizando al buque insignia Good Hope; tanto el Good Hope como el Monmouth fueron destruidos poco después, sin que hubiera supervivientes.


El Glasgow y Otranto escaparon (aunque el primero sufrió cinco ataques). La flota propia de Spee había sufrido poco daño, y navegó posteriormente a Valparaíso para recibir una entusiasta bienvenida de la población alemana local.

Así terminó la Batalla de Coronel, 1.660 marineros británicos, incluido Cradock, habían muerto en el peor desastre naval de Gran Bretaña durante 100 años. Fue un golpe terrible que cuestionó el control británico de los mares. El Almirantazgo y su Primer Lord, Winston Churchill, criticaron las acciones de Cradock pero en un nuevo libro, Steve Dunn intenta restaurar la reputación de Cradock y demostrar que él no tuvo la culpa del desastre. 

Dunn ha pasado los últimos 20 años investigando tanto a Cradock como a los eventos previos a la desafortunada batalla. Dice 
"En gran parte ha sido olvidado y los historiadores que lo mencionaron generalmente siguieron la línea de Churchill de que desobedeció las órdenes, y quiero corregir eso"
A Cradock se le encomendó la tarea de interceptar un escuadrón alemán bajo el mando del vicealmirante Graf von Spee, que se temía causaría estragos en los barcos que llevaban suministros vitales de Sudamérica a Gran Bretaña. 

HMS Monmouth
Tenía dos cruceros más viejos, el HMS Good Hope y el HMS Monmouth, junto con un crucero ligero y un barco auxiliar, contra una fuerza alemana superior. Dunn dice que Cradock le había dicho a los superiores que necesitaba refuerzos, pero que tanto Churchill como el Almirantazgo le habían dicho que tenía suficientes recursos para hacer el trabajo. Dice Dunn:
"No quiero que la gente piense que este libro es un ataque contra Churchill, que se convirtió en uno de nuestros mayores líderes de guerra, pero en 1914 estaba al comienzo de su carrera naval y política y quería echarle la culpa a la catástrofe".
Parece que hubo cierta confusión sobre las órdenes de Cradock, y Churchill le dijo a sus colegas del gabinete que había sido "insubordinado". Casi una década después, en su libro The World Crisis (La crisis mundial), Churchill una vez más intentó identificar la responsabilidad de la calamidad en Coronel en Cradock: 
"No puedo aceptar que el Almirantazgo participe de la responsabilidad de este desastre". 
Pero durante su investigación, Dunn descubrió una cita de un sobreviviente de la batalla que dijo: 
"Sin importar cuán pesada sea la pluma de Churchill, no puede explicar el terrible hecho de que las autoridades de su país cometieron un error y no el almirante Cradock". 
Entre los que defendieron a Cradock estaba su amigo y ex almirante, Francis Bridgeman. Escribió una reprimenda picante a Churchill en 1923, que comenzó una guerra de palabras entre los dos hombres llevada en la prensa. Escribió una carta al Yorkshire Post en abril de ese año que llevó al periódico a publicar un editorial medido sobre la controversia. Finalmente, el furor se calmó y Cradock desapareció de la vista. Hoy, la gente podría preguntarse por qué Cradock decidió enfrentarse a von Spee a pesar de que sabía que casi con certeza terminaría en derrota, pero Dunn señala que no obedecer sus órdenes en la marina británica fue visto como un suicidio profesional:
"Cradock recibió órdenes de hundir a von Spee y le dijeron que tenía suficientes barcos para hacerlo. Cuestionó sus instrucciones, pero sus preocupaciones fueron ignoradas y no le quedó otra opción." 

La Batalla de Malvinas
A primeras horas del 4 de Noviembre, el cónsul británico en Valparaíso envió un telegrama al Almirantazgo con las noticias de la destrucción de la escuadra de Cradock, por lo que el Almirante sir John Arbuthnot Fisher tuvo que hacer frente a este problema para reafirmar el prestigio de la Royal Navy.

