Translate

domingo, 19 de abril de 2015

Los davidianos y la masacre de Waco

El 28 de febrero de 1993, el Departamento de Alcohol, Tabaco y Drogas de Estados Unidos comenzó el asedio contra el Mount Carmel Centre en Waco, Texas. Habrían de pasar 50 días para que, luego, el 19 de abril de 1993, el mundo contemplara en vivo, a través de la televisión, cómo el fuego devoraba el edificio central del rancho donde se concentraba la secta de los Davidianos, dirigida por David Koresh. Lo único que quedó ahí fueron cenizas y los restos quemados de cuerpos humanos. El FBI tomó por asalto la granja donde la secta conocida como los 'davidianos' almacenaba armas y explosivos. La Rama Davidiana de Adventistas del Séptimo Día, que se decían protestantes y "apocalípticos", surgida de un movimiento disidente de la conocida Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Los davidianos creen que, lo dicho en la Biblia, el don de profecía se manifestaría en el tiempo final de la historia de este mundo;
Joel 2-28:  Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. 
Consideran que este don se manifestó en Elena Harmond de White más conocida como Ellen G. White, quien desde el año 1844 hasta su muerte en 1915 afirmó recibir visiones y sueños provenientes de Dios para dirigir a su iglesia en los últimos tiempos antes del regreso de Jesús. A la bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo día de Rockford, Illinois y trabajó para la Iglesia Adventista del Séptimo día desde 1925 hasta 1930 como asistente de la dirección de Escuela Sabática, lugar donde desarrolló sus doctrinas que luego lo separarían de la iglesia madre. Ante el surgimiento de sus nuevas doctrinas entre 1930 y 1934 se intentó analizar con la Iglesia Adventista si esta daba cabida a sus interpretaciones bíblicas pero el Hermano Victor T. Houteff y la Iglesia Adventista del Séptimo Día no llegaron a un acuerdo por lo que el Hermano fue desfraternizado de la muerte de Elena White, muchos seguidores sintieron la llamada para sustituirla y proseguir con las supuestas manifestaciones de su don profético y amonestar a la iglesia remanente en el tiempo final; uno de los que consideran haber recibido este don profético fue Victor T. Houteff, un miembro de los adventistas del Séptimo Día que vivía en los Estados Unidos. Houteff nació en Raikovo, Bulgaria, el 2 de marzo de 1885, y murió en Waco, Texas el 5 de febrero de 1955. En 1919 fue Iglesia Adventista del Séptimo Día y este se dedicó a dar forma a una nueva organización (La Iglesia Davidiana – La Vara del Pastor) donde pudiera llevar adelante la enseñanza de sus nuevas creencias que decía le eran comunicadas por el Espíritu Santo. Se trasladó con sus seguidores a Waco, Texas donde construyó el Centro Monte Carmelo desde donde se dirigía la nueva organización.

David Koresh
Victor T. Houteff muere en Waco, Texas en 1955 y comienza una lucha sucesoria entre sus seguidores, desde la muerte de éste se hace cargo del grupo su esposa Florence Houteff. En 1959 ocurre una fractura del grupo surgiendo un nuevo grupo que no reconoce la autoridad de Florence Houteff que se autodenomina "La Rama Davidiana" (Branch Seventh-day Adventists) es elegido como nuevo líder de la organización el Hermano Benjamin Roden quien dirige el grupo hasta su muerte en 1978, pero por conflictos internos de la organización ésta se divide en dos grupos, uno seguidor de George Roden (Hijo de Benjamin) y otro a cargo del Hermano Vernon Howell quien se considera sucesor del Hermano Victor T. Houteff en el don profético y nuevo líder espiritual del movimiento Davidiano, ahora con nuevos poderes ya que se considera el sucesor espiritual del Rey David de acuerdo con lo profetizado por el profeta Isaías y en 1990 se cambia el nombre por el de David Koresh bajo el que dirige su grupo en el Centro Monte Carmelo.  Como líder de los Davidianos, Koresh afirmó que había descifrado el código de los Siete Sellos en el Libro del Apocalipsis, que predijo acontecimientos que condujeron al apocalipsis. Les dijo a sus seguidores que el Señor quiso a los Davidianos para construir un "Ejército de Dios". Como resultado, empezaron a acumular armas.

El 28 de febrero de 1993, el ATF (Departamento de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego) organizó una redada en el rancho de los Davidianos, en una zona rural cerca de Waco, Texas. La redada fue llevada a cabo debido a la supuesta presencia ilegal de armas en la propiedad, dando como resultado la muerte de cuatro agentes y cinco Davidianos. Los siguientes 50 días de cerco terminaron el 19 de abril, cuando el recinto fue consumido completamente por las llamas; el incendio mató entre 72 y 86 hombres, mujeres y niños, incluyendo a su líder David Koresh. El gobierno declaró que el fuego fue intencionadamente provocado por Koresh y sus seguidores como un acto suicida, pero los supervivientes aseguran que fue causado por las granadas de gas inflamable que el FBI arrojó al interior del edificio.

A pesar de que la tragedia tuvo lugar ante los medios de comunicación de todo el mundo, el asunto permaneció rodeado de misterio. Los errores y encubrimientos del propio Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos produjeron miles de teorías, los rumores de conspiración se esparcieron por todos lados, pero nunca quedó claro lo que ocurrió realmente dentro del complejo de Carmel.

Un periódico de Texas había investigado informes según los cuales Koresh había abusado de niños en el rancho y estaba en proceso de publicar una serie de alegatos cuando el grupo fue cercado. Koresh era abiertamente partidario de la poligamia, en su propio caso, y algunos otros miembros selectos del grupo también la practicaban. Su organización se denominó como “secta” debido a su estructura autoritaria. Supervivientes de la redada, antiguos miembros y familiares de los mismos han dado información muy diversa con respecto a las creencias, prácticas y conducta del grupo.

Se asegura que estas personas tenían una gran cantidad de armas automáticas, cuya posesión está permitida por la ley de Texas, y efectuaban prácticas de tiro. En 1992, las autoridades federales, tras recibir información de que estaban produciendo ametralladoras, decidieron abrir una investigación. A final del mismo año, sospechando que la secta había convertido ilegalmente armas semiautomáticas en automáticas, se abrió una caja destinada a los Davidianos que resultó contener granadas de mano. La caja volvió a ser cerrada y entregada, pero se usó como prueba para obtener una orden judicial contra la secta.

El hecho de que se negase el acceso a las cámaras al interior del edificio después de que se extinguieran las llamas, ha llevado a muchos a cuestionar seriamente los motivos del FBI. El Buró Federal de Investigaciones asegura que no se permitió la entrada debido al peligro de explosivos en el incendio y de posibles armas de fuego de los miembros supervivientes.




Las autopsias revelaron que algunas de las mujeres y niños encontrados bajo los restos de un muro de cemento de un almacén murieron de heridas en el cráneo. El muro fue derribado por uno de los tanques que penetró la estructura, mientras esparcía químicos no letales. Fotografías de algunas de las autopsias muestran cuerpos de niños en poses espásmicas, más parecidas a las provocadas por intoxicación por gas.

Puede interesarle: