Translate

viernes, 21 de noviembre de 2014

Grandes farsantes de la historia.

“Más vale ser vencido diciendo la verdad, que triunfar por la mentira”
Mahatma Gandhi



Una mentira es una expresión que resulta contraria a lo que se sabe, se piensa o se cree. El término suele utilizarse en oposición a lo que se considera como una verdad, por lo tanto, implica una falsedad.

También es mentira el acto de la simulación o el fingir. Por ejemplo: si alguien atropella a una persona y huye del lugar sin ser identificado y, después de un tiempo, regresa y se mezcla con los curiosos y finge indignación por lo ocurrido, está mintiendo a todos aquellos ante quienes simula o finge inocencia. En otras palabras, para mentir no se necesita decir palabra alguna.

Otra forma de mentira no verbal la constituye el hecho de hacerse pasar por discapacitado físico con el fin de obtener algún "favor" en provecho propio (limosnas, por ejemplo).

En “Humano, demasiado humano”, el filósofo Friedrich Nietzsche sugiere que aquellos que se abstienen de mentir podrían hacerlo solo a causa de la dificultad ligada a mantener dicha la mentira. Esto es consistente con su filosofía general que divide (o jerarquiza) a las personas de acuerdo a su fuerza y destreza. Así, las personas mienten solo debido a la debilidad.

En la historia, la mentira ha jugado papeles fundamentales, donde más de uno de ha visto recompensado por sus mentiras, aquí, una breve lista de algunos de ellos:


Richard Adams Locke (1800-1871)

Como la mayor parte de los hombres imaginativos, Mr. Locke posee una paradójica combinación de sangre fría y entusiasmo. Esta descripción que Edgar Allan Poe realizara de Richard Adams Locke en su Literatos de Nueva York es una de las escasas referencias que tenemos del editor de The New York Sun, autor de uno de los mayores bulos periodísticos de la Historia. La biografía de este inglés es la común de un periodista decimonónico con ideas liberales, pero lo que realmente nos interesa de su historia es su autoría de "El Bulo de la Luna" (The Moon Hoax). 

El 25 de agosto de 1835, la portada de The New York Sun sorprendía con un espectacular titular: "Grandes descubrimientos astronómicos realizados por Sir John Herschel". Gracias a un novedoso telescopio, Herschel habría logrado contemplar la Luna con todo detalle, descubriendo vida en ella. Durante los días 26 y 27, Locke describió en el periódico las nueve especies animales observadas en nuestro satélite; entre las más exóticas, unicornios azules y una especie de grandes bichos-bola que rodaban en lugar de andar. El mayor golpe de efecto llegó el 28 de agosto, cuando Locke describió en su artículo la existencia de una especie de humanos, los vespertilio-homo o man-bat, que poseían alas y pequeñas piernas, y que se congregaban en torno a un gran templo de zafiro azul. 

Alegando la rotura del telescopio, las bizarras historias sobre la vida en la Luna dejaron de publicarse. ¿Qué ocurrió en realidad? A pesar de las protestas de Herschel por la utilización de su nombre. La opinión mayoritaria es que, en realidad, fue una crítica que Locke trató de realizar sobre la piadosa sociedad neoyorquina -de ahí el detalle del templo-, pero su fina ironía quedó sepultada bajo toneladas de falsedad morbosa.

El propio Herschel, que tanto se rió la primera vez que le contaron la historia, acabó bastante harto de las cartas de lectores de todo el mundo pidiéndole detalles de sus supuestos descubrimientos. Una de ellas, por ejemplo, venía firmada por un gran número de clérigos que le preguntaba un método para comunicar a distancia el Evangelio a los selenitas. 

Todo esto no impidió que el bulo lunar traspasara las fronteras de Estados Unidos y llegara a otros países. Incluso existe una traducción al español, de 1836, realizada por Francisco de Carrión. No tiene desperdicio el prólogo, en el que el bueno de Carrión afirma que "Decir no lo creo, porque no lo he visto, u otras trivialidades, o por lo chocante que parezca el que haya hombres con alas en la Luna, y antojarse, sin más examen, paparrucha inventada por la imaginación fecunda de un burlón; no es modo de raciocinar." 

En cuanto a The New York Sun, nunca admitió que la historia fuese falsa, a pesar de las evidencias y de la polémica que se desató. Y lo que resulta increíble –casi más increíble que la propia historia-, ¡siguió manteniendo su tirada!




Joshua Norton (1819- Enero 1880)

Llegó a San Francisco disfrazado con un uniforme y haciéndose pasar por agregado militar. Como entre California y el resto del país aún no existían ni ferrocarril ni telégrafo, nadie verificó su identidad. Y gracias a ello, se alojó gratis en el lujoso Hotel Jardín del Paraíso.

Tras ganarse la confianza de la alta sociedad, Norton publicó un delirante edicto: el Congreso de Washington se había disuelto a causa de la corrupción, y hasta que volviera a reinar el orden, él tomaba el mando de la región. Cierto día llegó a San Franciso un boletín que en parte decía: “En la petición y el deseo perentorio de una gran mayoría de los ciudadanos de estos Estados Unidos, yo, Joshua Norton […] me declaro y proclamo emperador de estos Estados Unidos[…]“. Estados Unidos contemplaba en 17 de septiembre de 1859 a su primer y único emperador, quien además se autonombró “Protector de México

Norton instaló su corte en el hotel, y cada tarde paseaba acompañado por su escolta y dos mastines. Los domingos asistía a misa, pero cada semana a una iglesia diferente, para no ofender a los fieles de ningún culto. Ahora bien, algunos le creyeron e hicieron lo que decía. Hizo varias proclamas, algunas de las cuales eran tan ridículas como para cumplirlas, mientras que otras eran muy interesantes. Por ejemplo, proclamó una multa de veinticinco dólares a cualquier personas que se refiriera a la ciudad con el nombre de Frisco, también pedía de 25 a 30 centavos semanales a todos los tenderos y 3 dólares a los bancos, San Franciso se rió, pero la mayoría pagó.

Otra de sus propuestas fue la construcción de un puente colgante en el mismo lugar en que se erigió más tarde el Golden Gate.

Sus decretos rara vez eran tomados en serio. Aun así Norton llevó una vida simple, y aunque su poder político era nulo, su influencia sólo llegaba hasta donde se lo permitían sus súbditos. Durante el resto de su vida siempre comía en los mejores restaurantes por cortesía de la casa, los teatros de la ciudad reservaban asientos para él. De hecho se emitieron billetes del Gobierno Imperial de Norton I, que además eran admitidos en todas las tiendas de la ciudad.

En total Norton I, gobernó en San Francisco durante 21 años, hasta que murió por una apoplejía en 1880. A su funeral asistieron más de 30 mil personas. Le fue colocada una lápida que reza: “Emperador de los Estados Unidos y Protector de México”. 


Enric Marco (1921, Barcelona, España) 

Su afán por la notoriedad le hizo aprovecharse de unas iniciales para convertirse en superviviente del Holocausto y más tarde Presidente de la Asociación Amical de Mauthausen. Según Marco, fue detenido por la Gestapo con tan sólo 19 años e internado en los campos de concentración de Mauthausen y Floseenburg. Fue liberado en 1945. Gracias a esta fabulación le llevó a la presidencia de la asociación y a ser la cabeza visible de los supervivientes del exterminio nazi

En abril de 2005 un informe del historiador Benito Bermejo establecía que los relatos de Marco eran extremadamente inconsistentes y demostraba que Marco nunca había sido "exiliado republicano en Francia" sino que al terminar la Guerra Civil Española con el triunfo del franquismo Marco permaneció en suelo español. Cierto era que Enric Marco había estado en la Alemania nazi pero como trabajador voluntario al servicio de la industria bélica alemana (lo cual era posible según el acuerdo de Franco y Hitler en agosto de 1941 para suministrar mano de obra española a Alemania) y nunca había sido arrestado por su "ayuda a la Resistencia antinazi en Francia" como él había pretendido. 

Efectivamente, Marco aparecía en un documento en los Archivos del Ministerio español de Asuntos Exteriores como un trabajador de la industria de guerra de la Alemania nazi, contratado junto a varios cientos de españoles por la empresa Deutsche Werke Werft de Kiel. En dicha ciudad Marco fue acusado en 1943 de repartir propaganda de orientación comunista a sus compatriotas, por lo cual la Gestapo le arrestó, pero tras apenas tres semanas en cárcel común fue devuelto a España, donde Marco se quedó trabajando por el resto de la guerra. Por tanto, se concluía que Marco jamás estuvo en un campo de concentración y menos aún como "luchador antifascista'", resultando falsas todas sus narraciones al respecto.

El final de la impostura se precipitó cuando, apenas 48 horas antes de las conmemoraciones de Mauthausen (previstas para el 8 de mayo de 2005), Marco, que había llegado a viajar a Austria para participar en ellas, se vio obligado a renunciar a tal participación y regresó a España precipitadamente por sentirse indispuesto según indicó a la prensa.

El asunto aparece por primera vez en los medios de comunicación cuando el 10 de mayo de 2005 

Marco convocó a una rueda de prensa y allí reconoció abiertamente que los relatos de su supuesta deportación no eran ciertos. También se vio forzado a dimitir de la presidencia (asumida tres años antes) de la "Asociación Amical de Mauthausen". En medio de la indignación que se levantó se contempló la posibilidad de retirar a Marco la Cruz de Sant Jordi, la máxima distinción civil de Cataluña, pero Marco la devolvió y el Gobierno Catalán "aceptó la devolución".

Arrepentido de su farsa, no ha rehuido a los medios. Marco lo reconoció: “mentí para resaltar la verdad. ¿Debo pedir perdón por eso?”. Reconoce que tal vez fue un error presentarse como una víctima que nunca fue, pero sus intenciones siempre fueron buenas, según él. En 2009 protagonizó el documental Ich bin Enric Marco. Más recientemente ha participado en el reportaje Verdadero o falso.




Frank Abagnale (Bronxville, 27 de abril de 1948) 

Frank Abagnale Jr. nació en Bronxville, Nueva York, en la cuna de una familia normal; tuvo una infancia feliz, hasta que su madre decidió abandonarlos. A partir de este hecho, la vida de Abagnale dio un giro de 180 grados: se fue a vivir con su padre y se hizo cargo de sus negocios, siendo a partir de ese momento que comenzó a aprender sobre los «negocios de cuello blanco».

Desde muy joven fue detenido por delitos menores y pequeños robos a tiendas. Su primer crimen fue contra su propio padre, usando su tarjeta de crédito y creando pequeñas pero continuas fugas de dinero que le dejaron una deuda de miles de dólares. Harto de la delincuencia de su hijo, Frank lo envió a una escuela privada que corregía a jóvenes rebeldes, pero esto no funcionó, pues pronto se escaparía con sólo 200 dólares en la bolsa para iniciar una nueva vida.

Un amplio historial como estafador, falsificador y suplantador de identidades avalan a este comandante. En tan sólo 5 años, desde 1960, trabajó con ocho identidades diferentes, pasando cheques falsos por un valor de 2,5 millones de dólares en 26 países. También logró volar gratis más de un millón de millas repartidas en 250 vuelos entre 26 países con la compañía aérea Panam, haciéndose pasar por piloto. El equivalente a recorrer el diámetro de la Tierra unas 125 veces.

Sin alcanzar los 18, y ya con el FBI un tanto escamado, le dio por ejercer otras dos profesiones: la de médico y abogado, en las que a punto estuvo de ser descubierto. Finalmente, fue detenido en un viaje a Francia en 1969 y, tras pasar un año en prisión, reclamaron su extradición... ¡hasta 12 países! Fue el primer tropezón de Abagnale que, sin embargo, todavía logró escapar de las autoridades en dos ocasiones -en una de ellas se evadió de la cárcel-. Abagnale acabó cumpliendo con la ley: un año de cárcel en Francia, 6 meses en Suecia y otros 12 años en un penal norteamericano. El gobierno de EE UU acortó su pena a condición de que les ayudara a combatir el fraude, para lo que fundó su empresa Abagnale y Asociados con la que, evidentemente, ha logrado el éxito. Desde luego, es un tío listo. 

Después de que el gobierno norteamericano le ofreciera salir de prisión a cambio de colaborar con la lucha contra el fraude, Abagnale creó su propia consultoría especializada en la detención de fraudes económicos. Gracias a su reconversión al buen camino ha conseguido amasar una fortuna ¡legal! También ha diseñado los más seguros cheques antirrobo que son utilizados actualmente en todo el mundo.

Su apasionante estilo vida no pasó por inadvertido al director Steven Spielberg, que realizó una película basada en sus peripecias bajo el título de Atrápame si puedes. Hasta en esto Abagnale tuvo suerte y fue contratado para asesorar al actor que lo encarnaba, Leonardo DiCaprio


Alicia Esteve (Barcelona, 31 de julio de 1973)

Mejor conocida durante su farsa como Tania Head, mujer quien, valiéndose del terrible momento que pasaba Estados Unidos después del fatídico día 11/11, llego a ser presidenta de la asociación de víctimas de este atentado. Aseguró que se encontraba en el piso 78 de la torre sur del World Trade Center en el momento del atentado terrorista. 

El ficticio relato de Esteve continuaba diciendo que había permanecido cinco días inconsciente tras las explosiones, pero que antes de desvanecerse logró poner a salvo ni más ni menos que a 18 personas. La bola siguió haciéndose cada vez mayor al asegurar que su novio, Dave, también había fallecido mientras se encontraba en la torre norte del World Trade Center. Dave resultó ser una persona real que murió en el atentado, cuya atónita familia declaraba que no sabían absolutamente nada de que Dave tuviera pareja. Como respuesta, Alicia Esteve explicó que Dave se los iba a contar en breve.

Después de pasearse por todos los platós norteamericanos, y entrar en los corazones de todos los norteamericanos con su historia, el New York Times hacía saltar la banca. La investigaron y descubrieron que Esteve ni siquiera estaba en Estados Unidos cuando sucedieron los atentados.

Cuando se su engaño, en septiembre del 2007, Alicia Esteve, nombre real de Tania, desapareció del panorama social. Nadie conocía su paradero a excepción de su madre, que la asesoró sobre cómo debía actuar tras el revuelo que ocasionó su fraude. El consejo que le dio fue "discreción". Nada de entrevistas ni de dejarse ver.

Desapareció literalmente del mapa. Nadie sabía dónde estaba ni a qué se dedicaba. Esteve intentó vertebrar su vida desde el anonimato. Gracias a su brillante currículum y a su perfecto inglés encontró trabajo en el 2011 en la compañía Inter Partner, en Barcelona. Allí trabajó durante unos meses dando apoyo a los asegurados de habla inglesa. 

Algunas fuentes aseguran que sigue creyéndose víctima de un atentado. Aunque parezca increíble, posiblemente llegó un momento en el que Alicia Esteve dejó de interpretar un papel, y creyó a pies juntillas su propia invención.


jueves, 20 de noviembre de 2014

Dictadores Africanos

Los años posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial trajeron la independencia a muchos países africanos. En muchos de ellos llegaron al poder dictadores sanguinarios como Teodoro Obiang Nguema (Guinea Ecuatorial), Gnassingbe Eyadema (Togo), Robert Mugabe (Zimbabue), Omar Bongo (Gabón), Mobutu Sese Seko (Zaire) o Muammar Khadafi  (Libia) entre otros. 

Dos de los más extravagantes, sanguinarios y famosos fueron Idi Amin (Uganda) y el emperador Bokassa I (Imperio Centroafricano)

Idi Amin 

(Uganda, 1925 – Saudí Arabia, 2003) Miembro de la tribu Kakwa, ingresó en el ejército británico en 1943. Su participación en la Segunda Guerra Mundial, así como su destacada actuación durante la revuelta de los Mau Mau, en Kenia, le valió ser uno de los contados soldados ugandeses que alcanzaron el grado de oficial del ejército británico.


Ello le permitió, tras la independencia, ser nombrado comandante supremo de las Fuerzas Armadas, cargo que desempeñó entre 1966 y 1970. Cercano en un primer momento al presidente Apollo Milton Obote, las crecientes diferencias entre ambos le llevaron a protagonizar un golpe de Estado en 1971.

Bautizado “el Calígula del África”, Idi Amin es recordado como uno de los dictadores más sanguinarios de la historia moderna.  Especialmente a partir de 1974, año en que un fallido golpe de estado intentó derrocarlo, incrementó la represión y agravó el conflicto étnico al marginar, y en algunos casos perseguir, a varias etnias. Se estiman entre 100.000 a 300.000 los muertos y desaparecidos durante su régimen de terror.

Para el presidente de Tanzania, quien le consideraba una vergüenza para el continente, Amín era “un asesino, un mentiroso y un salvaje”. Se dice que practicaba el canibalismo con algunos de los disidentes a su régimen, o directamente los arrojaba como bocado a sus cocodrilos. También prohibió la entrada a asiáticos en el país, después de recibir la negación de una oriental para casarse con él.

En 1978 invadió la vecina Tanzania, con la que se había enfrentado diplomáticamente los años anteriores, pero la respuesta del ejército de dicho país le obligó a huir recalando primero en Libia y Arabia Saudí, país en el que residió desde entonces. con una modesta pensión del Gobierno saudí. En el verano de 2003 ingresó es estado de coma en un hospital de Arabia Saudí, donde finalmente falleció.

Se ganó la reputación de ser humano peligroso, imprevisible, megalómano, vengativo y violento. “Señor de las Bestias de la Tierra y los Peces del Mar, Conquistador del Imperio Británico, Mariscal de campo, Doctor, Rey de Escocia y Presidente vitalicio” fueron algunos de los títulos que se autoconcedió. También solía escribir cartas de una impertinencia demencial a la reina de Inglaterra, confesándole amor eterno: “Liz, deberías venir a Uganda si quieres conocer a un hombre de verdad”.

Jean-Bedel Bokassa

(Congo Francés, 1921 - Rep. Cetroafricana, 1996) Su padre era un líder tribal. Bokassa se unió a las Fuerzas Francesas Libres y terminó la Segunda Guerra Mundial como sargento mayor condecorado con la Legión de Honor y la Croix de Guerre (Cruz de Guerra). En 1961 ya había alcanzado el rango de capitán. Dejó el ejército francés en 1964 para unirse al joven ejército Centroafricano. 



Jean-Bedel Bokassa quería ser Napoleón. Quería un imperio, un palacio, súbditos, riquezas y muchas mujeres. Pero él era un simple congoleño, hijo de un líder tribal de escasa trascendencia. El Ejército le brindó la forma de escalar posiciones, y su ansia de poder hizo el resto: primero usó a su primo, el presidente David Dacko, para ascender a coronel y jefe personal de las Fuerzas Armadas. Y después, un golpe de Estado.

Bokassa no fue de esa clase de dictadores que tratan de enmascarar en los albores de sus tiranías sus verdaderas intenciones. No jugó a ser líder de ninguna etnia, ni a hacer promesas al resto de su población. Bokassa sabía lo que quería y el límite era el cielo: abolió la Constitución, se proclamó Mariscal y después presidente vitalicio. Cuando Gadafi le propuso cambiarse el nombre y convertirse al Islam para ganar apoyo económico, no titubeó.
Napoleón habría querido para sí mismo una ceremonia de coronación como la que el tirano centroafricano pergeñó: de un día para otro, proclamó de la nada el imperio centroafricano, se convirtió al catolicismo y se coronó como Emperador Bokassa I en una ceremonia que costó varios millones de dólares, y que merece un capítulo aparte.

El tirano pidió a Pablo VI que oficiara la ceremonia -para emular la coronación del emperador francés en París- a lo que el Vaticano se negó. Aun así, él cambió el nombre a la catedral de Bangui, llamándola 'Notre Dame'; espacio que pronto se quedó pequeño para un acto de esas dimensiones. Bokassa acabó empleando un estadio deportivo, que disfrazó como un Palacio del siglo XVIII. Los trajes que lucieron él y su decimoquinta esposa fueron confeccionados por un descendiente de los bordadores que vistieron a Napoleón. Ocho caballos blancos, traídos desde Normandía, tiraban de las carrozas que les transportaron hasta el falso Palacio, donde un trono en forma de águila imperial bañado en oro esperaba recibir al Emperador sobrevenido. Delegaciones de todos los países acudieron a esta extravagante fiesta, aunque ninguno apoyó a Bokassa como lo hizo Francia, prácticamente hasta el último día de su sanguinario mandato. El país europeo proporcionó a este embuste de celebración todo cuanto el  Napoleón negro quiso: cascos de metal y petos para la guardia imperial, toneladas de comida, vino, fuegos artificiales, 60 Mercedes-Benz... y lo más valioso de todo: la defensa ante las críticas de algunos sectores de la comunidad internacional, a los que acusaban de racismo si criticaban la fastuosidad de una ceremonia en un país poblado por millones de hambrientos.

Una de las innumerables aberraciones que se jactaba de practicar se conoció gracias al ministro de Cooperación francés, Robert Galley. En un banquete estatal, Bokassa le confesó al galo: "No se han dado cuenta, pero acaban de comer carne humana". El Emperador era un caníbal que comía la carne de sus víctimas. También un genocida, y un enfermo que disfrutaba con crímenes sanguinarios

En enero de 1979 el apoyo francés a Bokassa disminuyó considerablemente después de que disturbios en la capital Bangui llevaran a una masacre de civiles por parte de las fuerzas armadas. Del 17 al 19 de abril un importante número de escolares fueron arrestados después de que protestaran contra el uso de costosos uniformes cuyo uso era obligado por el gobierno. Alrededor de 100 fueron muertos; los enemigos del soberano divulgaron el rumor de que Bokassa participó en las matanzas y que incluso había comido algunos de los cuerpos. El ex presidente Dacko obtuvo apoyo por parte de Francia, que intervino con la fuerza militar aprovechando que el Emperador estaba de visita oficial en Libia. Un golpe de Estado auspiciado por Francia dio fin a la monarquía Centroafricana el 20 de septiembre de 1979.

Una vez derrocado, el líder libio se negó a recibirle, Bokassa decidió volar directamente a París para pedirle explicaciones al presidente francés. Su avión privado consiguió aterrizar cerca de París y el gobierno francés rehusó cualquier contacto oficial con el derrocado Emperador, al tiempo que multiplicaba sus gestiones para encontrarle un país de acogida, alegando razones humanitarias. De este modo, el Emperador Bokassa terminó en Costa de Marfil, cuyo presidente, Houphouet-Boigny fue el único que accedió a los requerimientos del gobierno francés. Sin embargo, Bokassa no cesó en su empeño de regresar a su país y recuperar el poder. Ayudado por unos amigos franceses consiguió un avión con la intención de volar hasta Bangui, en diciembre de 1983, pero la operación fue abortada en el último momento por las autoridades marfileñas. Bokassa fue expulsado entonces de Costa de Marfil y devuelto a Francia, que en esta ocasión no tuvo más remedio que aceptarle. Bokassa se estableció entonces en un palacete que había adquirido años atrás en las proximidades de París.

Bokassa fue condenado a muerte "in absentia" en diciembre de 1980, pero volvió de su exilio en Francia aterrizando en Bangui el 24 de octubre de 1986. Fue arrestado y juzgado por traición, asesinato, canibalismo y apropiación indebida de fondos estatales. Durante el juicio fueron levantados los cargos de canibalismo, que no pudieron ser demostrados. El tribunal republicano condenó al Emperador a muerte el 12 de junio de 1987. La sentencia fue conmutada a cadena perpetua en febrero de 1988, pero sería reducida posteriormente a veinte años.

Con el retorno de la democracia en 1993, el presidente André Kolingba declaró una amnistía general a todos los presos en uno de sus últimos actos como presidente; el antiguo soberano y otros adictos a la Corte fueron liberados el 1 de agosto de aquel año. Tuvo 17 esposas y más de 50 hijos. Murió víctima de un ataque cardiaco el 3 de noviembre de 1996.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

19 de noviembre de 1803 - Los franceses abandonan Haití

Los festejos de los bicentenarios de as revoluciones latinoamericanas olvidaron uno de los acontecimientos más notables de la historia continental: La Revolución haitiana. Es una omisión muy llamativa, considerando que el levantamiento iniciado en 1791 llevó a la creación en 1804 de la primera nación latinoamericana independiente, tras vencer nada menos que a las fuerzas de Napoleón Bonaparte.

El primer asentamiento permanente francés se estableció en 1670, durante el reinado de Luis XIV en lo que se llamó Cap Francais (Cabo Francés, hoy Cabo haitiano) Por el tratado de Ryswick (1697) luego dela “Guerra de los Nueve Años” la corona se aseguró el control del tercio occidental de la isla. Florecieron allí plantaciones de azúcar, cacao, tabaco y añil. La mano de obra la garantizaba la enorme cantidad de esclavos traídos del otro lado del océano. Se estima que entre 1701 y 1810 nada menos que seis millones  de personas fueron arrancadas de África hacia los centros de producción de Haití y Jamaica (la versión inglesa de la misma cuestión)

Montesquieu escribió:
“El azúcar sería demasiado car si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies a la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro”
El refugio para resistir a la opresión y la muerte, para los esclavos haitianos tenía un nombre que la cultura occidental y cristiana se encargaría de caricaturizar: ”Vudú”. Esta palabra, proveniente de Benin significa “espíritu”. Se trata del “genio protector” de las fuerzas de la naturaleza y los antepasados .La persecución de esta religión por la Iglesia y las autoridades llevó a que las prácticas de sus ritos tuviera que hacerse clandestinamente, especialmente por las noches. De esta forma, en Haití el vudú se transformó enuna forma de resistencia, una manera de preservar las normas culturales de su patria africana, el recuerdo de la misma y la afirmación de sus raíces.

Cansados, los esclavos iniciaron el 14 de agosto de 1791 una revolución. A lo largo de  los próximos trece años, sus líderes cambiaron más de una vez de aliados y llegaron a enfrentarse a muerte entre sí. Entre sus líderes, destaca Jean-Jacques Dessalines, un esclavo que llegó a las tropas francesas el 18 de noviembre de 1803 en la batalla de Véyte (Vertières en francés). Con el ejército de ocupación napoleónico destrozado, al día siguiente, entra triunfante en Cap Francais, por lo que Donatien Marie Joseph de Vimeur, Conde de Rochambeau, capitula y ordena la evacuación de la isla poniendo fin al dominio francés. 

Poco después de la salida de los franceses, Dessalines iniciará el terror y linchamiento de la población blanca, exceptuando a curas, médicos, técnicos y algunos partidarios de los haitianos. Devolverá a Saint Domingue su nombre indio de Haití y proclamará la República el próximo 1 de enero de 1804. En 1806 se proclamó emperador como Jacques I, pero fue asesinado el 17 de octubre de ese mismo año.


domingo, 16 de noviembre de 2014

16 de noviembre de 1945 - Se crea la UNESCO

En este día termina en Londres la  Conferencia de las Naciones Unidas para el establecimiento de una organización educativa y cultural  que comenzó el 1º de noviembre de 1945. Al final de la conferencia, varios  estados firman la Constitución que marca el nacimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La Constitución de la UNESCO , entra en vigor a partir de 1946 y es ratificada por 20 Estados: Arabia Saudita, Australia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, China, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos de América, Francia, Grecia, India, Líbano, México, Noruega, Nueva Zelandia, República Dominicana, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía. La primera reunión de la Conferencia General de la UNESCO se celebra en París del 19 de noviembre al 10 de diciembre de 1946. Participan en ella representantes de treinta gobiernos con derecho a voto.

Es un organismo dependiente de Naciones Unidas, cuyo objetivo primordial será, no ya la construcción de escuelas en países devastados o la publicación de hallazgos científicos, sino uno mucho más amplio y ambicioso: "construir la paz en la mente de los hombres mediante la educación, la cultura, las ciencias naturales y sociales y la comunicación". En suma, hoy en día la UNESCO promueve la cooperación internacional en materia de educación, ciencia, cultura y comunicación entre sus más de 190 Estados Miembros y sus varios Miembros Asociados.

La UNESCO obra por crear condiciones propicias para un diálogo entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos fundado en el respeto de los valores comunes. Es por medio de este diálogo como el mundo podrá forjar concepciones de un desarrollo sostenible que suponga la observancia de los derechos humanos, el respeto mutuo y la reducción de la pobreza, objetivos que se encuentran en el centro mismo de la misión y las actividades de la UNESCO.

Todas las estrategias y actividades de la UNESCO se sustentan en las ambiciosas metas y los objetivos concretos de la comunidad internacional, que se plasman en objetivos de desarrollo internacionalmente acordados, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Por ello, las competencias excepcionales de la UNESCO en los ámbitos de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación e información contribuyen a la consecución de dichas metas.

La misión de la UNESCO consiste en contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información.


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se fundó el 16 de noviembre de 1945. La UNESCO obra por crear condiciones propicias para un diálogo entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos fundado en el respeto de los valores comunes. Es por medio de este diálogo como el mundo podrá forjar concepciones de un desarrollo sostenible que suponga la observancia de los derechos humanos, el respeto mutuo y la reducción de la pobreza, objetivos que se encuentran en el centro mismo de la misión y las actividades de la UNESCO.

Todas las estrategias y actividades de la UNESCO se sustentan en las ambiciosas metas y los objetivos concretos de la comunidad internacional, que se plasman en objetivos de desarrollo internacionalmente acordados, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Por ello, las competencias excepcionales de la UNESCO en los ámbitos de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación e información contribuyen a la consecución de dichas metas.

La misión de la UNESCO consiste en contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información. 

La Organización se centra particularmente en dos grandes prioridades:
  • África;
  • la igualdad entre hombres y mujeres;
y en una serie de objetivos globales:
  • lograr la educación de calidad para todos y el aprendizaje a lo largo de toda la vida;
  • movilizar el conocimiento científico y las políticas relativas a la ciencia con miras al desarrollo sostenible;
  • abordar los nuevos problemas éticos y sociales;
  • promover la diversidad cultural, el diálogo intercultural y una cultura de paz;
  • construir sociedades del conocimiento integradoras recurriendo a la información y la comunicación.

En la actualidad, 776 millones de jóvenes y adultos –vale decir, el 16% de la población mundial adulta– son analfabetos. 

La UNESCO encabeza la acción mundial destinada a alcanzar estos objetivos movilizando las voluntades políticas y coordinando los esfuerzos de todos los interesados en la educación, entre otros los copartícipes en el desarrollo, los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y la sociedad civil. La UNESCO obra en todos los niveles educativos a fin de promover el acceso, la equidad, la calidad y la innovación por los siguientes medios:

  • ayudando a los países a formular y poner en práctica políticas de educación;
  • prestando especial atención a África, los Países Menos Adelantados (PMA) y los nueve países muy poblados –Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, Indonesia, México, Nigeria y Pakistán– en los que se concentran más de las dos terceras partes de los adultos analfabetos del mundo y el 40% de los niños sin escolarizar; 
  • elaborando manuales escolares y carpetas de formación para docentes y difundiéndolos, así como las mejores prácticas, todo ello en relación con una amplia gama de temas, desde el desarrollo sostenible hasta la educación sobre derechos humanos; 
  • promoviendo una respuesta global ante el VIH y el SIDA en el sector de la educación;
  • fomentando la adopción de medidas especiales para impartir educación en casos de conflicto y situaciones de emergencia; 
  • apoyando la elaboración de programas de enseñanza y formación técnica y profesional vinculados al mundo del trabajo; 
  • fijando normas de calidad para la convalidación de títulos de enseñanza superior; 
  • fomentando asociaciones entre actores de los sectores público, privado y no gubernamental.

Para acelerar la consecución de los objetivos de la EPT, la UNESCO se centra en tres grandes iniciativas en ámbitos de decisiva importancia: 

  • la Iniciativa de Alfabetización: Saber para Poder (LIFE), dirigida a los 35 países más necesitados; 
  • la Iniciativa Mundial sobre el VIH y el SIDA y Educación (EDUSIDA), destinada a promover e intensificar las tareas de prevención del VIH y el SIDA en la educación;
  • la Iniciativa para la Formación de Docentes en el África Subsahariana, que trata de resolver la gran escasez de docentes en esa región.

La Red del Plan de Escuelas Asociadas de la UNESCO (RedPEA), que se creó en 1953, agrupa a unas 8.500 escuelas y otras instituciones de enseñanza de 178 países. Actúa como laboratorio para la innovación, elabora programas de promoción de la educación de calidad y se ocupa de cuestiones como la protección del medio ambiente y el aprendizaje intercultural.

En el ámbito de la enseñanza superior se han creado más de 600 Cátedras y más de 60 Redes UNESCO en unos 125 países, con el fin de fomentar la investigación, la formación y la cooperación internacional.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/2140741676151640

sábado, 15 de noviembre de 2014

15 de noviembre de 1533 - Pizarro toma Cuzco

Francisco Pizarro comenzaría su andanza por las tierras del Nuevo Mundo con 24 años. Al parecer, viajó a América, como muchos, seducido por las aventuras y la posibilidad de ganar dinero. Tras su llegada participó como soldado en varias expediciones sabiendo de antemano que, debido a que era un hijo bastardo y carecía de cultura, le sería muy difícil ascender.  Eran años difíciles en los que los españoles trataban, a costa de multitud de vidas, de asentarse en el territorio luchando contra los naturales del lugar: los indígenas.

En 1522 Pizarro decidió que era hora de partir hacia tierras inexploradas. Por ello, a la edad de 32 años decidió asociarse con otros dos buscadores de aventuras y poner rumbo hacia Perú, lugar sobre el que circulaban todo tipo de historias relacionadas con riquezas que esperaban ser capturadas por el primer conquistador que las encontrara.

Francisco Pizarro
Las promesas de riqueza cautivaron así al barbudo conquistador español, que organizó en 1524 una primera expedición formada por dos desvencijados barcos, 110 hombres, 4 caballos e, incluso, un perro de guerra. No obstante, y a pesar del dinero invertido, esta primera aventura no tuvo demasiado éxito. A pesar de todo, Pizarro no se dio por vencido, y tan sólo dos años después planeó un nuevo viaje en el que, con unos recursos similares, partió de nuevo en busca de Perú. Parece que la decisión les fue ventajosa pues, tras explorar una extensa área del oeste de América del Sur, lograron hacerse con todo tipo de riquezas entregadas por algunos caudillos locales y volvieron a Panamá como héroes en 1529. No obstante, tras este último viaje, ahora tocaba proyectar la invasión armada del territorio, la cual alzaría a Pizarro como gran estratega militar.

Esta tercera expedición dejó el puerto de Panamá el 20 de enero de 1531. Llevaba más de 180 hombres y una buena treintena de caballos. Conociendo la importancia militar que tenían entonces estos animales en los combates contra los indios, es una prueba manifiesta de que esta vez el objetivo ya no era explorar Perú, sino más bien conquistarlo militarmente.

Al mando de este contingente se destacó Pizarro, quien nombró a su hermano Hernando como uno de sus más destacados oficiales. No pasó mucho tiempo hasta que la columna española, que contaba en este caso con arcabuces -un arma muy temida por indígenas-, decidió pisar definitivamente suelo peruano. De hecho, planearon invadir a la civilización inca aprovechando que esta se encontraba sumida en una guerra civil que enfrentaba a dos de sus líderes (Atahualpa y su hermano Huáscar) por el poder.

Atahualpa
Alto de estatura, de ojos cargados de sangre, de semblante severo, bastaba una mirada de Atahualpa para sentenciar a muerte a cualquiera de sus súbditos; esos ojos reflejaban un espíritu sanguinario; y esto último quedó demostrado con la orden que dio al general Quisquis de eliminar a toda la familia Imperial y a toda la nobleza, desde el vientre de la madre hasta niños lactantes en presencia del mismo Huáscar. Luego de una enconada guerra, los generales Quizquiz y Chalcochima -al servicio de Atahualpa-  obtuvieron sucesivas victorias, que los llevaron hast
a las proximidades del Cuzco; derrotaron y apresaron a Huáscar en la batalla de Quepaypampa  y descargaron su crueldad contra los familiares del vencido.

Sin embargo, Atahualpa no pudo marchar al Cuzco para ceñirse el llauto imperial (un turbante formado por una cinta de arios colores que le daba varias vueltas a la cabeza, esta cinta era del ancho de uno o dos dedos. Los nobles también usaban llauto pero de un solo color) , porque recibió la noticia de la penetración española. Como el pueblo se hallaba debilitado por las matanzas y dividido por el odio, no opuso mayor resistencia los extranjeros. Atahualpa que se encontraba en Cajamarca en los baños termales, recibió la invitación de Francisco Pizarro para entrevistase con él, que había llegado el 15 de noviembre de 1532 a la ciudad. 

El 15 de noviembre de 1532, la columna vio por fin la entrada de Cajamarca, una bella ciudad pétrea a 2.700 metros de altura. Los españoles se quedaron mudos por el gran espanto que sintieron al ver la extensión del campamento enemigo. En él habría unas 50.000 personas, más de la mitad guerreros.

En un intento de ganar confianza y desconcertar a los posibles asaltantes que esperaran escondidos en la ciudad, Pizarro ordenó que sus jinetes entraran con un estruendoso galope en Cajamarca. Sin embargo, no hizo falta usar el terror que insuflaban las monturas españolas en los indios, pues esa parte de la ciudad estaba desierta. Aprovechando esa pequeña ventaja, los militares españoles decidieron entonces asentarse en la plaza central del lugar, la cual podría hacer las veces de fortaleza al contar sólo con dos entradas entre los edificios.

Pronto llegó al encuentro de Pizarro un emisario inca para informar a los españoles de que su jefe, Atahualpa, se encontraba acuartelado junto a sus hombres en un complejo cercano. No había más que hablar: Pizarro encomendó a su hermano dirigirse al lugar y entrevistarse con el líder suramericano.
Por otra parte, también ordenó a Hernando que ejecutara un curioso plan que había elaborado para poder vencer al inmenso ejército inca ya que pensó que Atahualpa podía atacar esa noche. Decidió tomar  la iniciativa. Invitaría al Inca a cenar con él, y en ese momento lo apresaría. 

Tras seleccionar a una pequeñísima escolta, Hernando se presentó ante Atahualpa. Este era un hombre fuerte, atractivo y de unos treinta años. Altivo, el líder Inca no se dirigió en ningún momento de forma directa al representante español, sino que hizo que sus palabras pasaran primero por un noble. Por su parte, los españoles no descabalgaron de la montura en toda la entrevista ante el miedo de ser atacados.

Al día siguiente, al asistir para encontrase con Francisco Pizarro, Atahualpa fue capturado de acuerdo al plan y apresado en la plaza de armas de Cajamarca (16 de noviembre de 1532) y al observar la ambición de los españoles les ofrece un rescate por su liberación: ofreciéndoles llenar una habitación con oro y dos con plata, hasta la altura alcanzada por su mano; pero inútilmente, el rescate lo cobraron los hispanos, pero al ver que él era un obstáculo para la realización de la conquista deciden darle muerte. Entonces Atahualpa es juzgado encontrándole culpable de dar muerte a su hermano Huáscar, por usurpación al trono, de idolatría, de no haber cumplido totalmente con el tesoro del rescate y de estar poseído de propósitos agresivos contra los españoles, fue condenado a morir en la hoguera. Esta pena se conmutó por la estrangulación (garrote), por haber aceptado bautizarse recibiendo el nombre de Juan, la pena se cumplió el 29 de agosto de 1533, sus restos descansan en la capilla de Cajamarca. Tenía muchas mujeres que lo habían seguido en sus triunfos, y algunas de ellas se sacrificaron voluntariamente cuando el Inca fue ajusticiado a los 33 años de edad. Uno de sus generales con algunos guerreros robaron su cadáver y lo trasladaron a Turibamba años más tarde, ocultando el lugar de su entierro.

El 15 de noviembre de 1533 Francisco Pizarro toma Cuzco, capital sagrada del Imperio Inca, habitada por alrededor de 100.000 personas. Esta conquista debilitará considerablemente la resistencia inca.

Después de la proeza llevada a cabo con sus 200 hombres, la suerte dejó de sonreír a Pizarro, que acabó enemistado con otro de los conquistadores españoles, Diego de Almagro. El enfrentamiento llegó a tal nivel que ambos se enfrentaron en una batalla decisiva en la que vencieron las tropas pizarristas.

Tras la muerte de Almagro –el cual fue ajusticiado después de ser enjuiciado por los hermanos Pizarro-, una docena de sus partidarios atacaron por sorpresa a Francisco en su casa de Lima el 26 de junio de 1541. Finalmente, y a pesar de que se defendió hasta el final, el viejo conquistador español cayó muerto de una estocada en la misma ciudad que había fundado sólo seis años antes.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Henry Moseley - El Nobel que no existió

Los estudiantes de ciencias de todo el mundo están familiarizados con la tabla periódica moderna, que organiza los elementos químicos en función de sus propiedades y números atómicos. Las versiones anteriores, sin embargo, siguieron una organización mucho más flexible. En 1789, por ejemplo, Antoine Lavoisier agrupó su lista de 33 elementos en los gases, los metales, tierras, y no metales. Pero los químicos anhelaban un esquema de clasificación que evidenciara una mayor precisión. 

Dmitri Mendeleev proporciona un mejor marco en 1869 con su precursor de nuestra tabla periódica moderna de los elementos, la organización de acuerdo a la secuencia de masas atómicas. Pero había problemas con la forma en que él eligió para ordenar los elementos en su mesa. Por ejemplo, Mendeleev asignado los números atómicos 27 y 28, respectivamente, con el cobalto y el níquel, en base a sus propiedades físicas y químicas, a pesar de que el cobalto tenía un peso atómico ligeramente superior y técnicamente debería haber seguido al níquel. Fue un salto intuitivo: Mendeleev basó su decisión en las propiedades físicas de los dos elementos químicos .

También hubo irregularidades en la ubicación de argón y potasio, así como el posicionamiento de los elementos de tierras raras. Cuando los químicos descubrieron la existencia de isótopos químicos, se dieron cuenta de que el peso atómico no era el criterio óptimo para ordenar la tabla periódica. Un joven físico británico llamado Henry Moseley les proporcionaría un esquema de clasificación más científicamente rigurosa. 

Henry Moseley
Moseley nació en 1887 en Dorset, Inglaterra. Su padre fue Henry Nottidge Moseley, un biólogo y profesor de la Universidad de Oxford, y su madre era hija del biólogo John Gwyn-Jeffreys. Tan temprano interés del niño en zoología era algo natural, al igual que su destreza académica. Fue un estudiante estelar en los Campos de la Escuela de Verano y recibió una beca para estudiar en Eton. Luego obtuvo un título de licenciatura en el Trinity College de Oxford en 1910, antes de unirse al laboratorio de Ernest Rutherford en la Universidad de Manchester. Inicialmente llevó a cabo demostraciones de física y trabajó como asistente de enseñanza, pero pronto dejó la enseñanza para trabajar como asistente de investigación. 

Al principio, Moseley  se dedicó a la mejora de la espectrometría de rayos X, que había sido introducido recientemente. El espectrómetro consistía en un tubo de vidrio al vacío en el que los electrones se disparan a blancos metálicos, con el propósito de generar líneas espectrales fotográficas sobre película adjunta en el exterior del tubo de vacío. En el proceso, descubrió una relación matemática precisa entre líneas bien definidas en el espectro de rayos x de un elemento y su número atómico. Hoy en día conocemos esto como la ley de Moseley. 

Así que los números atómicos de los elementos no eran tan arbitraria como químicos y físicos pensaban originalmente. El trabajo de Moseley proporcionó una base experimental sólida para las intuiciones anteriores de Mendeleev, lo que resulta en un posicionamiento más preciso de los elementos dentro de la tabla periódica. 

De hecho, Moseley fue capaz de utilizar esta relación matemática para identificar correctamente las deficiencias en la tabla periódica, fue posible predecirla existencia elementos con números atómicos 43, 61, 72, y 75. Todos estos elementos fueron posteriormente descubiertos: dos elementos sintéticos radiactivos (tecnecio y prometio), -ambos creados en los reactores nucleares-y dos elementos de origen natural, hafnio y renio. (Cabe señalar que Mendeleev también predijo el elemento faltante que hoy conocemos como el tecnecio, 50 años antes.) El trabajo de Moseley estableció también que había sólo 15 miembros en la serie de los lantánidos de elementos de tierras raras. 


En 1914, Moseley dejó laboratorio Manchester de Rutherford, pensando en volver a Oxford para continuar con su investigación de la física, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial puso una llave en esos planes. En lugar de ello, se alistó en los ingenieros reales del ejército británico, sirviendo como oficial técnico de las comunicaciones durante el mes que duró la batalla de Gallipoli en Turquía. 

El 10 de agosto de 1915, Moseley estaba en medio de su tarea militar cuando la bala de un francotirador le alcanzó en la cabeza y lo mató a la edad de 27 años.  Teniendo en cuenta todo lo que había logrado tan joven, Isaac Asimov señaló que la muerte de Moseley "fue la muerte individual más costosa para la especie humana en general entre todos los millones de personas que murieron en aquella guerra”  De hecho, a causa de ello, el gobierno británico estableció una nueva política de restricción de los científicos más prominentes del país de participar en misiones de combate activo. 

Asimov también especuló que, de haber vivido, Moseley bien podría haber ganado el Premio Nobel del año siguiente. Ciertamente, la tendencia de los Premios Nobel en física en el momento parecía favorecer el trabajo relacionado con la investigación de Moseley. El comité eligió la difracción de rayos X de cristal en 1914, y el primer uso de la espectroscopia de rayos X para el estudio de la estructura cristalina en 1915, mientras que el premio de 1917 premió el trabajo realizado para determinar las frecuencias de rayos-x emitidas por diferentes elementos. (No hubo premios otorgados en la física o la química en 1916.) 

El trabajo de Moseley fue sin duda en un nivel comparable, y también proporcionó datos experimentales sólidas en apoyo del modelo de Rutherford del átomo, más tarde perfeccionado por Niels Bohr. Es fácil olvidar que este modelo-que sostenía que el núcleo atómico contiene cargas nucleares positivas igual a su número atómico en la tabla periódica, no fue inmediatamente aceptado por la comunidad científica, "Usted ve en realidad el trabajo de Rutherford no fue tomado en serio, "Bohr observó en 1962." No podemos entender hoy en día, pero no había ninguna mención de ella en cualquier lugar. El gran cambio se produjo a partir de Moseley". 

¿Quién sabe lo que el científico talentoso joven no podría haber llegado a lograr si hubiera sobrevivido a la guerra?

miércoles, 12 de noviembre de 2014

12 de noviembre de 1938 - Göring y "la casa de los judios"

Hermann Göring anuncia uno de los planes de los nazis menos conocidos y realmente absurdo: Hacer de Madagascar, la casa de los judios, partiendo de la idea expuesta por Theodor Herzl en 1896

El futuro lugarteniente de Hitler, Hermann Göring (1893-1946), quien se ocupó de crear la policía secreta del Estado nazi (la Gestapo) y los primeros campos de concentración, poniendo en marcha el mecanismo brutal de represión contra judíos y disidentes, (aunque sin embargo no quedó bajo su control). anuncia los planes nazis de que la isla de Madagascar (más de medio millón de km cuadrados) se convirtiera en «la casa de los judíos». Este proyecto de deportación en masa no pasó de la formación de comisiones de estudio y se abandonó al prevalecer «la solución final» en la conferencia de Wannsee (20 de enero de 1942).

Göring fue uno de los más cercanos colaboradores de Hitler
El plan anunciado por Göring contemplaba poner Madagascar bajo la soberanía de Alemania y reubicar a los 25 mil franceses residentes, incluso con cierta compensación, para dar espacio vital a los judíos, quienes serían trasladados a la fuerza desde todos los países en la órbita nazi y perderían su ciudadanía. Los gastos de transporte y asentamiento serían sufragados por los propios judíos con sus bienes expropiados al momento de la deportación. No se aclaró bien qué sería de los nativos malgaches, pero sí que la colonia judía en Madagascar sería autónoma, aunque bajo supervisión militar alemana y para dedicarse ya sólo a la agricultura.

Así quedó en suspenso la opción sionista que el periodista y escritor austrohúngaro sionista Theodor Herzl (1860 – 1904) había presentado como asunto político internacional en Der Judenstaat: obra fundamental para su reputación como el padre del sionismo político. La solución de Herzl era formar una nación para los judíos a través de la diplomacia entre “las naciones civilizadas del mundo en consejo”. Esta opción fue descartada como quimera por los círculos judíos liberales y otros asimilados a las culturas nacionales europeas. Hasta las sinagogas alegaron que Herzl contrariaba las enseñanzas religiosas. 


Theodor Herzl, padre del sionismo político

sábado, 8 de noviembre de 2014

8 de noviembre de 1895 - Descubrimiento de los Rayos X

El físico alemán Wilhelm Konrad Roentgen realizó un experimento para estudiar la luminiscencia producida por rayos catódicos. Para mejor observar el efecto, oscureció una habitación. Su tubo de rayos catódicos se encontraba encerrado en una caja negra de cartón. Al hacer funcionar el tubo de rayos catódicos, quedó sobresaltado al distinguir un ramalazo de luz procedente de alguna parte del otro lado de la habitación. El fogonazo procedía de una hoja de papel recubierta con platino-cianuro de bario, elemento químico luminiscente. ¿Era posible que la radiación procedente de la caja cerrada la hubiese hecho brillar?

Roentgen cerró su tubo de rayos catódicos y el destello desapareció. Volvió a abrirlo y el destello reapareció. Se llevó el papel a la habitación contigua y aún seguía brillando. Era evidente que el tubo de rayos catódicos producía cierta forma de radiación capaz de atravesar el cartón y las paredes.

Roentgen, que no tenía idea del tipo de radiación de que podía tratarse, lo denominó sencillamente «rayos X». Estos rayos revolucionaron la Física. Captaron la imaginación de los físicos, iniciaron un alud de experimentos desarrollados en el curso de los primeros meses que siguieran al descubrimiento de la radiactividad y abrieron el mundo interior del átomo.
23 de Enero (1896): Primera demostración pública de los rayos X
La noche del 23 de Enero de 1896 Roentgen presentó por primera vez en un ámbito científico su descubrimiento, ante la reunión de la Sociedad Físico Médica de la Universidad de Würzburg.

Estuvieron presentes numerosos científicos y miembros representantes de la sociedad de Würzburg, profesores de la Universidad, altas autoridades de la ciudad, representantes del ejército y muchos estudiantes. 

Al terminar su exposición Roentgen le solicitó al Presidente de la Sesión, Dr. Rudolph Albert von Kölliker, famoso anatomista de la Universidad, permiso para fotografiar su mano, a lo que éste accedió gustoso. Cuando la película fue mostrada a la audiencia, la ovación fue tremenda. Von Kölliker fue quien propuso en esa ocasión que los rayos X fueran llamados"rayos Roentgen".