Luego de su breve escala en Valparaíso, la flota de Spee se reunió nuevamente en mar abierto con los demás cruceros. Se completó la concentración con el Baden, el Dresden y el Prinz Eitel Friedrich. El 15 de Noviembre Spee partió con el Scharnhorst, el Gneisenau, el Helicon, Dresden y Leipzig e hizo escala en la Bahía de San Quintín.

SMS Scharnhorst
Antes de partir, hubo una reunión a bordo del Scharnhorst con todos los oficiales superiores, en la que Spee, en contra de lo acordado en San Quintín de volver a Europa, decidió atacar las instalaciones portuarias de Malvinas; pese a las objeciones de casi todos los oficiales, que argumentaban que estaban a la mitad de municiones, por lo que habían gastado en Coronel. El 6 de Diciembre, Spee se adentró en el Atlántico.

Sturdee
Una vez que la noticia de la magnitud de la derrota británica y su consiguiente humillación llegó al Almirantazgo británico en Londres, el Almirantazgo decidió el alistamiento y envío inmediato un fuerte escuadrón naval al mando del Almirante Sir Frederick Charles Doveton Sturdee. 

Doveton Sturdee nació en 1859 en Lewisham, localidad cerca de Londres, y provenía de una familia con rancias tradiciones navales; Doveton Sturdee ingresó a la Royal Navy en julio de 1871 a la edad de 12 años en New Cross y luego como cadete en el buque-escuela Britannia, sirvió en la Estación Naval de las Indias Orientales, ascendiendo a guardiamarina en 1872. En 1880, fue ascendido a teniente después de especializarse en la Escuela de Torpedos en Portsmouth.

Sturdee sirvió desde 1887 a 1890 a bordo del HMS Bellerophon como oficial torpedero hasta alcanzar el grado de oficial instructor. En 1893 fue ascendido a comandante y enviado al Ministerio de Marina como Director de Artillería.

En 1897 fue enviado a la Estación Naval de Australia como comandante del HMS Porpoise, en 1899 fue mediador entre los intereses alemanes y estadounidenses por las islas Samoa. En 1905 fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la "Flota del Mediterráneo" y en 1907 es nombrado Jefe de Personal de nuevo en Portsmouth.

En 1910 Sturdee es promovido a contralmirante y en 1913 es ascendido a vice-almirante y nombrado comandante de flota de cruceros de la Royal Navy hasta el advenimiento de la Gran Guerra.

Al estallar el conflicto de 1914 Sturdee fue nombrado Jefe de Estado Mayor de Guerra bajo la dependencia del entonces Primer Lord del Almirantazgo, Luis de Battenberg.

Sturdee fue acusado de grave negligencia por ignorar las peticiones de ayuda del almirante Sir Christopher Cradock, quien reclamaba a Sturdee el envío de buques para reforzar su débil 4.ª Escuadra de cruceros livianos, la cual fue finalmente aniquilada por los alemanes en dicha batalla frente a las costas de Chile.

A petición de Winston Churchill, Sturdee en persona fue enviado a bordo del HMS Invincible con la única misión de destruir la agrupación alemana de Spee apenas se asomara en las Islas Malvinas, para ello contaba además con el crucero HMS Kent y el acorazado HMS Inflexible 

Apenas llegada las noticias de la grave derrota a Londres, Otra medida, fue emplazar el acorazado HMS Canopus para la defensa de Stanley, la capital de las Islas Malvinas. A donde llegó el 12 de noviembre, con serias averías en sus máquinas, por lo que se decidió vararlo como batería de defensa de costa en Stanley Harbour. 