En febrero de 1896 Roentgen tomó una radiografía de un brazo fracturado y la mandó al British Medical Journal para probar el extraordinario poder de su hallazgo para el diagnóstico. El trabajo apareció publicado el mismo mes. Al iniciarse en 1901 el galardón de los premios Nobel, Roentgen fue el primero en recibir el premio de Física. El premio se concedió oficialmente «en reconocimiento de los extraordinarios servicios que ha brindado para el descubrimiento de los notables rayos que llevan su nombre». Roentgen donó la recompensa monetaria a su universidad. De la misma forma que Pierre Curie haría varios años más tarde, rechazó registrar cualquier patente relacionada a su descubrimiento por razones éticas. Vivió modestamente, ganándose la vida como profesor de la cátedra de física desde 1900 en la Universidad de Munich

A los cuatro días de haber llegado a Estados Unidos la noticia del descubrimiento de Roentgen, se recurría a los rayos X para localizar una bala en la pierna de un paciente. Constituían un medio maravilloso para la exploración del interior del cuerpo humano. Los rayos X atraviesan fácilmente los tejidos blandos (constituidos principalmente por elementos de peso atómico bajo) y tienden a detenerse ante elementos de un peso atómico más elevado, como son los que constituyen los huesos (compuestos en su mayor parte por fósforo y calcio). Sobre una placa fotográfica colocada detrás del cuerpo, los huesos aparecen de un blanco nebuloso en contraste con las zonas negras donde los rayos X atraviesan con mayor intensidad, por ser mucho menor su absorción por los tejidos blandos. Una bala de plomo aparece de un blanco puro; detiene los rayos X en forma tajante.

Es evidente la utilidad de los rayos X para descubrir fracturas de huesos, articulaciones calcificadas, caries dentarias, objetos extraños en el cuerpo y otros muchos usos. Pero también resulta fácil hacer destacar los tejidos blandos mediante la introducción de la sal insoluble de un elemento pesado, por ejemplo, al tragar sulfato de bario se harán visibles el estómago o los intestinos.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Dr. Josef Mengele - El Ángel de la Muerte

El médico de Auschwitz

En la primavera de 1944. Eva Mozes Kor, sus tres hermanas, su padre y su madre llegaron al campo de concentración de Auschwitz. Los empujaron desde un vagón de tren que, después de varios días abría sus puertas. La confusión crecía con el aire fresco de la mañana. Entre gritos que venían de lodos lados, escucharon a un oficial de la SS -la fuerza militar y policiaca de La Alemania nazi- que decía: "Gemelos, gemelos!” Entonces se dirigió a la señora Mozes y le preguntó si las niñas eran gemelas; se refería a Eva y a su hermana Miriam. “Sí, claro. ¿Eso es bueno?", preguntó la madre. “Claro que es bueno!”, replicó el oficial. Se Ias arrebató y las gemelas nunca volvieron a ver a sus padres ni a sus dos hermanas mayores. 

Llevaron a Eva y a Miriam directamente con el médico del campo de concentración, Josef Mengele, que requería gemelos para hacer sus experimentos: uno de ellos consistía en inyectar agentes patógenos o veneno en les niños para observar qué síntomas y malestares desarrollaban. Todo lo documentaba con detalle. En ocasiones, alguno de los niños no resistía el experimento y moría. Entonces Mengele y sus ayudantes inyectaban veneno al gemelo directamente en el corazón; un gemelo solo no servía para nada. Los dos cuerpos inertes eran examinados en una autopsia comparada que formaría parte de los historiales de Mengele. Ese era el destino que deparaba a las niñas Mozes. Eva estaba acostada en una cama cuando se le acercó Mengele. "Dos semanas más de vida", le habría anunciado. Le habían inyectado un cóctel de bacterias que estaba surtiendo efecto. Tenía fiebre y Mengele se había acercado a tocarle la frente. Al menos así lo recuerda Eva, quien en aquel entonces tenía 10 años (nació en 1934).

A lo largo de casi 70 años ha mantenido vivo ese recuerdo, y lo comparte en conferencias, seminarios o en el libro que presentó en Berlin “Yo sobreviví al Ángel de la Muerte, la historia de una víctima de Mengele", la obra de 224 páginas que originalmente publicó en inglés, en 2009  y cuya traducción al alemán comenzó a venderse en febrero de 2012. “Sobreviví por fuerza de voluntad. Si yo moría, a mi hermana Miriam la matarían. Era en lo único que pensaba", dice la mujer de origen rumano. Se calcula que por estos experimentos murieron cerca de 1.400 pares de gemelos, uno de los tantos crímenes que se cometieron durante el régimen nazi. 

Josef Mengele nació el 16 de marzo de 1911 en Günzburg, una ciudad bávara al sur de Alemania. Fue el mayor de los tres hijos que engendró Karl Mengele, un fabricante de Máquinas agrícolas que provena de una familia católica y extremadamente conservadora. Siguiendo el matiz de su familia, a los 13 años Josef se inscribió en una asociación juvenil de corte nacionalista, sin que entonces tuviera implicación alguna en la futura política nacionalista que impuso el régimen de Adolfo Hitler.


Para la escuela no fue ni bueno ni malo. A los 19 años salió de casa y se fue a vivir a otras ciudades como Bonn, Münich y Viena para estudiar antropología y medicina, con un enfoque especial en genética. Sus primeras prácticas como médico las hizo cuando tenía entre 24 y 25 años, en las ciudades de Frankfurt  y Leipzig. Era 1936 y para entonces el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, el NSDAP comandado por Hitler, había tomado el poder. Fue en ese momento cuando Mengele consiguió su primer trabajo, un empleo que marcaba el desarrollo de su carrera: asistente médico del recién creado Instituto de Biología Genérica e Higiene Racial. Allí trabajó para el doctor Otmar Freiherr von Verschuer, un reconocido genetista europeo de aquellos tiempos que se había dedicado a la investigación de gemelos.

Ahí, entre 1937 y 1938, Mengele se especializó en teoría de la herencia y la constitución, y en el mismo periodo se enroló en la Schutzstaffel, conocida como la SS. Tenía 27 años y La oportunidad de poner en práctica tantos años de estudio, participando activamente en las políticas racistas que comenzaban a ser bandera del nazismo. Mengele realizó exámenes de paternidad para descubrir. por ejemplo, si se era Rassenschänder, algo que se podría traducir como "traidor a la raza”, es decir, una persona que provenía de relaciones interraciales manchando el honor de La raza aria, ya fuera mezclándose con alguien que profesara otra religión, como los judíos, o con gitanos u otras “razas Inferiores”. 

Fue en esa época en que el discurso de la eugenesia -la aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especie humana-, que habla venido tomando Impulso a principios del siglo XX, quedó completamente desvirtuado. 

El tema habla sido sugerido desde tiempos de Platón como una especie de cuidado prenatal; después adquirió una versión moderna que buscaba la eliminación de enfermedades hereditarias. A principios del siglo XX hubo pensadores como Alexander Graham Bell, George Bernard Shaw y Winston Churchill que fueron partidarios de la misma como otra forma de Investigar el bienestar humano... Pero entonces llegaron los políticos que vieron ventajas en lograr la supremacía racial mediante la eugenesia. A ellos se unieron varios médicos, como el suizo Ernst Rüdin, la persona que designó Hitler en 1933 para dirigir el programa de limpieza racial. Mengele entró al grupo.

La limpieza racial comenzó con la esterilización de personas que se consideraba que sufrían alguna enfermedad, como alcohólicos, esquizofrénicos o maniacodepresivos. Pero poco a poco se extendió a las que fueron consideradas "razas Inferiores", como negros, judíos y gitanos, entre otros. Esta política eugenésica de los nazis llevó a que varios políticos y científicos dejaran de considerar este estudio como una ciencia. 

En 1940 Mengele fue llamado a las flilas del ejército alemán: la Segunda Guerra Mundial había comenzado y el médico ingresó en las Watfen-SS, el brazo armado de la SS. Participó en Las batallas contra Rusia, principalmente corno médico, y su heroísmo llevó a que lo condecoraran. Después fue herido y tuvo que ser alejado del campo de batalla. Fue enviado a Berlin, donde aprovechó su tiempo libre para colaborar en el Instituto Kaiser Wilhelm para Antropología, Teoría Genética Humana y Eugenesia. 

“Conforme pasaba el tiempo del régimen nazi, se hacían cada vez más experimentos que daban una forma más terrorífica a la maquinaria de muerte de Hitler”, escribe el reconocido historiador alemán Götz Aly en su libro “Limpiando la patria: Medicina nazi e higiene racial”

A finales de mayo de 1943, el médico del campo de concentración de los gitanos, ubicado en una parte del enorme campo de Auschwitz-Birkenau. enfermó y se buscó a un sustituto. Inmediatamente los administradores del campo se fijaron en Mengele, quien para entonces gozaba de una muy buena reputación. El 24 de mayo de 1943 tomó posesión, primero del campo de los gitanos, pero pronto de todo Auschwitz-Birkenau. Su papel como médico quedó reducido al mínimo, pues la tarea principal del campo de concentración era deshacerse de las razas consideradas Inferiores. En el llamado 'hospital' del campo se debía eliminar lo más rápido posible a aquellos prisioneros graves o contagiosos. A los que tenían alguna enfermedad curable los mantenían vivos para seguir usándolos corno fuerza de trabajo. 