HMS Canopus
El crucero de batalla HMS Invincible. Poseía una potencia de fuego, blindaje y velocidad netamente superior a cualquier crucero acorazado. El HMS Inflexible era de la misma clase. Su armamento principal eran 8 cañones de 305 mm y desarrollaba una velocidad de 25 nudos.
HMS Invincible
Así, cuando en la mañana del 8 de diciembre aparecieron los barcos alemanes, los británicos estaban preparados. El Canopus abrió fuego inmediatamente con sus piezas de grueso calibre y obligó a los cruceros alemanes a mantenerse a distancia. Los alemanes se acercaron al Kent, que había salido a dar batalla, pero en ese momento avistaron la flota inglesa y Spee decidió retirarse, ordenando a los dos buques que se unieran a la flota. A las 10 todas las unidades de Sturdee estaban a la mar. 

El 8 de diciembre de 1914, el escuadrón alemán de von Spee se aproximaba desde el sur hacia Stanley en una clara y tranquila mañana. Confiaba en encontrar ese pequeño enclave británico desguarnecido, desembarcar marinería y destruir las instalaciones de radio y abastecimiento de carbón de la armada británica, así como los buques que se pudieran encontrar allí fondeados. 

La oportuna intervención del veterano acorazado HMS Canopus contribuyó a la destrucción de la escuadra de cruceros de von Spee

Von Spee desconocía que el día anterior, el 7 de diciembre había arribado a Stanley un poderoso escuadrón británico. Los dos letales cruceros de batalla británicos se encontraban fondeados en las más profundas aguas de Port Williams, fuera de Stanley Harbour, donde se encontraban los cruceros acorazados. Casi todos ellos realizaban el reabastecimiento de carbón y la reparación de las averías producidas en tan larga singladura.

En Sapper Hill los británicos habían establecido un puesto de observación para el tiro de artillería del HMS Canopus, enlazado por teléfono. Gracias a la altura y excelente visibilidad reinante ese día, detectaron a gran distancia la escuadra alemana, pudiendo dar la alerta a los navíos británicos. Esto era de suma importancia, teniendo en cuenta que se emplearon cerca de dos horas para levantar presión de vapor. Desde Sapper Hill fueron guiados los cañones de 305 mm del HMS Canopus que abrieron fuego indirecto sobre los buques más adelantados el SMS Gneisenau y SMS Nürnberg, sin ocasionarles daño. La avanzadilla alemana proseguía su acción cuando llegó la orden de von Spee de suspender el ataque y retirarse. Así el almirante alemán perdió la oportunidad de destruir la flota inglesa inmovilizada en su fondeadero. 

Doveton Sturdee aprovechó muy bien dos errores tácticos del almirante alemán Maximilian von Spee, (quien demoró viarias semanas en la costa de Chile, y ya en estando en las costas de las Malvinas rehusó iniciar combate pese a sorprender desprevenida la flota británica surta en puerto y sin los fuegos encendidos), Sturdee logró engañar y hacer huir a la escuadra alemana de Puerto Stanley persiguiéndola, logrando destruirla en altamar decisivamente el 14 de diciembre de 1914, escapando solamente el SMS Dresden gracias a su velocidad. La escuadra de Spee había quedado casi completamente destruída. Las pérdidas humanas en el bando alemán fueron gravísimas - 2.040 hombres – incluyendo al propio Spee y sus dos hijos, oficiales también de la marina, contra sólo 6 bajas en las unidades británicas.

SMS Dresden
El Dresden mientras tanto logró escapar, refugiándose en el lado Oeste del Cabo de Hornos, en la bahía Sholl. La búsqueda del Dresden por lo buques británicos duró tres meses. El buque se refugió en la bahía Hewett hasta el 26 de Diciembre, luego en la bahía Weinachts donde se le unió el buque nodriza Sierra Cordoba el 19 de Enero. El 21 Berlín le ordenó volver a Alemania, pero su capitán, Lüdecke, decidió ir al área de Juan Fernández, donde hundió a un pequeño velero británico. El Dresden no tenía más carbón para salir a mar abierto por lo que se quedó allí.

El 14 de Enero tres buques británicos, el Glasgow, Orama y Kent, lo avistaron y como se había quedado en esta isla neutral más tiempo que las 24 horas autorizadas, rompieron fuego sobre el Dresden, el que retornó el fuego, pero en tres minutos había sufrido tanto daño que Lüdecke izó la bandera blanca. Los buques británicos pararon el fuego y enviaron un bote con un negociador. Mientras Luce hablaba con el Tte. Canaris (luego Almirante en la 2ª Guerra Mundial) Lüdecke detonó su arsenal mientras la tripulación abandonaba a salvo el barco, el que se hundió de inmediato.


¿Un intento alemán de conquistar y devolver las Malvinas a la República Argentina? 
El audaz intento de desembarco de von Spee dio lugar a una serie de interrogantes, que hasta el día de hoy no se han podido despejar. Algunos hechos podrían sustentar la hipótesis de que las intenciones alemanas eran mucho más ambiciosas que la mera destrucción de una estación radioeléctrica e instalaciones de abastecimiento de carbón. 

El escuadrón alemán se había reaprovisionado de carbón en proximidades del Cabo de Hornos, oportunidad en que von Spee reunió a los comandantes de sus cruceros. Fuentes históricas afirman que cuando el almirante alemán expresó su intención de atacar Stanley, éstos se opusieron aconsejando proseguir directamente hacia Alemania. ¿Qué llevó a este astuto marino alemán desechar una prudente propuesta? 

Otros datos aseguran que el 4 de diciembre de 1914, zarparon desde el Río de la Plata dos buques mercantes auxiliares de la Marina Imperial Alemana, el Mera y el Elinore Woermann. Estos vapores de carga transportarían en sus bodegas cemento, rollos de alambre de púas, equipo para construir trincheras y fortificaciones, así como provisiones. Habrían enfilado hacia las Malvinas, y regresaron nuevamente al estuario rioplatense el 11 de diciembre, tres días después de la pérdida del escuadrón alemán. ¿Si solamente intentaban destruir una estación de radio y seguir su marcha hacia Europa, que objeto tendría llevar grandes cantidades de material de fortificación? También se afirma que otros dos buques mercantes, en este caso para transporte de carbón, el Baden y el Santa Isabel fueron hundidos por la armada británica a 80 km de las islas durante la noche del 8 de diciembre. Otra enigmática presencia fue la del trasatlántico alemán Seydlitz, que se presume podría tener como misión el transporte de “voluntarios” proveniente de la comunidad alemana residente en Chile para un eventual refuerzo de la defensa de las Islas Malvinas 



25 años después
Un pequeño acorazado alemán llamado "Graf Spee" rondaba las aguas del Atlántico Sur. Los británicos llegaron a considerar probable un ataque a las Islas Malvinas en esos días, El comodoro Harwood comandaba la División de América del Sur, con base en Malvinas. Entre los objetivos probables, además de las Islas Malvinas, se encontraba el Río de la Plata y Río de Janeiro. 

El Graf Spee - 1939
Acertó en su elección adivinando que el Graf Spee se dirigía hacia el Río de la Plata, punto de origen de un impoertante tráfico de buques mercantes con destino a Gran Bretaña y lo enfrentó en la Batalla del Río de la Plata el 13 de diciembre de 1939. Solo cinco días después del 25 aniversario de la batalla de Malvinas, los barcos de la Royal Navy con asiento en el archipiélago se enfrentaban con el Graf Spee...

Aunque no lo derrotaron en combate, lo obligaron a buscar refugio en Montevideo, de donde no pudo salir de la trampa, debido a que ya no tenía sufientes municiones para enfrentar a la flota británica que estaría esperándolo a la salida del estuario; por lo que fue hundido por su propia tripulación. Ver el post "13 de diciembre de 1939 - Batalla del Río de la Pata"




No hay comentarios:

Publicar un comentario