La ciencia de Mengele. 

Una vez por semana, los gemelos tenían el privilegio de ducharse. Cada uno recibía un pedazo de jabón. En el área de duchas deban desvestirse y dejar su ropa en una mesa especial que era llevada a desinfectar. "Después me enteré de que la ropa la desinfectaban con el gas Zyklon B, uno de los tres químicos que se usaban para las cámaras de gas. Ese gas, más carne y huesos quemados, daba una pestilencia de la que me di cuenta desde que llegué al campo y de la que ningún ser humano podría olvidarse”, recuerda Eva.

Tres veces por semana la llevaban al campo principal para ser examinada. En el camino percibía el olor que nunca olvidó; además, veía prisioneros que le rogaban por agua y ayuda. Eva pensó que llegaría el día en que la llevarían a la cámara de gas. Pero no. “las consultas duraban entre seis y ocho horas. Teníamos que sentarnos desnudos en un cuarto. 

Cada parte de nuestro cuerpo era medida, tocada, comparada con tablas y fotografiada. Se observaba meticulosamente cada uno de nuestros movimientos. Me sentía como un animal en una jaula. Tres veces a la semana íbamos al laboratorio de sangre, donde nos inyectaban enfermedades y químicos y nos sacaban mucha sangre", cuenta la sobreviviente.

No se conocen otros detalles de los experimentos con los gemelos, pero su estudio habla llamado por completo la atención de Mengele. Desde los años veinte. la investigación de gemelos gozaba de reconocimiento internacional. Se trataba de establecer diferencias entre univitelinos (Que procede de la fecundación y posterior división de un solo óvulo, por lo que los hermanos así engendrados son idénticos y del mismo sexo) y bivitelinos que se han desarrollado de dos óvulos separados. Estos gemelos pueden ser de sexos diferentes, no pareciendo más iguales de lo que puedan parecerlo dos hermanos o dos hermanas, nacidos de embarazos diferentes). 

Mengele no quería dejar pasar la oportunidad que la oferta de gemelos en Auschwitz le ofrecía. -Si de cualquier forma van a las cámaras de gas... Esta oportunidad no la habrá nunca jamás-, habría dicho Mengele, según se lee en citas del testigo Interrogado Hans Münch, otro médico nazi de Auschwitz. 

Además de los gemelos. Mengele y sus ayudantes, muchos de los cuales estaban amenazados de muerte si no cooperaban, realizaban otro tipo de experimentos, como los de la enfermedad del noma, llamado también cáncer de agua, una enfermedad gangrenosa que para el siglo XX habla desaparecido de los países industrializados; pero que en la Segunda Guerra Mundial apareció de manera endémica en el campo de concentración de Auschwitz. La gente tenía síntomas de una hinchazón "acuosa' en la mejilla que después se tornaba mortal: se calan pedazos de piel de esa zona o de la boca, y se contaminaba la sangre, lo que podía llevara a la muerte. De acuerdo con declaraciones posteriores de médicos que ayudaron en el campo de concentración, Josef Mengele intentó hallar una cura para la enfermedad a costa de la muerte de miles de cautivos. 

En un Interrogatorio realizado en abril de 1972. el medien Ceslav  Glovaki, polaco, asistente en los experimentos comandados por Mengele, dijo que este tomaba muestras de los enfermos y las inyectaba a personas sanas, niños y adultos. En las infectados mediante este método, la gangrena se desarrollaba más rápido y habrían muerto hasta unas 3.000 personas a causa de ello, según él.

Otro experimento era el del iris de los ojos para tratar de ser si el color se debía a una carga genética que pudiera servir para hacer estudios de raza. Mengele también seleccionó a las personas enanas de entre los prisioneros para hacerles otros análisis. Muchos de estos estudios fueron presenciados por Eva, sobre todo cuando tenla fiebre, cuando Mengele le habla calculado dos semanas más de vida. Lo único que pensaba era que, ante sus síntomas de enfermedad, nadie, ni los médicos, la querían ayudar. Pero no se atrevía, no queda revelar que se sentía débil. Estaba separada de su hermana Miriam y el recuerdo de ella, con vida, la ayudó a mantener la esperanza, a pesar de que en su aislamiento tenía que estar con gente que servía para otros experimentos o con gente a la que no alimentaban. “Voy a hacer todo lo que esté en ml poder para que mi hermana Miriam y yo volvamos a estar juntas”, recuerda que dijo.


Dos semanas después de su Inyección se empezó a sentir mejor y con más fuerza. A las tres semanas le permitieron ver de nuevo a su hermana. Poco tiempo después, en enero de 1945, el campo de concentración de Auschwitz fue liberado por el Ejército Rojo, y Eva Mozes Kor fue uno de los 72 gemelos encontrados con vida. 

Un criminal se desvanece 

Mengele abandonó Auschwitz el 17 de enero de 1945, una semana antes de la entrada de los soviéticos a Auschwitz, Josef Mengele reunió sus registros de los experimentos realizados con gemelos, inválidos y enanos llegados al campo e inició una larga huida de la justicia. Se dirigió al oeste para huir del ejército soviético, y llegó a otro Campo de Concentración donde se refugió, el de Gross-Rosen hasta su evacuación y luego se fue hacia el Oeste para evadir su captura por las fuerzas soviéticas.

En su huida Mengele adoptó el disfraz de un médico militar alemán regular y se unió a una unidad del ejército en retirada y entregó sus notas a una enfermera. 

Mientras la unidad huía del avance de las tropas soviéticas empezó a aflorar su nombre como uno de los criminales de guerra nazis más buscados y su primera inclusión en una lista aliada que se conozca, fue en abril de 1945. En mayo, la Comisión de Crímenes de Guerra de la ONU le buscaba por "genocidio y otros crímenes". 

Quizá en el mes de junio, su unidad fue arrestada por tropas estadounidenses en la ciudad alemana de Leiden. La enfermera que guardaba sus preciadas notas también fue detenida, aunque pronto fue liberada. A pesar de que en el campo de detención fue registrado con su verdadero nombre, los estadounidenses no le identificaron como un criminal de guerra buscado, o siquiera como un miembro de la SS, debido a que al incorporarse en 1938 al organismo, Mengele se había negado a dejarse tatuar su grupo sanguíneo en el brazo o en el pecho como los demás oficiales. 

En septiembre, Mengele fue liberado por el ejército estadounidense en su Baviera natal.

Desde el verano de 1945 hasta la primavera de 1949, el médico, con documentos falsos, trabajó como peón de campo cerca de Rosenheim, Baviera. En esa época, su próspera familia lo ayudó a emigrar a Sudamérica. Mengele se estableció en Argentina.

Puesto que sus crímenes habían sido bien documentados ante el Tribunal Militar Internacional (IMT) y otros tribunales de posguerra, las autoridades de Alemania Occidental emitieron una orden de arresto para Mengele en 1959 y una solicitud de extradición en 1960. Alarmado por la captura de Adolf Eichmann en Buenos Aires ese mismo año, Mengele se trasladó a Paraguay y luego a Brasil y pasó los últimos años de su vida cerca de San Pablo. Con su salud cada vez peor, sufrió un accidente cerebrovascular mientras nadaba en un centro vacacional cerca de Bertioga, Brasil, el 7 de febrero de 1979 y se ahogó. Lo enterraron en un suburbio de San Pablo con el nombre ficticio “Wolfgang Gerhard”.


Una de las historias más extrañas relacionadas con el infame Josef Mengele, es la del “pueblo de los gemelos”. En la pequeña localidad brasileña de Cândido Gódoi (Rio Grande do Sul) se da una de las tasas de gemelos más alta del mundo -uno de cada cinco partos-. 

Muchos son rubios y de ojos azules, y ello se ha vinculado a la supuesta presencia de Mengele en la zona tras su huida de Alemania al finalizar la II Guerra Mundial.  Investigaciones posteriores descubren que la abundancia de gemelos en Cândido Gódoi es muy anterior a la llegada de Mengele a Sudamérica, pero se preguntan si el médico no habría ido precisamente al pueblo atraído por esa característica del lugar.

Al final, todos los testimonios de la presencia de Mengele resultan ser pruebas circunstanciales y la ciencia, mediante una batería de pruebas (como test sanguíneos de los habitantes del pueblo), confirmó que la proliferación de gemelos no tiene nada que ver con la supuesta manipulación de Mengele.

En 1985, la policía alemana, trabajando con pruebas que había confiscado recientemente de un amigo de la familia Mengele en Günzburg, localizó su tumba y exhumó su cuerpo. Luego, expertos forenses brasileños identificaron que los restos eran de Josef Mengele. En 1992, pruebas sobre el ADN confirmaron esta conclusión. Mengele había eludido a sus captores durante 34 años.

Puede interesarle: